Enséñame

Lo que debes saber acerca del Virus Respiratorio Sincitial (VRS)

Los adoramos, pero nuestros pequeñitos son propensos a atraer microrganismos. Las enfermedades tienden a propagarse con rapidez y facilidad tan pronto comienzan a acudir a la guardería y al colegio (en inglés) junto con otros chiquitos que también atraen a los microrganismos.

La mayoría de los niños contraen de seis a ocho resfriados (en inglés) al año. En tanto que la mayor parte de los resfriados comunes serán leves y podrían producir una moquera que no pasa de ser molesta, hay otro virus que debemos vigilar, particularmente cuando tenemos hijos pequeños: el virus respiratorio sincitial o sincicial (VRS o RSV, por sus siglas en inglés).

El VRS produce síntomas similares a los del resfriado, tales como: tos, secreción nasal y – en ocasiones – fiebre. Pero esta enfermedad puede ser mucho más seria en el caso de algunos niños.

“El VRS suele comportarse como un resfriado en los niños mayores y en los adultos que, por lo demás, se consideran como sanos, pero puede ocasionar problemas graves que incluso representen una amenaza para la vida en los niños pequeños”, dijo la doctora Helene Felman (en inglés), una pediatra de la clínica de especialidades infantiles Diamond Children’s Multispecialty Services Clinic (en inglés) de Tucson, Arizona.

Aunque la mayoría de las señales del catarro no son motivo de mayor preocupación, sigue leyendo a continuación para obtener una mejor comprensión del VRS, sus síntomas y los pasos que puedes tomar para proteger a tus hijos.

¿Qué es el VRS?

El VRS es la enfermedad respiratoria más común que causa infecciones en los pulmones, la nariz y la garganta. Según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), casi todos los niños ya se habrán infectado antes de los 2 años de edad. En la mayoría de los casos, los síntomas serán leves y se asemejarán a los de un resfriado, pero en algunos casos, la enfermedad puede ser grave y requerir de hospitalización.

“El VRS representa un mayor riesgo de infección grave y complicaciones en los infantes, especialmente para quienes hayan sido prematuros, los niños pequeños con enfermedades cardíacas congénitas (en inglés) o enfermedad pulmonar crónica (en inglés) y en los niños con un sistema inmunitario debilitado”, señaló la doctora Felman. “Puede ocasionar problemas serios como la neumonía y detonar síntomas en los niños que tienen asma”, advirtió.

El virus se propaga a través de gotículas respiratorias suspendidas en el aire, ya sea por estornudos o tos, a través del contacto directo o sobre las superficies, tales como: los mostradores, las manijas, los juguetes de los niños e incluso la ropa. “El virus puede sobrevivir sobre superficies duras por varias horas”, indicó la doctora Felman. “Tus hijos se podrían infectar si se tocan los ojos, la nariz o la boca luego de haber tocado un objeto que tiene partículas infectadas”, explicó.

El VRS se presenta con mayor frecuencia en los meses de invierno, aunque puede observarse durante todo el año.

¿Cuáles con los síntomas del VRS?

El VRS es muy contagioso. Normalmente, es infeccioso dentro de los tres a ocho días a partir de que se presentan los síntomas. “Muchos síntomas se podrían parecer a los de un resfriado común, como la tos, la congestión, la fiebre, la garganta irritada, el dolor de cabeza y la fatiga”, enumeró la doctora Felman.

Sin embargo, el VRS puede conducir a condiciones médicas más peligrosas. Comunícate con el proveedor de salud de tus hijos si presentan los siguientes síntomas:

  • Sibilancia al respirar
  • Respiraciones cortas, poco profundas o rápidas
  • Dificultades para comer, beber o tragar (en el caso de los lactantes: que se rehúsen a lactar o a tomar del biberón)
  • Fiebre alta
  • Tos (en inglés) que empeora
  • Señales de deshidratación (en inglés), incluyendo la falta de lágrimas al llorar, poco o ninguna orina en el pañal durante seis horas, y piel fresca y reseca

Llama al 911 si alguno de tus hijos está muy cansado, no está alerta, tiene dificultades para respirar y/o se está poniendo azul alrededor de los labios y en las yemas de los dedos.

¿Cuál es el tratamiento para el VRS?

Aun cuando todavía no hay un tratamiento específico y los medicamentos como los esteroides y los antibióticos son inefectivos (en inglés), la mayoría de los niños se recuperan por sí mismos durante el transcurso de una a dos semanas.

“El VRS es un virus, de manera que los antibióticos no ayudarán a curar la infección”, dijo la doctora Felman. “De hecho, cuando los antibióticos no se emplean correctamente, pueden ocasionar infecciones a futuro más graves para esos niños”, previno.

En su lugar, la mayoría de los tratamientos se enfocan en reducir la congestión y abrir las vías respiratorias. Estos podrían incluir:

  • Mantener a tus hijos en casa si no se están sintiendo bien para que reposen y para proteger a otros niños.
  • Beber muchos líquidos para prevenir la deshidratación (en inglés).
  • Tomar medicamentos de venta libre, según se requieran, para aliviar el dolor y reducir la fiebre. Sigue las indicaciones del proveedor de salud de tu hijo sobre qué medicinas puede tomar y nunca le des aspirina, ya que podría conducir a una enfermedad llamada síndrome de Reye.
  • Utilizar aerosoles o gotas nasales de solución salina para aflojar la congestión nasal.
  • Usar un vaporizador o humidificador de rocío fresco para facilitar la respiración y disminuir la tos.

Los casos serios podrían requerir de cuidados en el hospital, incluyendo: líquidos intravenosos, oxígeno y/o medicamentos broncodilatadores (en inglés) para abrir las vías respiratorias del niño. Comunícate con su doctor ante las primeras señales o síntomas si tu hijo tiene menos de seis meses de edad o está en riesgo de enfermedad grave.

Cómo prevenir el contagio (o la propagación) del VRS

Estos son los pasos que puedes tomar para ayudar prevenir la propagación del VRS. Sigue las siguientes sugerencias útiles:

  • Lava las manos de tus hijos frecuentemente, con agua y con jabón, especialmente antes de que coman o después de que vayan al baño o les cambies los pañales.
  • Evita que compartan los alimentos, los vasos, platos y cubiertos, las toallas, los cepillos de dientes o los chupones.
  • Lava y desinfecta los juguetes, la ropa, los mostradores y otras superficies compartidas.
  • Pídele a la gente que se lave las manos antes de que toquen o carguen a tu bebé.
  • Mantén a tus hijos alejados de cualquier persona que tenga síntomas de resfriado.
  • No fumes ni permitas que otros fumen alrededor de tus hijos, ya que hacerlo puede aumentar el riesgo de contraer la infección y la seriedad de los síntomas.
  • Mantén a tus hijos en casa cuando estén enfermos, sin ir al colegio o la guardería.
  • Háganse pruebas de detección de COVID-19 y de otras enfermedades.
  • Mantén a tus hijos al día con sus inmunizaciones (en inglés), pónganse la vacuna anual contra la influenza (flu shot) y la vacuna contra la COVID-19.

“Las vacunas previenen enfermedades graves, incluyendo posibles hospitalizaciones, y ocasionalmente, los niños pueden tener más de un virus al mismo tiempo”, dijo la doctora Felman. “Yo recomiendo enfáticamente que todos mis pacientes elegibles reciban tanto la vacuna contra la COVID-19 como la vacuna contra la influenza. Incluso hay una vacuna para prevenir el VRS para los infantes muy prematuros y los niños que tienen enfermedades crónicas del corazón o los pulmones”, agregó.

En conclusión

El virus respiratorio sincitial o sincicial, abreviado VRS o RSV, es una enfermedad respiratoria común y contagiosa que se presenta principalmente entre los niños. Con la mayor frecuencia, los síntomas son leves y parecidos a los del resfriado común, pero la enfermedad puede ser particularmente peligrosa para los bebés de menos de seis meses de edad y quienes tienen un sistema inmunitario debilitado.

Comunícate con el proveedor de salud de tus hijos si alguno de ellos muestra señales y síntomas del VRS. El proveedor podría recomendar mayor tratamiento médico para los casos serios de VRS.

Visita bannerhealth.com para encontrar a un especialista de Banner Health cerca de ti.

Artículos relacionados:

Salud del niño COVID-19 Resfrío y gripe Paternidad Enfermedades infecciosas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *