Datos acerca del suicidio, señales de advertencia y las maneras en que puedes ayudar a salvar una vida

man-gazing-outside-window

Marilyn Monroe. Hunter S. Thompson. Chris Cornell. Chester Bennington. Todos estos son nombres famosos con cosa en común: todos ellos se suicidaron. Pero no sólo los famosos tienen este problema. Afecta a un sinnúmero de familias y amigos en todo el país.

De hecho, el suicidio es la décima causa principal de muerte en los Estados Unidos. Según la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio (American Foundation for Suicide Prevention, AFSP) (texto en inglés), 44,193 americanos mueren al año por suicidio, y hay 25 intentos por cada muerte.

También es un problema que va en aumento. Las estadísticas de la AFSP también muestran que la tasa de suicidios por 100,000 individuos se ha incrementado de manera sostenida de 10.97 en 2006 a 13.26 en 2015, el año más reciente para el que el sitio ofrece datos.

Señales de advertencia

En muchos casos, el suicidio se manifiesta como una solución para un dolor emocional o físico intenso. Aunque varía de persona a persona, hay señales que podrían indicar lo que alguien está pensando.

“La mayoría de la gente que ha intentado o logrado suicidarse, ha hecho alguna especie de declaración suicida. Es recomendable tomar ese tipo de declaraciones muy en serio”, afirmó el Dr. Gagan Singh, quien es el director médico del hospital de salud mental Banner Behavioral Health Hospital.

El Dr. Singh también señala que hay que preocuparse por personas que han tenido cambios abruptos en el estado de ánimo o en la forma en que se ven a sí mismos, o por quienes dicen estar sumamente ansiosos o muy angustiados. Esas personas también podrían decir que sienten que no se están conectando con los demás o que nadie se preocupa por ellos.

Adicionalmente, hay un aumento en el riesgo para las personas con un historial de intentos en el pasado o quienes han tenido a personas cercanas que lo hayan intentado. Y el riesgo se incrementa aún más cuando se agregan el alcohol y las drogas ilícitas.

Los hombres tienen mayores probabilidades de suicidarse que las mujeres. La AFSP comenta que 7 de cada 10 suicidios cometidos 2015, fueron de hombres blancos, con la mayor incidencia entre hombres blancos de mediana edad.

“Aunque es algo que puede aquejar a cualquiera”, indicó el Dr. Singh. “Hemos atendido a jovencitos que trataron de suicidarse, pero también hemos tenido a personas muy mayores que lo han intentado”.

El impacto de la depresión en el riesgo de suicidio

La depresión sí afecta el riesgo de suicidio en una persona. No obstante, el Dr. Singh aclaró que no todos los intentan suicidarse están deprimidos.

“No solemos asociar la ansiedad con el suicidio, pero alguien con una ansiedad terrible también puede tener pensamientos suicidas”, amplió Dr. Singh. “La esquizofrenia y el desorden bipolar también elevan el riesgo de suicidio significativamente”.

El suicidio también puede presentarse independientemente de cualquier diagnóstico de salud mental y hay otros factores que, a menudo, se ven involucrados. El Dr. Singh apuntó que alrededor de la mitad de los suicidios se relacionan, de alguna manera, con las drogas y el alcohol.

Otros casos, podrían incluir a alguien que ha sufrido una pérdida considerable y que siente que no tiene ninguna otra salida. El Dr. Singh explicó que en el caso de alguien así, podría no haber estado deprimido, sino que posiblemente, haya sentido que perdió su gran propósito en la vida, como ser un excelente proveedor para su familia. Casos como estos también presentan un riesgo elevado.

El Dr. Singh añadió que a pesar de que solemos creer que alguien deprimido lleva semanas sintiéndose decaído o abatido, eso no siempre es verdad para las personas con tendencias suicidas. En algunos casos, la persona puede sufrir de una intensa angustia emocional que podría manifestarse durante una temporada larga o incluso, corta, y que haya sido detonada por alguna situación en particular.

¿Qué puedes hacer?

El Dr. Singh subrayó la importancia de hablar con las personas si uno sospecha que están decaídas o deprimidas.

“Pregúntales cómo se sienten. Hazles saber que les importas”, expresó el Dr. Singh. “Diles que la ayuda está disponible”.

El Dr. Singh agregó que también hay que asegurarse de retirar cualquier cosa que pudiera agravar la situación de esa persona, tales como el alcohol, las drogas o cualquier tipo de arma con la que se pudiera lastimar. Y después, conseguirle ayuda profesional.

La Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline), una línea telefónica atendida por especialistas en salud mental, puede ayudar. Basta con llamar al 1-800-273-TALK para comunicarte con alguien que te puede ayudar a ti o a la persona que te preocupe que pueda estar considerando el suicidio.

“Si tienes el temor de que un intento suicida es inminente, lleva a esa persona a la sala de emergencias más cercana o busca ayuda con su propio profesional de salud”, aconsejó el Dr. Singh.

Toma tiempo

El suicidio representa una solución a un problema inmediato – un dolor emocional o físico intenso – para muchas de las personas que se suicidan. Pero no tiene que ser así.

El Dr. Singh sostuvo que es cuestión de ayudar a esa persona a salir adelante en los momentos difíciles, para que pueda calmar su mente y arreglar el problema. Replantear el problema y trabajar con otros para resolverlo puede ayudar a reducir la angustia emocional y a que la necesidad de quitarse la vida se aleje.

“Es verdaderamente importante darle tiempo y buscar ayuda”, concluyó el Dr. Singh.

Tags from the story
Written By
More from Jason Webb Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*