Mejórame

Navegando la Depresión Posparto Durante la COVID-19

Las primeras semanas y meses de cuidar a un recién nacido pueden dejar a muchas madres recientes sintiéndose exhaustas, abrumadas y privadas de sueño. Agrégale una pandemia a nivel mundial que puede conducir a una caída en picada en las emociones, la ansiedad y otros trastornos de la salud mental.

Todavía estás lidiando con la “nueva normalidad” de la COVID-19 y ahora tienes en tu hogar a un ser humano pequeño que depende totalmente de ti. Aunque ésta debiera ser una etapa emocionante, podrías sentirte más sola que nunca.

Te faltan tus estructuras de apoyo –como tus padres y tus abuelos– quienes suelen ser de ayuda en promover la salud emocional durante esta etapa de transición. Además, te estás apegando a las prácticas de autoaislamiento para protegerte a ti misma y a tu bebé de una posible exposición a la COVID-19 (algunos artículos en inglés).

“La salud mental de una mujer podría verse afectada significativamente por estos motivos. Podría notar un incremento o mayor frecuencia en los sentimientos de aislamiento, estado de ánimo depresivo, tristeza, desesperanza, exceso de preocupación, falta de apetito y pérdida del sueño”, dijo la doctora Lindsay Allen (en inglés), una ginecobstetra del centro de salud Banner Health Center en Arizona. “Un apoyo adecuado es crucial en estos momentos, ya que el bienestar mental y emocional de la madre son indispensables para crear un entorno favorable para el bebé y para el establecimiento de un vínculo perdurable entre madre e hijo, mismo que tendrá un impacto positivo en el desarrollo del infante y la relación a largo plazo con su mamá”, explicó.

Reconoce las Señales

En tanto que un cuadro ligero de depresión y los cambios en el estado de ánimo son algo comunes entre las madres recientes, los trastornos mentales asociados con la maternidad, como la depresión posparto y la ansiedad, representan un preocupación creciente durante la pandemia actual de la COVID-19.

La doctora Allen señaló que es importante pedir ayuda si has dado a luz recientemente y estás experimentando ansiedad o depresión o si te preocupa que pudieras estar presentando un trastorno anímico debido al posparto.

“Asegúrate de dar seguimiento con tu médico ginecobstetra después del parto”, recomendó la doctora Allen. “Tu proveedor cuenta con herramientas de prueba (en inglés) validadas para ayudar a identificar y atender a las pacientes en riesgo o que pudieran estar sufriendo ya de este tipo de trastornos anímicos”, indicó.

A pesar de que lo más probable es que tus seres queridos no te puedan acompañar físicamente, la doctora Allen compartió algunas formas adicionales en que puedes reducir el impacto de la COVID-19 en tu salud mental. No obstante la pandemia global, es importante que te sigas sintiendo conectada con los demás para compartir en la celebración del nacimiento de tu bebé.

Enfócate en los Autocuidados

Durante los primeros meses de su corta vida, te podría parecer que a cada momento del día (y la noche) lo estás alimentando, eructando, cambiando, arrullando y repitiendo la secuencia.  Pero en medio de todo ello, debes acordarte de apartar tiempo para ti.

Aunque parezca difícil, particularmente si éste es tu primer bebé, acuéstalo en un lugar seguro y tómate un rato –o más– para dedicarte a ti misma. Una rutina diaria –incluyendo esos momentos que te regalas– pueden auxiliarte en tu recuperación. Puede ser algo tan sencillo como tomarte un baño caliente o darte un duchazo cada mañana, cambiarte la ropa que traes puesta desde ayer (¡echa esa blusa que tu bebé escupió en la máquina de lavar!) o dedicarte unos instantes para cerrar los ojos o hacer inhalaciones profundas durante un minuto.

Mantente Conectada

Todos nos podemos beneficiar de mantenernos conectados con los demás. Comunícate con tus seres queridos si te sientes vulnerable emocionalmente, aunque creas que prefieres estar sola. Organiza una videoconferencia o video chats para conectarte y compartir al nuevo integrante de tu familia con tus otros familiares o amigos o simplemente, para ponerte al día con tus amigas. Si es aceptable, designa un horario para que tus familiares y amigos vean al pequeñito a una distancia segura. Aunque no puedan estrecharlo en sus brazos y sentir su agradable olor de bebé, poder ver a los demás, cara a cara, puede ser de ayuda en mejorar tu estado de ánimo.

Sal a Caminar

El ejercicio moderado, aunque sea salir a darle una vuelta a la manzana, llevando a tu bebé en la carriola, puede ayudarte a mejorar (en inglés) la depresión y la ansiedad. Incluso si hay una orden de quedarse en casa y si el clima lo permite, sal unos momentos a tomar el sol que además, aporta vitamina D. La investigación (en inglés) ha demostrado que pasar un rato al aire libre puede disminuir los síntomas de la depresión y la ansiedad.

Si planeas hacer más ejercicio, consulta con tu doctor primero para saber si ya estás lista para comenzar.

Cuenta con tu Reposo

Esas manchas en la ropita del bebé –y en la tuya– pueden esperar. Los platos y biberones sucios seguirán ahí mañana. Puedes volver a pedir entrega a domicilio para la cena. No es el momento para excederte y tratar de ser demasiado productiva. Ahora es cuando debes dormir.

Prioriza tu descanso aunque parezca imposible en medio de alimentar y cuidar de tu recién nacido en todo momento. El sueño es indispensable para tu funcionamiento cotidiano y para mantener tu salud mental (en inglés).

Pon un Límite a las Redes Sociales y las Noticias

En un mundo hiperconectado, parece inevitable que estemos revisando nuestro teléfono a todas horas para obtener la información más reciente acerca de nuestros familiares, amigos y el resto del planeta. Aunque parezca que Facebook e Instagram te mantienen “conectada” con los demás y con lo que te rodea, pueden estar contribuyendo a la depresión y a la ansiedad y quitándote el sueño, además.

Resiste la tentación de revisar tu teléfono si estás amamantando o alimentado a tu bebé de madrugada. Tómate ese tiempo para enfocarte en tu bebé, tomarlo entre tus brazos y conectarte con él. Conoce estrategias para mantener a raya el uso del teléfono inteligente en este blog.

Comparte las Responsabilidades

Si tu pareja/cónyuge está en casa, hablen de las formas en las que pueden colaborar y repartirse las responsabilidades. Ya sea que alimente al bebé durante la noche o te ayude con algunos quehaceres de la casa, hagan un plan que te brinde unos momentos para descansar.

Reconoce las Señales de Advertencia de un Trastorno Mental Severo

Busca ayuda de inmediato si estás experimentando pensamientos incontrolables, alucinaciones, pensamientos de hacerte daño a ti misma o a otros, incluyendo a tu recién nacido. Tu bienestar mental y emocional es tan importante como tu salud física.

Llama al consultorio de tu médico, busca ayuda en una sala de emergencias (ER, por sus siglas en inglés) o elige alguna de las opciones de líneas de apoyo por teléfono:

Línea de ayuda posparto de Arizona, AZ Postpartum Support Warmline (en inglés): 888-434-6667

Línea para obtener citas en el área de salud conductual y mental, Banner Behavioral & Mental Health (en inglés): 800-254-4357

Línea de ayuda posparto a nivel nacional, National Postpartum Depression Warmline: 800-773-6667

Línea para la prevención del suicidio a nivel nacional, National Suicide Prevention Lifeline: 480-784-1500 or 800-273-8255

Perspectiva

Recuérdate a ti misma que la crianza no es fácil y que no hay nada de malo en buscar el apoyo de un ser querido o de alguna amistad. Como en el proverbio africano que dice: “Se requiere de un pueblo para educar a un niño”. A pesar de que la COVID-19 ha impactado el estilo de vida de todos, en esta ocasión, nos podemos sobreponer apoyándonos los unos en los otros, aunque no sea físicamente.

Para obtener más sugerencias para la crianza de tus hijos (algunos artículos en inglés) o información acerca de la COVID-19 (algunos artículos en inglés), revisa los lineamientos más recientes de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) o vista bannerhealth.com.

Salud mental COVID-19 Enfermedades infecciosas Depresión Embarazo Salud de la mujer Estrés Ansiedad

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *