¿Cuándo debe visitar mi hija al ginecólogo?

Daughter at Gynecologist

Una visita al doctor no suele ser divertida, especialmente para los niños. Y la primera visita de una niña al ginecólogo puede ser particularmente intimidatoria. La ginecología se enfoca en la salud de la mujer, específicamente con problemas o complicaciones del sistema reproductor femenino. Durante la primera cita, el doctor hablará con tu hija acerca de su salud y responderá a cualquier pregunta que pueda tener.

A continuación compartimos algunas sugerencias e información que simplificarán esa primera cita.

¿A qué edad debe ir mi hija con el ginecólogo?

La primera visita de una joven al ginecólogo debe ocurrir entre los 13 y los 15 años, señaló el Dr. Christopher Danielson (en inglés), un ginecólogo del centro de salud Banner Health Center de Queen Creek (en inglés). Por lo general, esta primera cita es de carácter informativo. Las chicas no necesariamente serán examinadas en la primera cita, pero podrán conocer qué esperar para sus próximas citas y obtener información acerca de cómo mantenerse saludables.

No hay un lineamiento establecido de cuándo buscar los cuidados de un ginecólogo a esa edad. No obstante, los problemas o preocupaciones pueden valorarse en cualquier momento.

¿Qué preguntas se le deben hacer al ginecólogo?

Con este nuevo tipo de visita al doctor para tu hija, puede ser útil preparar algunas preguntas con anticipación. Recuerda que no hay ninguna pregunta inapropiada. El Dr. Danielson recomienda que padres e hijas hagan todas las preguntas que puedan tener.

¿Qué sucede en la primera cita con el ginecólogo?

No se requiere de ninguna preparación previa ya que esta cita es mayormente informativa. Si tu hija está inquieta, habla con ella a cerca de la importancia de consultar a sus médicos con regularidad. No todas las citas con un doctor son debido a que tu hija se sienta enferma.

Los padres de familia deberán decirle a su hija que el doctor podría hacerle preguntas acerca de ella y de su familia. Algunas de las preguntas pueden ser de carácter personal, tales como: su salud en general, su ciclo menstrual y su actividad sexual. Las jóvenes no deben estar preocupadas por compartir esa información ya que la conversación entre la paciente y el doctor es privada.

“Todas las respuestas son confidenciales. Esto permite que el proveedor de salud y la paciente desarrollen confianza”, explicó el Dr. Danielson.

Muchas pacientes buscan la atención de un ginecólogo para obtener respuestas relacionadas con el ciclo o periodo menstrual (también llamado menstruación o regla), tales como: los espasmos, también conocidos como cólicos, y el sangrado menstrual.

El Dr. Danielson agregó que un ginecobstetra también puede brindar apoyo con:

  • Acné
  • Alcohol, drogas y fumar
  • Control de la natalidad
  • Altibajos emocionales
  • Sexo y sexualidad
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Vacunas
  • Peso
  • En el caso de que tu hija esté teniendo algún problema, se le podría requerir un examen físico general, un examen externo del área genital o un examen pélvico. No obstante, la mayoría de las pruebas necesarias para las adolescentes pueden ser realizadas por el doctor con una muestra de orina, dijo el Dr. Danielson.

    Frecuentemente, en esa primera cita, las muchachas tienen muchas preguntas acerca de la menstruación. “Quieren saber cuánto sangrado es demasiado o cuánto es poco. Pueden preocuparles los espasmos. También podrían tener preguntas acerca del uso de tampones, toallas femeninas, duración del ciclo y su periodicidad”, abundó el Dr. Danielson.

    ¿Qué tan frecuentemente deben las jóvenes visitar al ginecólogo?

    Después de esta primera visita, las chicas no necesitan volver a ver al ginecólogo sino hasta que cumplan 18 años o luego de que hayan empezado a tener actividad sexual.

    “Todas las mujeres jóvenes, sexualmente activas, deberán realizarse pruebas anuales para diagnosticar infecciones de transmisión sexual. Por lo general, esto se hace mediante un examen de orina”, dijo el Dr. Danielson. “No obstante, si hay algún motivo de preocupación, las pacientes podrían tener un examen físico incluyendo una exploración pélvica”, agregó.

    Las mujeres jóvenes no requieren de la prueba de Papanicolaou (también conocida como “Pap” o citología vaginal), sino hasta los 21 años, y a partir de esa edad, también deberán tener exámenes pélvicos anuales.

    Una paciente puede consultar a su ginecólogo en cualquier momento en el caso de tener algún problema de salud.

    Tags from the story
    Written By
    More from Banner Health Read More

    0 Comments

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    *

    *