AconsΓ©jame
Cómo Protegerte Del Devastador Virus Del Nilo Occidental

Los mosquitos se multiplican en el clima húmedo del verano. Y en la medida en que crecen las poblaciones de mosquitos, el riesgo de que las personas contraigan el virus del Nilo Occidental, una enfermedad grave y potencialmente mortal, también va en aumento.

El virus del Nilo Occidental se detectó por primera vez en los Estados Unidos en 1999. Desde entonces, se ha extendido a lo largo y ancho de los Estados Unidos continentales y Canadá. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el virus del Nilo Occidental ha afectado a 48,183 personas entre 1999 y 2017 (en inglés).

¿Qué es el virus del Nilo Occidental?

El virus del Nilo Occidental se propaga cuando un mosquito infectado pica a una persona. Es la principal enfermedad derivada de los mosquitos en los Estados Unidos. Puedes infectarte si te pica un mosquito portador del virus, pero eso no necesariamente significa que te enfermes. De hecho, las estadísticas de los CDC muestran que aproximadamente 20 por ciento de quienes se han infectado exhibirán síntomas.

Adicionalmente, alrededor de 1 en 150 personas desarrollará una afección seria que puede ocasionar la muerte: la encefalitis del Nilo Occidental, que es una inflamación del cerebro o la meningitis, que es la inflamación de la membrana que protege al cerebro y la médula espinal. También pueden presentarse desorientación, coma, temblores, convulsiones o parálisis.

Síntomas y Tratamiento

Según los CDC, una infección leve del virus de Nilo Occidental puede incluir los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores de cuerpo
  • Dolor de articulaciones
  • Nauseas y vómitos
  • Diarrea
  • Sarpullido

Los CDC también indican que estos síntomas suelen durar sólo por algunos días. Los síntomas de su manifestación más grave, la encefalitis del Nilo Occidental, pueden perdurar por meses y algunos llegan a ser permanentes. Los CDC enumeran los siguientes síntomas:

  • Fiebre elevada
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez de cuello o nuca
  • Estupor o letargo
  • Desorientación
  • Coma
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Debilidad muscular
  • Pérdida de la vista
  • Entumecimiento y parálisis

Algunos de estos síntomas pueden ser permanentes. Deberás acudir al doctor de inmediato si desarrollas cualquiera de estos síntomas. 

Actualmente, no hay ninguna vacuna que proteja en contra del virus del Nilo Occidental, ni hay ningún medicamento antiviral que se pueda suministrar. Las opciones para su tratamiento son muy limitadas, pero la buena noticia es que la mayoría de las personas se recuperan del virus sin necesidad de tratamiento.

La página Web de los CDC señala que se podrán emplear analgésicos de venta libre para aliviar la fiebre y los dolores musculares en los casos leves de virus del Nilo Occidental. No obstante, se requerirá de cuidados médicos y posible hospitalización en el caso de la encefalitis del Nilo Occidental.

La prevención es lo principal

La prevención es la mejor medicina ya que no hay cura ni vacuna para el virus del Nilo Occidental. La manera más efectiva de prevenirlo es evitar los piquetes de mosquitos. Y para evitar a los mosquitos, debes recordar los siguientes consejos (“las cuatro D’s”, por sus iniciales en inglés):

  • El amanecer (dawn) y el anochecer (dusk) son los horarios en que los mosquitos están más activos, por lo cual es recomendable quedarse en los interiores o utilizar prendas de vestir que cubran la mayor superficie de piel.
  • El DEET es un ingrediente de algunos repelentes para insectos y se ha descubierto que es efectivo en contra de los mosquitos si se siguen las indicaciones correctamente.
  • Es importante drenar el agua estancada alrededor de tu casa para eliminar las áreas de reproducción de los mosquitos.

¿Quieres leer más acerca de los insectos y sus picaduras? Consulta nuestra publicación de mordidas y piquetes peligrosos (en inglés).

Este texto fue publicado originalmente el 21 de agosto de 2014. Ha sido actualizado con datos más recientes.

Enfermedades infecciosas Seguridad Bienestar
Mostrar su apoyo