Aconséjame

Hablando con los Niños Sobre la Violencia Masiva: Una guía de edad por edad para padres

Violencia escolar, tiroteos masivos y atentados terroristas. Parece que cada vez que abrimos nuestras aplicaciones de redes sociales o escuchamos y miramos las noticias, las personas, las familias y las comunidades se ven afectadas por la violencia masivas y las tragedias (en inglés).

Estas formas de violencia evocan muchas emociones en las personas: ansiedad, preocupación, miedo, ira, tristeza e impotencia. Si bien es difícil para muchos de nosotros, como adultos, digerir y comprender la gravedad de estas formas de violencia masiva, puede ser especialmente difícil explicar lo que le sucedió a tu hijo o adolescente en edad escolar.

¿Cuál es la mejor manera de abordar el tema? ¿A qué edad está bien discutir, o debería evitarse por completo?

La doctora Adeola Adelayo, psiquiatra practicante de Banner Behavioral Health Hospital, dijo que no existe una forma correcta de abordar estos tipos de tragedias con los niños, pero ciertamente depende mucho de tu hijo. Y cuando se trata de tu hijo, tú eres el mejor experto.

“Algunos niños desconocen por completo lo que está sucediendo, además de lo que hay en su pequeña burbuja y en su pequeño mundo. En estos casos, está bien no mencionar algo que pueda provocar miedo y ansiedad innecesaria,” dijo la doctora Adelayo. “Mientras que otros niños pueden verse profundamente afectados por lo que ven y escuchan en las noticias o de sus amigos cuando se trata de violencia masiva. Pueden hacer preguntas o puede ser más sutil cuando comienzas a notar cambios en el comportamiento o interés en un evento en particular. En este caso, es hora de abrirse y hablar de ello."

Ya sea que tu hijo haya experimentado un trauma personalmente, lo haya visto en los medios de comunicación o lo haya escuchado entre compañeros o entre adultos, es importante que los padres estén informados y listos para ayudar. La doctora Adelayo brinda las siguientes recomendaciones relacionadas con la edad para todos los padres que enfrentan este tipo de conversaciones.

Consejos de Edad por Edad para Hablar con Tu Hijo Sobre la Violencia Masiva

Edad desde preescolar hasta la primaria: Sé breve
  • Mantén la conversación breve utilizando palabras que tu hijo comprenda, pero evita compartir detalles gráficos.
  • Sé honesto y reconoce que a veces suceden cosas malas, pero también asegúrales que están a salvo y que muchas personas, como tú, sus maestros y la comunidad están trabajando para mantenerlos a salvo.
  • Busca a los héroes. Si tu hijo quiere y tú crees que le ayudará, pídele que haga un dibujo o escriba una nota para agradecer a un héroe en su vida que está ayudando a mantener a las personas a salvo.
Edad de la escuela primaria superior a intermedia: Escucha, aconseja y tranquiliza
  • Es posible que tu hijo tenga muchas preguntas, pero es posible que no sepa cómo expresarlas de manera eficaz. Esta es una gran oportunidad para sentarse y hacerles preguntas abiertas. Pregúntales qué saben y cómo se sienten al respecto. Escúchalos con seriedad y responde sus preguntas de una manera que los hagas sentirse seguros. Si no tienes las respuestas, también está bien. Es adecuado admitir que no tienes todas las respuestas.
  • Si hay conversaciones en la escuela entre los amigos de tu hijo, a menudo estas conversaciones pueden crear temores y ansiedad poco realistas acerca de la seguridad. Ayuda a separar la realidad de la fantasía. Discute lo que se está haciendo en su escuela y comunidad para garantizar su seguridad.
  • Si ayuda a tu hijo, concéntrate en los legados de aquellos cuyas vidas se perdieron y en cómo las personas y las comunidades continúan perseverando, mostrando la capacidad de recuperación de los demás y la humanidad de la gente.
Adolescentes y adultos jóvenes: Está presente
  • Pregúntale a tu hijo adolescente lo que ha escuchado, cómo se siente acerca del evento y qué preguntas puede tener al respecto. Algunos adolescentes pueden tener sentimientos muy fuertes y variados sobre lo sucedido. Permíteles expresarlos e involúcralos en un diálogo abierto con empatía (en inglés) y respeto.
  • Anímalos a hacer cosas activas que puedan controlar para garantizar su seguridad y la seguridad de los demás. Ayúdalos a poner su pasión y energía en el tema en algo más allá de ellos mismos, como ser voluntarios en un refugio o comenzar una recaudación de fondos.

¿Qué más puedo hacer para ayudar a mi hijo?

  • Limita la exposición de tu hijo a imágenes de los medios y noticias sobre el tema.
  • Ofrece amor y apoyo continuo.
  • Continúa hablando sobre los que ayudan, aquellos que están dando un paso adelante para ayudar en tiempos de tragedia.
  • Mantén tu rutina diaria. La normalidad ayudará a que tu hijo se sienta más seguro.
  • Si tu hijo aún no tiene mucho que decir, sé paciente. Es posible que necesiten algo de tiempo para procesar por su cuenta.
  • Está atento a los cambios en el comportamiento, las emociones y el desempeño escolar. Si tu hijo tiene problemas para lidiar la situación, habla con el médico de tu hijo o con un especialista en salud conductual certificado que tenga experiencia en traumas.

Para encontrar un profesional de la salud del comportamiento certificado en tu área, visita bannerhealth.com/es. Si tu hijo está luchando o muestra signos de suicidio o autolesión, comunícate con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255.

Recursos adicionales:

Salud mental Paternidad

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *