Pautas importantes en asientos de coche para proteger a tu bebé

father-strapping-his-baby-into-car-seat

Los asientos de coche (car seats) y asientos elevados (booster seats) brindan seguridad a los pequeños en caso de accidentes automovilísticos. Sin embargo, muchos padres no comprenden o no siguen las pautas adecuadas o los reglamentos diseñados para mantener a sus hijos protegidos.

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), los choques automovilísticos son una de las principales causas de muerte en niños entre las edades de 1 a 13 años. El sitio también señala que, en 2015, el 35% de los fallecimientos de niños menores de 13 en choques, fue ocasionado por asientos, asientos elevados o cinturones de seguridad que no estaban sujetos correctamente.

La Dra. Ashley Tian, neurocirujana pediátrica del centro médico Banner Desert Medical Center (texto en inglés), señaló que si un asiento para coche no está instalado debidamente o es inadecuado para su edad, el niño podría ser expulsado del asiento o golpear su cabeza en alguna otra parte del automóvil.

Los hematomas subdurales o las fracturas de cráneo son lesiones comunes en niños que se ven involucrados en accidentes.

“Sus cabezas son pesadas, así es que tienden a tomar mayor velocidad que el resto de su cuerpo”, indicó la Dra. Tian. “Esto eleva las probabilidades de que los niños sufran lesiones como el hematoma subdural”.

La importancia de los asientos de coche va más allá de evitar que un niño se lleve un golpe. Es un hecho que las lesiones cerebrales que les ocurran podrían ser permanentes.
“Los cerebros de los niños no están completamente desarrollados”, explicó la Dra. Tian. “Así es que si sus capacidades, como caminar o hablar, no están desarrolladas, podrían no ser capaces de realizar estas tareas más adelante”.

Según la Dra. Tian, las lesiones en los pequeños también podrían ocasionarles parálisis,  incapacidad para aprender, incapacidad de ser alimentados por la boca, o podrían requerir de la colocación de una cánula de derivación para drenar el líquido cefalorraquídeo.

Los niños que sufren de una contusión podrían experimentar la pérdida de la memoria a corto plazo, cefaleas o una incapacidad para tolerar la escuela. Los dolores de cabeza podrían prolongarse durante semanas, seis meses o incluso, ser permanentes, agregó la Dra. Tian.

Recomendaciones para el asiento de coche

Una de las principales ideas erróneas en cuanto a la seguridad de los asientos de coche es que sea seguro cambiar a un bebé a un asiento que mira hacia el frente cuando cumple 1 año y/o pesa 9 kilos (20 libras). No obstante, éste es el requisito mínimo.

La American Academy of Pediatrics (AAP), actualizó sus recomendaciones para la seguridad en asientos de coche (texto en inglés). La academia de pediatría señala ahora que los padres deberán mantener a sus pequeños en asientos que miran hacia atrás hasta los 2 años o cuando alcancen la estatura y peso máximos para sus asientos. Esto es, entre 16 y 23 kilos (35 y 50 libras).
Según la AAP, los asientos que miran hacia atrás son más seguros para los niños ya que brindan mejor soporte para la cabeza, el cuello y la columna de los infantes y pequeños en el evento de un choque al distribuir la fuerza del impacto en todo su cuerpo.

Es crucial que el asiento de un niño mire hacia atrás el mayor tiempo posible, ya que la cabeza del niño alcanza casi el tamaño de la de un adulto para los 2 años de edad.

“Su cabeza es desproporcionada. Así es que las probabilidades de que su cabeza se impulse hacia adelante son mayores si están sujetos en un asiento que no mire hacia atrás”, manifestó la Dra. Tian. “Los niños no han desarrollado el músculo del cuello para mantener la cabeza en su lugar como lo hacen los adultos”, agregó.

Los Centros para el Contol y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) (texto en inglés), reportan que el uso del asiento de coche disminuye significativamente el riesgo de muerte entre los niños. En 2015, año en el que están disponibles los datos más recientes de los CDC, 663 niños de 12 años y menores fallecieron en accidentes automovilísticos, de los cuales más de 230 no estaban con el cinturón abrochado.

“Los padres primerizos tienen que leer las instrucciones de los asientos de coche con todo detenimiento”, declaró la Dra. Tian. “Los padres también pueden llevar el asiento de coche a varios lugares como un hospital, una estación de policía o de bomberos, para aprender cómo instalarlo debidamente. En algunos lugares incluso pueden revisar la instalación del asiento de coche o instalarlo por usted”.

Etiquetas para el artículo

Pediatría, Seguridad (textos en inglés)

Tags from the story
Written By
More from Banner Health Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*