Enseñame

Pruebas cerebrales sorprendentes que los atletas podrían desconocer

Los expertos han analizado durante mucho tiempo sobre las ramificaciones de las conmociones cerebrales, pero debido a que la NFL adoptó un protocolo más agresivo con respecto a las conmociones cerebrales, las lesiones cerebrales traumáticas leves (TBI) concentran la mayor parte de la atención del público. Esto es así por una muy buena razón.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi 2800 millones de personas sufrieron una lesión cerebral en 2013. Además, en 2012, los CDC informaron que se trataron alrededor de 329 900 niños menores de 19 años por conmoción cerebral o TBI en Estados Unidos.

Las medidas preventivas, como usar casco para andar en bicicleta, son fundamentales para proteger al cerebro de un traumatismo. Otro factor importante es la consulta con su médico.

Diagnóstico de una conmoción cerebral

Steven Erickson, médico, miembro del Colegio Estadounidense de Médicos (Fellow of the American College of Physicians, FACP), es especialista en medicina del deporte y director médico de Banner University Sports Medicine and Concussion Specialists. Explica que determinar si un atleta está en condiciones de regresar al campo de juego va más allá de simplemente preguntarle si se encuentra bien.

El deseo de un atleta por competir puede nublar su juicio y hacer que regrese al campo de juego antes de estar en condiciones de hacerlo. El Dr. Erickson también sugiere que los proveedores vayan más allá de preguntarles sobre la pérdida del conocimiento, el dolor de cabeza, el mareo, las náuseas o el vómito.

"Con la evidencia obtenida de una prueba objetiva sobre los déficits neurológicos, sumada a los informes subjetivos, se puede estar seguro de que los atletas hayan tenido una recuperación completa antes de estar aptos para volver a jugar", agrega Erickson.

Los especialistas pueden realizar una prueba inicial que se llama prueba ImPACT©, lo cual significa prueba cognitiva para la evaluación inmediata de contusiones o conmociones cerebrales. Con esta prueba, se revisan las funciones neurocognitivas, por ejemplo, la velocidad de procesamiento cerebral, el tiempo de reacción y las capacidades visuales y motoras.

Como dice el Dr. Erickson, las pruebas ImPACT© son más efectivas cuando se la realizan como referencia, o antes de ocurrida la conmoción cerebral, a fin de poder tener una punto de comparación cuando el atleta sufre una conmoción cerebral

Prueba de referencia

Los médicos registran, básicamente, cómo funciona su cerebro normalmente. Ante la sospecha de una conmoción cerebral, pueden volver a realizar la prueba para determinar si la función cerebral ha cambiado.

La prueba de referencia es importante porque no existen dos cerebros que funcionen de la misma manera, explica Erickson. Al realizar pruebas de referencia de la función cerebral individualizadas, los médicos toman decisiones con base en lo que es mejor para cada individuo.

De hecho, Banner Health recomienda realizar una prueba de referencia cada año en niños menores de 15 años. En el caso de los niños que asisten a la escuela secundaria, se deberá realizar cada dos años. Si usted o su hijo están interesados en practicar un deporte, programe una consulta con el médico o pediatra para analizar la posibilidad de realizarse una prueba de referencia para conmoción cerebral.

Programe una prueba de referencia hoy mismo

Conmoción cerebral Neurociencia

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *