Tu Guía de Supervivencia para el Embarazo durante el Verano

Pregnant-woman-working-out

El embarazo es algo fascinante… pero también incómodo. Estás creando a un ser humano, pero a la misma vez tienes náusea, estás hinchada y cansada. Y si el embarazo es durante el verano, también tendrás que lidiar con el calor.

No sólo hace más calor, sino que tu temperatura corporal también se eleva gracias a la hormona llamada progesterona. Cuando no estás embarazada, la progesterona te ayuda a regular tu ciclo menstrual. Una vez embarazada, la progesterona se eleva en tu cuerpo provocando muchos cambios, uno de ellos el aumento en tu temperatura corporal.

El Dr. Robert Grayson, ginecólogo obstetra de Banner Desert Medical Center (texto en inglés), compartió las siguientes sugerencias para que estés fresca y cómoda durante el verano.

Mantente Hidratada

El mejor consejo a seguir es asegurarte de tomar mucha agua.

Las mujeres embarazadas (texto en inglés) requieren de un 50 por ciento más de agua – alrededor de 6 vasos de 16 onzas al día – sin importar cuál sea la temperatura en el exterior. Beber agua no sólo reduce tu temperatura corporal, sino que ayuda a disminuir las náuseas.

El Dr. Grayson ofreció estas recomendaciones para mantenerte hidratada:

  • Coloca una botella de agua sobre el escusado antes de recostarte. De esa forma, podrás recordar tomar agua cuando te despiertes durante la noche para ir al baño. Esto te mantendrá hidratada durante la noche y reducirá las náuseas matutinas.
  • Programa la alarma de tu teléfono para que suene cada cuatro horas con el objeto de mantenerte al pendiente de tu consumo de agua. Procura tomar agua durante esos periodos de cuatro horas.
  • Distribuye tu ingesta de agua durante el día en vez de tomar demasiada a la vez.

Evita Exponerte al Calor

Es probable que hayas oído que no debes darte duchas calientes durante esos 9 meses. Es cierto que una ducha demasiado larga con agua muy caliente no es recomendable – pero el Dr. Grayson señala que una ducha breve con agua tibia es segura para las mujeres embarazadas. 

No obstante, darte un baño de tina en agua caliente, usar el Jacuzzi o hacer yoga caliente u otras actividades que requieran estar en agua o aire muy caliente están prohibidos durante la totalidad del embarazo.

También deberás evitar asientos de automóvil calefactables, cojines eléctricos y otros artículos similares. Cuando estos son empleados durante periodos prolongados, pueden dañar al bebé, especialmente durante el primer trimestre cuando se están formando sus órganos.

Usa Protección Solar

La protección solar es importante, estés o no embarazada. Pero además de utilizar bloqueadores solares y evitar las horas pico del sol, el Dr. Grayson también recomienda que uses ropa holgada. La ropa que es amplia permite que circule el aire y ayuda a bajar tu temperatura corporal.

Practica la Seguridad al Hacer Ejercicio

Incrementa tu ingesta de agua a 16 onzas cada hora cuando estés haciendo ejercicios; de igual manera si pasas tiempo a la intemperie cuando hay calor. “Ya que el nivel de actividad y la temperatura ambiente afectan la hidratación, deberás aumentar tu consumo de agua cuando hagas ejercicios o estés en temperaturas moderadas a elevadas”, indicó el Dr. Grayson.

Considera dar vueltas alrededor de una pista o recorrer distancias más cortas al andar en bicicleta, caminando o escalando. De esta manera, si te empiezas a acalorar, puedes finalizar tu actividad con rapidez y encontrarte cerca a tu casa o automóvil.

Y el Dr. Grayson dio este consejo para mantenerte activa y fresca: meterte a una piscina.

“La piscina es la mejor amiga de una mujer embarazada”, dijo. Puedes estar afuera en el calor, pero seguir estando cómoda – haz aeróbicos acuáticos, ejercicios de resistencia o simplemente, flota.

Otro beneficio de la piscina: puedes reducir la inflamación de tus tobillos parándote en una piscina durante alrededor de 20 minutos.

Señales de Sobrecalentamiento

Si notas que has dejado de transpirar a pesar de tener calor o tienes sensación de mareo o desvanecimiento, refréscate a la brevedad posible, siguiendo alguno de estos consejos:

  • Regresa a un lugar techado
  • Coloca un paño húmedo sobre tu piel
  • Toma agua

“Las señales de sobrecalentamiento pueden venir muy rápidamente”, compartió el Dr. Grayson. “Podrías no tener ningún síntoma, y de pronto, sentir varios, así que es mejor que evites las situaciones en las que te puedas sobrecalentar.”

 

Obtén más sugerencias para un embarazo saludable en el sitio web (texto en inglés).

 
Tags from the story
Written By
More from Banner Health Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*