Tres Sugerencias Para Garantizar Que Tu Niño O Niña Que Empieza a Caminar No Se Deshidrate

3-tips-to-ensure-your-toddler-doesnt-dehydrate-2

¿Sabes si tus hijos están bebiendo suficiente agua? ¿Sabes cuánta deberían de estar tomando cada día? El agua es tan importante para los niños como lo es para ti.

Los niños pequeños en edad de empezar a caminar deben tomar al menos cuatro porciones de 8 onzas de agua al día. Esto es además de las 16 onzas de leche que se recomienda que beban diariamente.

Tres sugerencias para la hidratación

Te presentamos tres sugerencias para asegurarte que tus pequeños estén tomando suficiente agua:

1. Haz de ello un hábito a cada hora.

Ya que los niños en edad de empezar a caminar tienden a ser muy activos, particularmente en el clima más cálido, pueden perder fluidos muy rápidamente, con lo cual, es más aún más importante proporcionarles agua con frecuencia. Trata de ofrecerle agua a tu hijo cada hora, no obstante su nivel de actividad y mantén un vaso para sorber lleno de agua a la mano. También puedes pedirle a tu hijo que beba un poco de agua cada vez que tú lo haces.

2. Come tu agua.

Aunque no lo creas, las frutas, las verduras y el yogurt contienen mucha agua y consumirlos puede ayudar a aumentar la ingesta diaria de agua de tus hijos. Si el agua no le gusta a tu hijo, intenta enfriándola o agregándole un chorrito de jugo. Recuerda que nos niños pequeños sólo deben tomar alrededor de 4 onzas de jugo al día para evitar el exceso de azúcar en su dieta.

3. Reconoce las señales.

Los niños en edad de empezar a caminar pueden deshidratarse sin darse cuenta y pueden no saber que deben pedir agua hasta que tengan mucha sed, se sientan cansados o mareados. Además de esos síntomas, mantente al pendiente de otras señales como: labios secos, orina de color amarillo oscuro y viajes infrecuentes al baño. Si tu hijo aún no está entrenado para usar la taza del baño, otra señal de posible deshidratación puede ser que no moje su pañal en más de seis horas. Si ocurre cualquiera de estos síntomas, lleva a tu hijo a un área fresca en el interior y proporciónale agua de inmediato. Si el pequeño sigue mostrando síntomas de deshidratación luego de que transcurra una hora, llama a tu doctor para que te dé recomendaciones.

Una hidratación adecuada es esencial para mantener la temperatura corporal, para transportar los alimentos y otros nutrientes a través del sistema digestivo y para mantener a tus hijos con un peso saludable. ¡Cerciórate de que tanto tus hijos como tú se mantengan bien hidratados!

Esta publicación ha sido actualizada. Su publicación original fue el 28 de mayo de 2014.

Tags from the story
Written By
More from Banner Health Read More

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*