Enséñame

Información sobre los mejores medicamentos para la hepatitis A, B y C | Banner Health

Seguramente escuchó hablar de la hepatitis, pero posiblemente no sepa lo que es, cómo se contagia y si hay algún tratamiento disponible. La buena noticia es que no muchas personas la contraen, pero puede causarle un daño crónico a su organismo si la padece.

Carol Peters es enfermera en el Departamento de Hepatología de Banner – University Medical Center Tucson. Se dio cuenta de que la hepatitis es una inflamación del hígado y que hay distintos tipos: hepatitis viral, inducida por fármacos, autoinmune y alcohólica.

En total, hay 6 tipos de hepatitis: hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D, hepatitis E y hepatitis G. En Estados Unidos, la mayoría de los casos son del tipo A, B y C. Las últimas estadísticas de los Centros para el control y la prevención de enfermedades indican que en 2016 se informaron 8192 casos de hepatitis.

De acuerdo con Peters, tanto la hepatitis B como la C pueden ser crónicas, es decir, que no tiene cura y pueden causar la formación de cicatrices en el hígado. Con el tiempo, ambas pueden provocar cirrosis.

Síntomas de la hepatitis

Como ocurre con la mayoría de las enfermedades, hay ciertos síntomas característicos que debe conocer. La hepatitis A, B y C provoca los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Ictericia
  • Fatiga
  • Anorexia

"En muchos casos, la hepatitis es asintomática o la persona tiene síntomas leves y no sabe que está infectada", explica Peters. "Y si la hepatitis B y C se vuelve crónica, la mayoría de las personas no presentan síntomas o tiene síntomas que no son específicos, como la fatiga".

Si bien varía de una persona a otra, los síntomas pueden durar varias semanas. Peters notó que en la hepatitis B y C crónica, los síntomas pueden durar hasta el inicio del tratamiento. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, la mayoría de las personas no presentan síntomas durante la etapa inicial o durante la etapa crónica de la infección.

Peters también observó que la hepatitis A no se vuelve crónica y las personas se recuperan de la infección sin un tratamiento específico.

Cómo es el contagio de la hepatitis

Ahora que ya conoce qué es la hepatitis y cuáles son sus síntomas, es posible que se pregunte cómo se contagia. Cada uno de los tres tipos de hepatitis comunes en Estados Unidos se puede contraer de distintas formas.

Peters explica que la hepatitis A por lo general se contrae en lugares con condiciones sanitarias deficientes y en los países en desarrollo.

"En EE. UU. hay un brote de hepatitis algunas veces al año, al parecer cuando se contaminan los alimentos", explica Peters.

La hepatitis B por lo general se encuentra en Asia y en África subsahariana, de acuerdo con Peters. Se contagia de la madre infectada al feto y de una persona a otra en áreas sobrepobladas que tienen condiciones sanitarias deficientes y se comparten alimentos en las casas y en las escuelas.

Por último, la hepatitis C se contagia a través de la sangre, como en una transfusión o por compartir agujas con una persona infectada.

"También se propaga en los países en desarrollo a través del consumo de drogas intravenosas, y también a través de algunos servicios de atención médica y cuando se vuelven a utilizar equipos mal esterilizados", explicó Peters.

Vacunas y tratamientos contra la hepatitis

Si está infectado con el virus de la hepatitis, el tratamiento dependerá de la cepa que tenga.

La hepatitis A no requiere tratamiento, según Peters. Sin embargo, algunas personas necesitan cuidados paliativos, como fluidos intravenosos y medicamentos para los vómitos. La mayor preocupación es la insuficiencia hepática en algunos pacientes.

También hay una vacuna disponible para la hepatitis A que es muy efectiva.

Cuando un paciente tiene hepatitis B, los médicos le recetan medicamentos orales antivirales.

"Estos medicamentos no curan el virus", explica Peters. "Simplemente suprimen la reproducción del virus para prevenir que ocurra un daño hepático".

Se ha demostrado que la vacuna contra la hepatitis B es muy efectiva y ha reducido significativamente la transmisión del virus de la madre al feto, afirma Peters.

Recientemente, hay nuevos medicamentos antivirales para tratar la hepatitis C. Según Peters, se ha demostrado que estos medicamentos son muy efectivos, puesto que se logró la cura de más del 95 % de los casos. Un tratamiento por lo general dura entre 8 y 12 semanas y los pacientes lo toleran muy bien.

"Desafortunadamente, son tratamientos muy costosos y esto es un impedimento para muchas personas", explica Peters.

Y, si bien se están llevando a cabo estudios, no existe una vacuna disponible para la hepatitis C.

 
Enfermedades infecciosas

Mostrar su apoyo
Comments 1
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *