Lo que necesitas saber acerca de la fiebre aftosa

Hand Foot and Mouth Disease

La fiebre aftosa (también conocida como exantema vírico de manos, pies y boca o HFMD, por sus siglas en inglés) es una enfermedad contagiosa que puede ser ocasionada por diversos virus de la familia de los Enterovirus. Es más común entre los niños, pero también puede aquejar a los adultos. La fiebre aftosa suele caracterizarse por una erupción en las palmas de las manos, las plantas de los pies y ampollas o aftas dentro de la boca. En ocasiones, los infantes también presentarán sarpullido en el área del pañal.

Síntomas

Estos son los síntomas más comunes de la HFMD:

  • Erupción en las palmas de las manos y las plantas de los pies; con menos frecuencia, en la región glútea, brazos y piernas
  • Ulceraciones dentro de la boca
  • Fiebre
  • Garganta irritada
  • Pérdida del apetito
  • Irritabilidad en los niños
  • Babeo excesivo en niños pequeños

Esta enfermedad es transmitida de persona a persona a través de manos contaminadas con heces, saliva, secreción producida al toser o estornudar o el líquido que se encuentra en las ampollas (en caso de haberlas). Como sucede con la mayoría de las enfermedades virales, no hay tratamiento específico para la HFMD. Es importante evitar el contacto con individuos enfermos y practicar una higiene adecuada de las manos (en inglés) para prevenir la aparición de la enfermedad.

La fiebre aftosa es contagiosa y puede propagarse con facilidad, así es que se recomienda que tus hijos no asistan a su guardería o escuela y permanezcan en casa para mantenerlos alejados de quienes tengan fiebre o ampollas abiertas. Pueden regresar a la escuela o guardería una vez que ya no tengan fiebre o ampollas abiertas, a pesar de todavía tener el sarpullido. La enfermedad de manos, pies y boca no es grave y por lo general sólo dura por algunos días. Se puede esperar su resolución completa en 7 días. Comunícate con tu doctor (localizador en inglés) en caso de que los síntomas no desaparezcan dentro del transcurso de una semana.

Remedios Caseros

En tanto que la fiebre aftosa no es tratable con antibióticos, sí hay algunas cosas que puedes hacer para que la experiencia sea menos molesta para ti y tus hijos. La complicación más seria de la HFMD es la deshidratación, especialmente si el niño enfermo tiene muchas aftas en la boca.

Asegúrate de lo siguiente:

  • El consumo de líquidos debe ser elevado. Un nivel bajo de ingesta alimentaria es aceptable, pero debes ofrecer líquidos a tus hijos de cada una a dos horas.
  • Las bebidas con electrolitos, como el Pedialyte, son muy efectivas para mantener la hidratación y sus requerimientos de electrolitos. En ocasiones, los líquidos en forma de paleta helada son tolerados mejor, especialmente cuando el niño tiene lesiones significativas en la boca.
  • El dolor se puede manejar con medicamentos de venta libre, tales como: acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin). No se recomienda el uso de gel anestésico en los niños.

Si estás cuidando a un infante o a un pequeño que apenas empieza a caminar, vigila sus pañales. Deberás observar al menos un pañal mojado cada 8 horas. Los niños mayores deberán orinar al menos cada 12 horas. De esta forma, podrás evaluar si están tomando suficientes líquidos. Comunícate con tu médico en caso de que orinen con menor frecuencia que la indicada.

Visita bannerhealth.com/healthcareblog/articles/2014/may/3-tips-to-ensure-your-toddler-doesnt-dehydrate (en inglés) para obtener más información de cómo proteger a tus hijos de la deshidratación.

Médico: La doctora Nurul Hariadi (en inglés), es especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en el centro de salud Banner Health Center en Maricopa, Arizona.

Tags from the story
Written By
More from Banner Health Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*