Enseñame

Qué Saber Acerca de la Fiebre del Valle Durante la Pandemia de la COVID-19

En estos momentos, la atención de los Estados Unidos y del mundo entero está enfocada en la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). No obstante, a medida que se avecina el verano y con ello, la temporada de los monzones, quienes viven en Arizona y otras partes del Suroeste se enfrentarán a otra enfermedad respiratoria: la fiebre del Valle (en inglés).

A diferencia de la COVID-19, que es una enfermedad viral, la fiebre del Valle es causada por un hongo conocido médicamente como Coccidioides. La fiebre del Valle se transmite al inhalar las esporas de Coccidioides (en inglés) que se encuentran en la tierra, no de persona a persona como es el caso de la COVID-19. Se estima que 1 de cada 100 personas al año padecen la enfermedad del Valle en áreas altamente endémicas como las zonas metropolitanas de Phoenix y Tucson.

El Riesgo de Contraer Ambas Infecciones

Con tal cantidad de personas afectadas por tanto la COVID-19 como la fiebre del Valle, ¿cuáles son los riesgos de contraer ambas al mismo tiempo? Y si ya tuviste la fiebre del Valle, ¿estás en mayor riesgo contraer la COVID-19?

Según el doctor John Galgiani (en inglés), un especialista en enfermedades infecciosas del centro médico Banner - University Medical Center Tucson y director médico del centro especializado Valley Fever Center, sí es posible contraer las dos, COVID-19 y fiebre del Valle, simultáneamente. Sin embargo, las probabilidades de que esto ocurra son muy bajas. Y aunque tiene sentido suponer que padecer dos infecciones al mismo tiempo es peor que tener una sola, al momento no tenemos experiencia alguna para poder emitir un juicio de qué tan grave sería sufrir ambas a la vez.

“Por otra parte, para quienes han tenido la fiebre del Valle en el pasado, no tienen por qué creer que están en mayor riesgo de contraer COVID-19, ya que la fiebre del Valle no interfiere con el sistema inmunológico de la persona ni lo debilita”, aclaró el doctor Galgiani.

¿De Qué Manera se Asemejan las Dos Enfermedades?

Según el doctor Galgiani, aunque son muy distintas en su causa y naturaleza, hay varias similitudes entre la COVID-19 y la fiebre del Valle. Ambas enfermedades se adquieren a través del tracto respiratorio y comparten síntomas parecidos: fiebre, tos y dificultad para respirar, así como fatiga en algunos de los casos. Estos síntomas pueden ser desde leves hasta representar una amenaza para la vida, aunque la infección podrá ser completamente asintomática para muchas personas. Por lo tanto, muchos casos de ambas, la COVID-19 y la fiebre del Valle, no serán diagnosticados.

¿De Qué Manera se Distinguen?

Con tantas similitudes, ¿cómo se distingue la una de la otra?  “Hablando estrictamente, no se puede diferenciar entre ellas”, dijo el doctor Galgiani. “No obstante, sus patrones generales no son iguales y nos pueden proporcionar algunas pistas”, agregó.

  • La COVID-19 es una epidemia emergente. El número de casos confirmados va en aumento y con base en las proyecciones actuales, se espera que lleguen a su pico en el estado de Arizona en las próximas semanas. “El riesgo de contraer la fiebre del Valle siempre está presente, con fluctuaciones estacionales durante el año”, señaló el doctor Galgiani. “De manera que, mientras que esperamos que los casos de la COVID-19 disminuyan durante los próximos meses, se pronostica que el número de casos de fiebre del Valle se incrementarán durante el verano”, explicó.
  • La COVID-19 provoca una enfermedad más aguda. Al momento, no tenemos evidencia de condiciones crónicas de COVID-19. En contraste, aunque la fiebre del Valle en ocasiones puede presentar un inicio repentino, típicamente, los síntomas demoran desde semanas hasta varios meses para resolverse por completo.
  • La complicación principal de la COVID-19 es la insuficiencia respiratoria. Aunque se puede presentar la insuficiencia respiratoria en algunos casos poco comunes de fiebre del Valle, la infección también se puede propagar a otras partes del cuerpo, causando daños a los huesos, la piel, el cerebro u otras.

En última instancia, el control y la disminución de tanto la COVID-19 como la fiebre del Valle podrían resultar de sus vacunas correspondientes. La investigación para la creación de una vacuna para la COVID-19 está en curso, en tanto que ya hay una vacuna experimental para la fiebre del Valle que se encuentra en las etapas de desarrollo y pruebas en perros.

Visita el sitio de Internet del centro especializado Valley Fever Center for Excellence para obtener más información acerca de la fiebre del Valle.

Visita BannerHealth.com para obtener más información acerca de la COVID-19 y qué debes hacer para mantenerte saludable, pero si te sientes enfermo y necesitas ver a un doctor, programa una cita con un médico de Banner Health.

COVID-19 Enfermedades infecciosas Bienestar

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *