El Impacto Del Sueño En El Estrés

Sleep and Stress

El sueño de alta calidad puede tener un enorme impacto favorable en nuestra salud  (en inglés), incluyendo la reducción del riesgo de las enfermedades cardiacas, el derrame cerebral y la diabetes. Incluso puede mejorar tu estado de ánimo y limpiar tu piel. No obstante, uno de sus principales beneficios es el efecto que puede tener en tus niveles de estrés.

En tanto que cierto estrés es natural, demasiado estrés puede ser dañino para tu salud. Parte del estrés puede ser ocasionado por distintos factores internos y del entorno, pero en buena medida, es producto de cuántas horas duermes o no duermes. Con una cantidad creciente (en inglés) de adultos excesivamente estresados, la importancia del sueño es cada vez mayor y representa una elección de estilo de vida saludable. A continuación, te presentamos algunas de las maneras en que el sueño puede afectar tus niveles de estrés y cómo asegurarte de tener un descanso reparador cada noche.

El sueño reduce los niveles de cortisol

La falta de sueño puede provocar que el cuerpo responda como estuviera en una situación de peligro, liberando más cortisol, la hormona del estrés. El cortisol es responsable de la reacción de lucha o huida ante el peligro, incrementando el ritmo cardiaco en anticipación a la huida. Sin embargo, al paso del tiempo, demasiado cortisol puede conducir a un aumento de peso y a problemas cardiovasculares. Por lo general, esto ocurre cuando los malos hábitos de sueño le impiden al organismo regular sus niveles de hormonas durante la noche. Es un hecho que dormir menos de cinco horas por noche se ha relacionado (en inglés) con problemas originados en la sobreproducción del cortisol, como lo es la hipertensión.

Un mayor reposo puede reducir significativamente los niveles cortisol y restaurar el equilibrio a los sistemas de nuestro cuerpo. Como medida preventiva, trata de dormir entre siete y nueve horas por noche para evitar el riesgo del aumento en los niveles de las hormonas en general y reducir las sensaciones de estrés y ansiedad.

Regula el sistema inmunológico

La capacidad del sueño de regular el sistema inmunológico (en inglés) y hasta mejorarlo, es uno de los aspectos esenciales para llevar una vida libre de estrés. Todos sabemos que no es divertido enfermarse, pero también aumenta la carga sobre un cuerpo que ya está muy ocupado. Junto con el estrés mental, la enfermedad en alguna parte del cuerpo aumenta el estrés físico que se ejerce sobre los demás sistemas, trabajándolos de más y obligándolos a esforzarse hasta la fatiga.

No obstante, al dormir, tu cuerpo hace un inventario de sí mismo y produce las sustancias que te ayudan a combatir las infecciones y te protegen de las enfermedades. Por lo tanto, dormir durante el tiempo que se requiere para mantener tu sistema inmunológico puede mejorar tu respuesta a las enfermedades, acortando el tiempo que tardas en recuperarte y permitiéndote regresar a tu vida normal.

Reduce la ansiedad

Los investigadores han descubierto que dejar de dormir en demasía puede activar el área del cerebro que controla el procesamiento emocional y las preocupaciones. En tanto que quienes padecen de un trastorno de ansiedad tienen mayores probabilidades de sentir los efectos mentales de la falta de sueño, ésta también puede impactar a cualquiera que no está obteniendo suficiente descanso. Puede sobretrabajar al corazón y ocasionar estados de estrés serios, afectando negativamente a tu salud mental y la manera en que manejas las situaciones sociales.

Sin embargo, se ha comprobado que un sueño adecuado reduce significativamente (en inglés) los sentimientos de ansiedad al mejorar tu capacidad de procesar el estrés y reaccionar de manera apropiada. Dicho de manera específica, dormir bien por la noche puede mejorar tu estado de ánimo, tu actitud y tu temperamento.

Dormir mejor es más fácil de lo que crees

¿Ya estás estresado? No lo estés. El estrés puede ser cosa seria, pero hay varias maneras de actualizar tus patrones de sueño y reducir el estrés.

Empieza por dormir lo suficiente. Los doctores sugieren que el adulto promedio debe dormir entre siete y nueve horas cada noche. Cerciórate de mantener tu cuerpo dentro de una rutina nocturna programada que incluya una cantidad adecuada de horas para dormir. No temas ajustar tu horario si es necesario, pero haz la transición paulatinamente, recorriendo el horario de 10 a 15 minutos cada día.

A continuación, asegúrate que tu habitación esté acondicionada para que descanses con éxito. Tu cama debe tener una base (box spring) sólida y silenciosa, un colchón de espuma con memoria y almohadas fabricadas de un material adaptable, pero que proporcione soporte (en inglés). Las cortinas oscuras y pesadas también ayudan a evitar los ruidos y la luz que distraen del sueño sin importar la hora en que duermes.

Por último, considera hacer ejercicio por las mañanas (en inglés) o al atardecer, antes de que caiga la noche. El trabajo físico adicional cansa al cuerpo y lo obliga a desear los beneficios restaurativos del sueño. Sólo debes asegurarte de no hacer ejercicio poco antes de acostarte ya que puede aumentar tu ritmo cardiaco durante una hora más, dificultando que te puedas dormir.

El sueño y el estrés van de la mano. Una mente estresada puede mantenerte despierto hasta la madrugada y la falta de sueño puede provocar un aumento en los niveles de ansiedad. Debes asegurarte de balancear tu rutina de descanso para reducir tus niveles de estrés y cuidar tu salud.

Los enlaces externos son proporcionados en este artículo únicamente para efectos de conveniencia y con propósitos informativos; no se constituyen en la recomendación o aprobación de Banner Health de ninguno de los productos, servicios u opiniones de tal corporación, organización o individuo.

Tags from the story
Written By
More from Banner Health Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*