Mejórame

Cómo disminuir el calor: Datos sobre los sofocos

Los sofocos pueden ser bastante comunes para las mujeres y, si bien no hay nada de qué avergonzarse, puede ser frustrante lidiar con ellos cada día. Puede sentirse aislada al vivir su propio verano, pero no está sola.

Pooja Shah, MD, ginecobstetra de Banner Health Center, dice que los sofocos son normales y ocurren en hasta el 80 % de las mujeres que están pasando por la menopausia. La menopausia es el momento de la vida de la mujer en que los períodos menstruales desaparecen a medida que se deja atrás la capacidad de procreación. A menudo, los sofocos están relacionados con cambios en los niveles hormonales y una disminución de los niveles de estrógenos con el transcurso del tiempo, sobre todo en la transición menopáusica.

¿Quién sufre de sofocos?

Existe una variedad de factores que pueden hacer que una mujer sea más propensa a los sofocos. Estos incluyen:

  • Factores genéticos: La genética puede ayudar a predecir quién sufrirá sofocos y quién no. Si su madre tuvo sofocos, es probable que también los tenga.
  • Raza: Las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de sufrirlos que otras mujeres.
  • Estilo de vida: Los sofocos son más comunes en mujeres que tienen sobrepeso, fuman o no hacen ejercicio regularmente.
  • Dieta: Los alimentos picantes, la cafeína y el alcohol pueden desencadenar sofocos.

Cuándo consultar a un médico

Si los sofocos interfieren con su calidad de vida o su capacidad para participar en las actividades diarias normales, debe consultar a su médico o al proveedor de atención médica para mujeres a fin de conocer las opciones de tratamiento.

Si sufre de sudores nocturnos, por ejemplo, le recomendamos que busque tratamiento. Los sofocos y los sudores nocturnos son básicamente lo mismo, pero los segundos hacen que una mujer se despierte durante la noche con la cama empapada de sudor. Si esto sucede de forma habitual, no puede lograr el sueño profundo y de calidad que necesita y puede sufrir importantes cambios de humor, depresión o incluso, pérdida de memoria.

Cómo refrescarse o detener los sofocos

En las redes sociales, encontrará muchos remedios para controlar los sofocos. Se cree que un remedio muy comentado, un aerosol de menta, tiene un efecto refrescante que puede ayudar con los sofocos.

“La mayoría de las mujeres pueden lograr cierto control de sus sofocos con cambios menores en su estilo de vida diario. Tomar una bebida fría, relajarse, meditar o respirar de forma lenta y profunda pueden ayudar a mantener una temperatura corporal central baja”, asegura la Dra. Shah.

Los cambios cotidianos simples incluyen:

  • Mantener baja la temperatura ambiente
  • Utilizar abanicos para lograr una brisa fresca
  • Llevar varias prendas para que sea más fácil sacarse algunas cuando tenga calor y volver a colocárselas cuando tenga frío
  • Disminuir los desencadenantes conocidos, como la comida picante y la cafeína

Si los sofocos son molestos de manera habitual y esos cambios no ayudan, puede probar con otros remedios.

Otros cambios en el estilo de vida que las mujeres pueden implementar incluyen:

Si sufre casos más graves de sofocos, su médico puede recetarle una terapia hormonal que incluya estrógeno. Sin embargo, es importante hablar con su proveedor de atención médica acerca de su situación individual para encontrar las opciones de tratamiento que mejor se adapten en su caso. Por ejemplo, las mujeres que se han sometido a una histerectomía y ya no tienen útero, pueden tomar solo estrógeno. Las mujeres que todavía tienen su útero deben tomar estrógenos junto con otra hormona, la progesterona, para proteger el revestimiento del útero contra el cáncer. Las mujeres que tienen antecedentes de coágulos sanguíneos o que han tenido cáncer de mama no deben tomar estrógenos. Si una mujer no puede recurrir a la terapia hormonal con estrógeno, su médico puede considerar los antidepresivos, ya que algunos también pueden ayudar a reducir los sofocos.

Cada uno de los tratamientos farmacológicos para tratar los sofocos tiene efectos secundarios, por lo que las mujeres deben discutir las opciones con su médico. No obstante, para muchas mujeres, el beneficio puede superar el riesgo si los sofocos están afectando sus actividades diarias y patrones de sueño.

“Aunque muchas mujeres experimentan sofocos o sudores nocturnos, no todas las mujeres hablan con su proveedor de atención médica sobre las opciones de tratamiento”, dice la Dra. Shah. “La mayoría de los sofocos en las mujeres se atribuyen a la transición menopáusica, pero es importante que su proveedor de atención médica descarte cualquier otra causa posible de los síntomas, como medicamentos específicos u otros problemas médicos.”

Programe una visita con un médico hoy mismo.

Para obtener más información sobre cómo hacer frente a la menopausia, lea Menopausia: Abordar los síntomas para mantener la alegría y el placer en la vida.

Esta entrada se ha actualizado. Originalmente se publicó el 27 de septiembre de 2016.

Ginecología Salud de la mujer
Mostrar su apoyo
Comments 3
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *