Aconséjame

Vacunas Contra la COVID-19 para Niños de los 5 a los 11 Años de Edad, lo que Sabemos

El mes de noviembre marca un hito monumental en la lucha contra la COVID-19. La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), amplió su autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés), de la vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años de edad.

Esto significa que todos los niños mayores de 5 años son elegibles para obtener la vacunación contra la COVID-19. Pfizer es el único fabricante de vacunas contra la COVID-19 que cuenta con la aprobación total de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), para personas de 16 años de edad y mayores.

Los padres de familia han estado esperando estas anheladas noticias, especialmente porque muchos niños han vuelto a la enseñanza presencial a partir de este otoño. Casualmente, durante este verano y otoño, los Estados Unidos ha vivido el mayor incremento de casos y hospitalizaciones por COVID-19 (en inglés), entre esta población – el mayor aumento que haya ocurrido en cualquier momento de la pandemia.

“La autorización de uso de emergencia, o EUA, para la vacuna de Pfizer para niños de los 5 a los 11 años de edad, llena un gran vacío en nuestra capacidad como proveedores de servicios de salud para sobreponernos a la pandemia de la COVID-19”, dijo Russell Horton (en inglés), doctor en medicina osteopática (DO, por sus siglas en inglés), un pediatra de Banner Health Center (en inglés), en Queen Creek, Arizona. “Afortunadamente, los niños no han sido los más seriamente impactados por la COVID-19 hasta el momento. Sin embargo, las variantes recientes han afectado a más niños y los han colocado en mayor riesgo de hospitalización y daños severos. Como todas las vacunas que se aplican en la niñez, esta vacuna disminuirá significativamente el riesgo para los niños, que es muy real, al mismo tiempo en que también prevendrá la mayor propagación entre las personas de todas las edades”, planteó.

Si alguno de tus hijos tiene entre 5 y 11 años de edad, te presentamos una guía de lo que sabemos sobre las vacunas contra la COVID-19 para este grupo etario.

¿La vacuna contra la COVID-19 es segura para los niños?

Las pruebas clínicas han mostrado que la vacuna de Pfizer es tanto segura como efectiva cuando se utiliza para prevenir la COVID-19 en niños de los 5 a los 11 años de edad.

¿Fueron apresuradas las pruebas clínicas de las vacunas contra la COVID-19?

Todas las pruebas clínicas de las vacunas contra la COVID-19 se han realizado con el mismo cuidado y requisitos empleados para todas las vacunas que han sido aprobadas por la FDA con anterioridad. Bajo las circunstancias de emergencia surgidas de la pandemia, los procesos de análisis se hicieron de manera más eficiente. Esto no significa, de ninguna manera, que se hayan tomado atajos o que se hayan abreviado la recolección de datos ni el monitoreo de su seguridad. Las pruebas para la población de 5 a 11 años de edad incluyeron a un grupo extenso de pacientes, con múltiples antecedentes, proporcionado así, datos de excelente calidad.

Al mes de octubre de 2021, se han administrado más de 6.55 billones de dosis (en inglés), a lo largo y a lo ancho de 184 países, pero principalmente, las vacunas han demostrado, una y otra vez, que son seguras y efectivas para los individuos de 18 años o más de edad.

Otro factor que debe brindarle certeza a los padres de familia es que los Estados Unidos ha implementado un robusto sistema de reportes llamado VAERS, con el objeto de detectar problemas de seguridad y eventos adversos que pudieran manifestarse con cualquier vacuna.

“Por años, el VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System) ha proporcionado una capa de protección y rastreo adicional que debe reconfortar a todos los pacientes que se apliquen una vacuna”, dijo el doctor Horton. “Cualquier evento adverso que ocurra con una vacuna se puede reportar y monitorear a través de VAERS. Esto significa que, en el caso de que surgiera cualquier efecto secundario preocupante y desconocido hasta el momento, podrá ser reconocido y se tomará acción rápidamente”, explicó. Cualquier persona puede hacer un reporte a VAERS y se les requiere a todos los proveedores de salud que hagan un reporte en el caso de que ocurriera cualquier evento.

[Lee “Todo los que necesitas saber sobre las vacunas de la COVID-19” para obtener más información acerca de la vacunación contra la COVID-19.]

¿Es distinta la dosis de la vacuna para los niños de 5 a 11 años de edad a la que se aplica a las personas de 12 años y mayores?

La dosis para la vacuna de Pfizer incluye la aplicación de dos dosis de 10 microgramos cada una (en inglés), con 21 días de diferencia. Esta es una dosis menor que los 30 microgramos que se usan para los individuos de 12 y más años de edad. Los niños en la prueba clínica alcanzaron una respuesta inmunitaria efectiva, comparable a los niveles de anticuerpos observados en las pruebas más tempranas realizadas a personas de entre 16 y 25 años.

¿Son distintos los efectos secundarios entre los niños y los adultos?

Los niños de entre 5 y 11 años de edad quienes recibieron la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer tuvieron efectos secundarios similares a los que experimentaron las personas de 12 años y mayores. Estos incluyen dolor en donde se recibió la vacuna, fatiga, dolores de cabeza, dolor de músculos y articulaciones, y fiebre. Las reacciones locales y sistémicas fueron menores en los pacientes de 5 a 11 años que recibieron la dosis de 10 microgramos en comparación con los pacientes de 16 a 25 años de edad que recibieron la dosis de 30 microgramos. Los efectos secundarios suelen ser ligeros y no deben durar más de 1 a 2 días.

¿La vacuna contra la COVID-19 puede afectar al corazón de mi hijo?

Es posible que hayas escuchado en las noticias acerca de un grupo reducido de varones adolescentes y adultos jóvenes de 16 años y mayores quienes han experimentado casos leves de inflamación del corazón, conocida como miocarditis, luego de recibir la vacuna contra la COVID-19. Pero una investigación del New England Journal of Medicine encontró que la miocarditis posterior a la vacunación sigue siendo extremadamente infrecuente: de uno a cinco casos por 100,000 personas vacunadas. Es un hecho que infectarse por la COVID-19 misma tiene probabilidades mucho mayores de provocar miocarditis (en inglés), que la vacuna. Esta vacuna reduce significativamente las probabilidades de desarrollar miocarditis a consecuencia de una infección por COVID-19.

De los casos reportados, el problema sucedió con mayor frecuencia luego de haber recibido la segunda dosis de la vacuna y típicamente, dentro del lapso de varios días luego de la vacunación. La mayoría de las personas que recibieron atención pronta se sintieron mejor luego de recibir medicamentos y reposar.

¿La vacuna contra la COVID-19 puede afectar la fertilidad de mis hijos?

Según la Academia Americana de Pediatría (en inglés): “Dichos infundados que asocian las vacunas contra la COVID-19 con la infertilidad han sido desmentidas científicamente. No hay evidencia alguna de que la vacuna pueda llevar a la pérdida de la fertilidad. En tanto que la fertilidad no fue estudiada de forma específica en las pruebas clínicas de la vacuna, no se ha reportado una pérdida de fertilidad entre los participantes en la prueba ni entre los millones de personas que han recibido las vacunas desde su autorización, y no aparecieron señales de infertilidad en los estudios en animales. De igual manera, tampoco hay evidencia alguna de que la vacuna contra la COVID-19 tenga efectos en la pubertad”.

¿Puedo darle a mi hijo Tylenol o Advil antes de su vacunación para prevenir los efectos secundarios?

Los CDC recomiendan en contra de darles medicamentos analgésicos, tales como acetaminofén o ibuprofeno, a tus hijos previo a que reciban la vacuna porque podrían reducir la respuesta inmunitaria a la vacuna. Sin embargo, en el caso de que alguno de tus hijos desarrolle fiebre o experimente dolor posteriormente, es aceptable darles un analgésico en la dosis adecuada, salvo que su doctor proporcione otras indicaciones.

Mi hijo tiene alergias. ¿Puede recibir la vacuna contra la COVID-19 de todas maneras?

Según los CDC, si alguno de tus hijos ha tenido una reacción adversa severa a cualquiera de los ingredientes de la vacuna, no la deberá recibir. Esto mismo aplica para los adultos también. Encuentra los ingredientes de la vacuna de Pfizer (en inglés), en la hoja informativa de la FDA.

Si alguno de tus hijos tiene una historia médica de anafilaxis u otras alergias severas, los expertos recomiendan que se mantenga en observación por 30 minutos luego de la vacunación. Adicionalmente, los niños que – por cualquier motivo – tengan una prescripción para EpiPen, deberán llevar dicho dispositivo a su cita.

¿Mis hijos pueden recibir la vacuna contra la COVID-19 junto con otras vacunas?

Sí, tus hijos podrán recibir su vacuna contra la COVID-19 junto con su vacuna contra la influenza. Es importante que tanto los niños como los adolescentes, especialmente los que están programados para recibir otras vacunas de la infancia o que se han retrasado en obtenerlas, se mantengan al día con el esquema recomendado.

Con anterioridad, los CDC habían indicado que quienes recibieran la vacuna contra la COVID-19 debían esperar dos semanas antes o después de esa inoculación, pero la restricción inicial fue una medida de precaución durante las etapas tempranas de la distribución de las vacunas. No hay ningún riesgo en recibir múltiples vacunas al mismo tiempo.

“Nuestro sistema inmunológico es un sistema increíble y complejo, diseñado para enfrentar cientos, sino es que miles, de sustancias en un solo día”, dijo el doctor Horton. “Desde las cosas que tocamos, hasta lo que respiramos o comemos, nuestro sistema inmunológico lo procesa todo y genera las respuestas y defensas adecuadas. Agregar unos antígenos en la forma de vacunas no derribará a nuestros cuerpos”, expuso.

[Lee “Qué Esperar Cuando Recibas la Vacunación de la COVID-19”.]

Mi hijo ya tuvo la COVID-19, ¿en verdad es necesario vacunarlo?

Aunque alguno de tus hijos ha tenido la COVID-19, toda persona – sin importar su edad – debe recibir su vacunación contra la COVID-19. Esto es porque la vacunación proporciona protección adicional al reducir el riesgo de una reinfección COVID-19.

Los CDC han recomiendan que esperes a que tu hijo se recupere de un caso agudo y que el aislamiento haya concluido antes de que reciba su primera dosis. De esa forma, su organismo podrá generar anticuerpos naturales contra el virus y recibir la protección adicional una vez que se haya administrado la vacuna.

La enfermedad severa es poco común entre los niños; ¿por qué no esperar para vacunar a mis hijos?

Los picos recientes han incluido un aumento en el número de niños que se han contagiado de COVID-19 y un incremento en el número de niños que han sido hospitalizados. A pesar de que tus hijos tienen menores probabilidades de desarrollar un cuadro severo en caso de contraer la COVID-19, siguen estando en riesgo. Una complicación seria de la COVID-19 que hay que vigilar entre los niños es el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C, por sus siglas en inglés).

“El MIS-C, la miocarditis, la insuficiencia respiratoria y los síntomas de COVID-19 prolongado (en inglés), todos son posibilidades reales, y por lo general, es difícil predecir si tu hijo padecerá de alguna de estas complicaciones”, dijo el doctor Horton. “Con esta vacuna, tenemos una manera de muy bajo riesgo de evitar ese destino”, indicó.

Los niños sin vacunar también representan un riesgo para los demás. Incluso cuando tus hijos no se enfermen, pueden propagar el virus a otros miembros de la familia, maestros y a otras personas que pudieran estar en mayor riesgo de padecer un cuadro severo o incluso la muerte.

Se puede afirmar que las vacunas son el mayor avance de la historia de los cuidados de la salud. Representan un milagro de la ciencia moderna que ha salvado incontables vidas. “El beneficio de las inmunizaciones es que nos protegen de algunas de las infecciones más serias al mismo tiempo en que crean una barrera protectora alrededor de las comunidades donde vivimos”, afirmó el doctor Horton. “En conjunto, cada uno de nosotros enfrentamos un piquetito, pero, a cambio, vivimos en una generación que no conoce las penas diarias que vivieron las generaciones anteriores. Protegemos a nuestros hijos para que ellos también protejan a los demás”, expresó.

“Si fallamos en mantener este esfuerzo, esa barrera se resquebraja y regresamos a tiempos mucho más difíciles”, advirtió el doctor Horton. “Como pediatra, creo que la vacuna contra la COVID-19, incluyendo la vacuna de Pfizer para niños de 5 a 11 años de edad, es una más en la larga lista de regalos que hemos recibido y no debemos dar por sentado”, finalizó.

En conclusión

Todos los grupos etarios contribuyen a la propagación del virus de la COVID-19, y vacunar a los niños ayuda a reducir la transmisión de la enfermedad dentro de las familias, las escuelas y las comunidades.

Las vacunas para los niños de 5 a 11 años de edad estarán disponibles en los consultorios de muchos pediatras, así como en los hospitales para niños, las clínicas rurales, las farmacias, algunas clínicas escolares y otras localidades dentro de las comunidades.

Si tienes cualquier otra duda o preocupación, habla con el proveedor de atención médica de tu hijo o vista el sitio web de los CDC para conocer detalles acerca de las vacunas. Consulta los siguientes artículos para obtener información adicional sobre las vacunas contra la COVID-19 y su tratamiento y prevención:

Paternidad Salud del niño COVID-19 Vacunas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *