AtΓ­endeme
El virus respiratorio sincicial: los hechos acerca del VRS

Si eres madre o padre de un bebé, lo más posible es que estés enterado del VRS (o RSV, por sus siglas en inglés). Este virus ocasiona cantidad de problemas respiratorios entre los niños pequeños. ¿No tienes hijos todavía? Más vale que te familiarices porque es probable que tu hijo padezca del VRS en algún momento.

Tuve la oportunidad de charlar con Tessa Tovado, médico pediatra que atiende a pacientes en la clínica de salud Banner Health Clinic en Fallon, Nevada. Ella me proporcionó algunos detalles acerca del VRS que pueden ser de utilidad tanto para los padres como para los futuros padres.

¿Qué es el VRS y cómo se contrae?

El VRS o virus respiratorio sinicial es el virus que, por lo general, causa bronquiolitis, una infección del tracto respiratorio inferior que afecta a los niños e infantes menores de dos años, según indicó la Dra. Tovado. También dijo que es atípico que los niños mayores a los dos años de edad desarrollen bronquiolitis, pero pueden padecer de infecciones por el VRS.

“La infección del VRS es común en los niños mayores a los dos años”, señaló la Dra. Tovado. “Suele causar síntomas parecidos a los de un resfriado común o una ligera sibilancia”.

La Dra. Tovado explicó que el virus se propaga a través de pequeñas gotas de las secreciones nasofaríngeas. De manera que cuando una persona infectada tose o estornuda al aire o en sus manos, el virus estará presente en esas pequeñas gotas y podrá sobrevivir en las superficies por varias horas. 

¿Cuáles son los síntomas del VRS?

Hay ciertas señales de advertencia muy claras cuando tu pequeño contrae bronquiolitis por el VRS.  “La bronquiolitis suele iniciar como un catarro común, sigue con congestión en la nariz o secreción nasal, una tos ligera, una fiebre que puede superar los 38ºC (100.4ºF) y una disminución en el apetito”, apuntó la Dra. Tovado.

A medida que la bronquiolitis avanza, pueden surgir otros síntomas, incluyendo:

Respiración acelerada o dificultad para respirar. En los infantes, el primer síntoma puede ser una pausa en su respiración que dura más de 15 o 20 segundos.

Sibilancia que es un sonido como de silbido que se produce al respirar (que suele durar alrededor de 7 días)

Una tos severa (que puede durar 14 días o más)

Dificultad para comer o beber (a causa de los otros síntomas)

¿Cómo se atiende el VSR?

Según la Dra. Tovado, el tratamiento del VSR se enfoca en los síntomas. Los padres podrán administrar a sus hijos medicamentos para reducir la fiebre, tales como el acetaminofén; también podrán usar gotas de solución salina junto con aspiradores nasales para aliviar la congestión. La Dra. Tovado advirtió que no se recomiendan los medicamentos para la tos, los descongestionantes ni los sedantes.

“La tos es un mecanismo mediante el cual, el cuerpo despeja los pulmones y por lo general, no requiere de tratamiento”, agregó la Dra. Tovado. “La tos ocasionada por el virus se resuelve a medida que los pulmones se van curando.”

Deberás observar a tu hijo para asegurarte que los síntomas, tales como: dificultad respiratoria, disminución del apetito y reducción en la producción de la orina, no empeoren. Alrededor del 3 por ciento de los casos de bronquiolitis en niños requerirá de monitoreo y atención en un hospital.

También es importante no permitir que se fume dentro de la casa o cerca del niño porque su tos empeorará. Es posible que mantener elevada la cabeza del niño le facilite ligeramente la respiración.

Todos hemos oído la siguiente sugerencia: asegúrate de que tu hijo beba suficientes líquidos. “Los padres deberán ponerse en contacto con el proveedor de atención médica del bebé si éste se rehúsa por completo a comer o beber y no moja sus pañales con la misma frecuencia”, recomendó la Dra. Tovado.Por lo general, la bronquiolitis se empieza a resolver en un plazo de 5 a 7 días, con su punto más severo alrededor del tercer día. No obstante, en algunos casos, la sibilancia puede prolongarse durante una semana más o incluso mayor tiempo y un niño puede tardar de 4 a 6 semanas para volver a la normalidad, según describió la Dra. Tovado.

Los padres deberán buscar atención médica de emergencia en el caso de que el niño parezca estar empeorando. Esto es de cierto en el caso de los niños que empiecen a gruñir, dejen de respirar o presenten una coloración azulada en la piel.

¿Cómo evitar el contagio de VRS?

Como es el caso con tantas otras enfermedades, una buena higiene al lavarse las manos es la manera más efectiva de evitar el contagio del VRS. Esto es de particular importancia antes de manipular a un bebé. Lava tus manos usando agua tibia y jabón durante un mínimo de 20 segundos. También puedes utilizar desinfectantes para las manos.

Recuerda además que debes cubrirte con el ángulo interno del codo, en vez de la mano, al toser o estornudar. Esto ayuda a prevenir la propagación del virus a otras superficies.

“Uno debe mantener a los niños con bronquiolitis alejados de otros infantes o personas susceptibles a las enfermedades respiratorias graves”, advirtió la Dra. Tovado. 

Un poco de prevención puede llegar muy lejos.

Salud del niño Enfermedades infecciosas
Mostrar su apoyo