Mejórame

Punto límite de la pandemia: las madres que trabajan no están bien

Ser un padre que trabaja es difícil, pero especialmente para las mamás. Hay mucha presión para hacerlo todo y hacerlo a la perfección. Puede ser agotador e inútil, como quedó claro durante la pandemia. El formidable virus ha noqueado a muchas mamás, obligando a algunas a dejar el trabajo y a otras a colgarse de una cuerda delgada para salvar la querida vida.

Se han documentado durante mucho tiempo los desafíos que enfrentan las madres trabajadoras (hacer malabares con la carrera profesional y la crianza de los hijos), pero la pandemia ha arrojado un foco insoportablemente que trasluce sobre este agotador acto de equilibrio. Los desafíos que enfrentan las madres trabajadoras no son nuevos, pero "la pandemia ciertamente lo ha dejado muy claro: las madres trabajadoras no están bien," dijo la doctora Kristine Goto (PhD), psicóloga de Banner - University Medical Center Phoenix y madre trabajadora.

"Cualquiera de nosotras que haya intentado dominar múltiples roles probablemente ya estaba al margen antes de la pandemia, pero esto no se parece a nada por lo que hayamos pasado antes," dijo la doctora Goto. “Todo el mundo está disperso, ya sea debido a la crianza como una madre soltera, la inseguridad laboral, la inestabilidad de las relaciones o las dificultades con el cuidado de los niños. Hay una innegable cantidad de responsabilidad adicional sobre las madres, responsabilidades que lamentablemente todavía recaen sobre ellas de forma estereotipada."

Las madres trabajadoras están sintiendo el impacto

En medio de la COVID-19, queda claro que las madres trabajadoras no están bien. Te estás balanceando en una cuerda floja interminable mientras cargas el peso de las responsabilidades y los temores del futuro sobre tus hombros. La doctora Adeola Adelayo, psiquiatra practicante de Banner Behavioral Health Hospital y madre trabajadora, incluso ha notado un cambio particularmente a principios de 2021 cuando nos ajustamos a un año de la pandemia.

“Los efectos negativos se están dejando sentir ahora, por así decirlo,” dijo la doctora Adelayo. “Mi frustración en enero fue que debería haber mejorado y no ha sido así. La totalidad del año pasado finalmente golpeó en la cabeza a muchas personas. No es que estés más loco, es un entendimiento colectivo de que todos estamos estresados al máximo, que este virus no va a ninguna parte. Es valioso saber que no estás sola, pero sigue siendo insoportable aguantar."

Deja un grito después del tono

El New York Times (en inglés) ideó una forma de ayudar a los padres agobiados con una línea de gritos primitivos para "gritar, llorar, chillar" y desahogar sus frustraciones. Si bien a veces es útil simplemente gritar, ¿es suficiente verbalizar tus frustraciones? Hasta que nuestra sociedad y nuestra cultura evolucionen un poco más, ¿qué pueden hacer las madres trabajadoras hoy, ahora mismo, para caminar con seguridad en una cuerda floja que ya es delgada?

"La mayoría estaría de acuerdo en que lo que es realmente necesario hacer para abordar la angustia que experimentan las madres en nuestro país, es un cambio de política sistémica y un ajuste de las expectativas culturales, pero esas funciones van más allá de lo que realmente podemos hacer en nuestros hogares y en nuestras vidas en este momento," comentó la doctora Goto. “No tenemos control sobre esas cosas y seguir fingiendo que no hay un problema crea una incomodidad insostenible. Necesitamos algo ahora mismo que podamos hacer de manera realista por nosotras mismas para superar esto."

Cinco formas en que las madres trabajadoras pueden superar el estrés pandémico

Hablamos con expertos de Banner Health y con otras compañeras mamás trabajadoras que comparten seis cosas que las mamás que trabajan pueden hacer para controlar el estrés y encontrar un equilibrio saludable.

1. Practica la Autocompasión: Sé Amable Contigo Misma

Puede que esto no sea algo natural para nosotras, pero la autocompasión es realmente importante en momentos de dolor, tristeza y angustia. “Cuando sientas que estás fallando en todo lo que haces, lo cual es un desafortunado subproducto de la pandemia, la autocompasión es una forma de tratarte a ti misma con amabilidad, compasión y justicia, como lo harías con una amiga, hermana o tía,” acotó la doctora Goto. “La autocompasión puede intervenir antes de que tu mente te lleve por un espiral negativo de 100 millas por hora (mph, por sus siglas en inglés). Puedes reducir la culpa que estás cargando, disminuir los sentimientos de soledad y reducir la ansiedad, el miedo y la depresión. Habla contigo misma como alguien que realmente te importa."

2. Ajusta Tus Expectativas

Como madre trabajadora, es absolutamente necesario ajustar tus expectativas, porque después de todo, estás viviendo en una pandemia de proporciones globales. Sufres más porque te pones los más altos estándares. Aunque te ha servido en otras ocasiones, realmente no es importante en este momento. “Un gesto de gracia que podemos ofrecernos es ajustar nuestras expectativas de cómo se ve el 'éxito',” dijo la doctora Goto. "Dejemos de fingir o comportarnos como si no estuviéramos en una pandemia mundial. Ser la mejor, la más ambiciosa, la sobresaliente y la perfecta madre de carrera profesional no va a ser un paso rápido hacia la felicidad."

En cambio, se realista sobre lo que puedes hacer con éxito en este momento. No significa reducir tus expectativas. Significa restablecer tus expectativas diarias de cuál es una cantidad más factible.

Durante la pandemia, Brandie Beuthin, enfermera certificada (RN, por sus siglas en inglés), directora regional de prevención de infecciones en Banner Health, se convirtió en madre primeriza, y ella y su esposo tuvieron que descubrir cómo hacer malabarismos con el trabajo y el cuidado de su bebé de tres meses. Afortunadamente, algunos días su hija se queda con su hermana, lo que le ha proporcionado algo de alivio, pero aún queda el sentimiento de culpa de mamá.

"Cuando está en la casa de mi hermana, la extrañamos terriblemente y me siento culpable de que el único tiempo que pasé con ella ese día fue para alimentarla, bañarla y leerle libros antes de que se durmiera," comentó Beuthin. "Creo que lo más importante para mí en este momento es recordar darme gracias y saber que estoy haciendo lo mejor que puedo tanto profesionalmente y como madre."

3. Acepta Tus Emociones

“La realidad es que los sentimientos que estamos experimentando en respuesta a lo que está sucediendo en este momento no son unilateralmente positivos. No queremos quedarnos atascados allí, pero estamos sobrecompensando demasiado evadiendo, si no aceptamos primero cómo nos sentimos," señaló la doctora Goto. "Los tiempos difíciles son duros y cuanto más tratamos de negarnos a nosotras mismas de cómo nos sentimos, más la ansiedad y la depresión aumentarán.”

Ser positivo todo el tiempo simplemente no es realista. Sé justa contigo misma y con los demás y permítete entristecerte. “En el trabajo, pensé que estaba siendo una compañera de trabajo solidaria y co-mamá antes de la pandemia. Mientras escuchaba sus preocupaciones, siempre sentí esta sensación de separación, este sentimiento de yo contra ellos,” dijo la doctora Adelayo. “Ahora no les pregunto cómo les va. Sé que no están bien. Valido y comparto sus luchas. El nivel de apoyo y comprensión es más profundo cuando somos verdaderamente auténticos y honestos con cómo nos sentimos unos con otros. Nos hemos convertido en un equipo más solidario y unido."

4. Pide lo Que Necesites y Acepta Ayuda

Tus expectativas de ti misma son tan altas que mantienes a otras personas en esas mismas expectativas. Y como resultado, probablemente lo haces tu misma. Pero ahora las mamás que trabajan están pagando el precio por hacerlo todo, a lo grande. Es hora de pedir ayuda y lo más importante, aceptarla cuando te la ofrezcan. Aceptar ayuda no es un signo de debilidad, pero rechazarla podría serlo.

"La verdad es que probablemente tenemos miembros de nuestra familia y círculo social que nos apoyan y que están dispuestos a ayudar si nos permitimos aceptar sus mejores esfuerzos por lo que son," explicó la doctora Goto. "Sin embargo, soltar una pizca de control y aceptar la ayuda por lo que es, ayuda, puede aliviar algo de ese estrés que estamos sintiendo."

5. Cuídate a Ti Misma: Tómate un Tiempo para Ti

En este momento, estás tratando de mantener todo y a todos juntos, pero ¿quién ayuda a mamá? ¿Quién atiende sus necesidades básicas (por ejemplo: dormir, comer bien, beber mucha agua)? Todas las mamás pueden estar de acuerdo en que éstas se pierden cuando la familia llama. Es hora de hacer espacio para ti y cuidarte a ti misma. Hacerlo ayuda a que tu cuerpo y mente prosperen. Notarás que estás menos ansiosa, más concentrada y presente.

Si el yoga y la meditación no son lo tuyo, hay otras cosas que puedes hacer para cuidarte mejor. Consulta “6 Consejos de Cuidado Personal para Escabullirse en Tu Vida Ocupada” (en inglés) para obtener consejos útiles (y prácticos) para reenfocarte en tí misma.

6. Da Pasos de Bebé

Si eres como muchas súper mamás, intentarás todos estos consejos a la vez, recuerda que el que mucho abarca poco aprieta.

“Elige una pequeña parte de uno de estos para experimentar, para probar,” aconsejó la doctora Goto. "Si uno funciona, acéptalo y si no, elige uno diferente para probar."

Las mamás que trabajan necesitan apoyo

Si las mujeres que trabajan continúan por este camino en el que tenemos que mantener nuestras emociones bajo control, tener mucho éxito en todos los niveles y seguir estas expectativas poco realistas de lo que vemos en el Internet, todos estaremos pegando un grito aterrador.

“Las madres profesionales tienen mucha presión, ya sea autoinducida o social, sobre ellas,” dijo la doctora Goto. “Todas estamos pasando por mucho. No es perfecto, pero está bien. Cuando nos ofrecemos ese tipo de gracia a nosotras mismas y a los demás, nuestras relaciones mejoran y todo el espacio de nuestra vida es mejor."

Habla con un especialista en salud conductual

Si el estrés, la ansiedad y tu ajetreada vida te están pasando factura, no dudes en hablar con un especialista en salud conductual (en inglés). Debido al distanciamiento social durante la pandemia, muchas compañías de seguros han cambiado para incluir la cobertura de sesiones de terapia virtual o de telesalud. Comunícate con tu compañía de seguros para verificar qué cubre tu seguro. También puedes consultar con el departamento de recursos humanos de tu empresa para ver qué opciones de salud conductual ofrecen como beneficio para los empleados.

Salud de la mujer COVID-19 Salud mental

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *