AconsΓ©jame
La guía definitiva para sobrevivir al embarazo durante el verano

El embarazo es algo fascinante, pero puede ser complicado e incómodo. Dar vida a una persona es algo asombroso, pero el proceso puede conllevar náuseas hinchazón y cansancio. Durante el embarazo en verano, también tiene que lidiar con el calor.

No solo hace más calor, sino que su temperatura interna corporal también aumenta debido a una hormona llamada progesterona. Cuando no hay embarazo, la progesterona ayuda a regular el ciclo menstrual. Al quedarse embarazada, el cuerpo se llena de progesterona, provocando innumerables cambios, entre los que se encuentra el aumento de la temperatura corporal.

Para mantenerse bien y cómoda este verano, el Dr. Robert Grayson, ginecobstetra del Banner Desert Medical Center, comparte algunos consejos útiles.

Manténgase hidratada

El consejo más importante es asegurarse de beber mucha agua todos los días.

Una mujer embarazada necesita un 50 % más de agua, alrededor de 12 vasos de ocho onzas al día, independientemente de la temperatura exterior. Beber agua no solo reduce la temperatura del cuerpo, sino que también ayuda a reducir las náuseas.

El Dr. Grayson sugiere lo siguiente para mantenerse hidratada:

  • Coloque una botella de agua cerca de la cama. Eso le recordará que tiene que beber agua cuando se levante durante la noche. Así se mantendrá hidratada durante la noche y puede reducir las náuseas matutinas.
  • Establezca una alarma en su teléfono cada 4 horas a lo largo del día para realizar un seguimiento de su ingesta de agua. Haga todo lo que pueda para beber agua durante esas cuatro horas.
  • Beber pequeñas cantidades de agua de forma continuada es mejor que beber mucha cantidad de una sola vez.

Evite la exposición al calor

Es probable que se le haya dicho que no se duche con agua caliente durante los nueves meses de embarazo y hay algo de cierto en todo esto.

“No le apetecerá darse una ducha larga y caliente”, afirmó el Dr. Grayson. “Pero una ducha corta y caliente es totalmente segura durante el embarazo.”

Sin embargo, darse un baño caliente, darse un baño en la bañera de hidromasaje o hacer yoga, cualquier cosa que la exponga al aire o agua caliente, no se recomiendan durante cualquier momento del embarazo.

Sin embargo, también se debe tener cuidado con los asientos del coche calientes, las almohadillas calientes y otros elementos similares. Cuando se usan por un periodo largo de tiempo, pueden producir daños al bebé, especialmente durante el primer trimestre, cuando los órganos del bebé se están formando.

Use protección solar

La protección solar es importante tanto si está embarazada como si no pero, además de la crema solar habitual y evitar las horas solares clave, el Dr. Grayson también recomienda llevar ropa ligera. La ropa ligera permite que el aire circule y ayuda a mantener baja la temperatura corporal.

 pregnant-young-woman-on-hike-in-desert

Manténgase a salvo cuando realice ejercicio

Planifique aumentar la cantidad de agua que toma en 16 onzas cada hora, aproximadamente, durante la actividad física, al igual que si pasa tiempo en el exterior con calor.

“Ya que el nivel de actividad y la temperatura afectan a la hidratación, deberá aumentar la cantidad de agua que toma cuando realiza ejercicio y cuando está expuesta a temperaturas de moderadas a altas”, advirtió el Dr. Grayson.

Considere hacer descansos o distancias más cortas cuando vaya en bicicleta, ande o realice senderismo. De esta forma, si comienza a sentir calor, puede terminar la actividad rápido y estar cerca de su casa o coche.

El Dr. Grayson tiene este consejo adicional para mantenerse activo y bien: vaya a la piscina.

“Las piscinas son las mejores amigas de las embarazadas”, afirmó. Puede estar en el exterior, con calor, a la vez que está cómoda, hace aquaeróbic, ejercicios de resistencia o simplemente flotar.

Otra ventaja de la piscina: puede reducir la hinchazón de los tobillos si permanece en la piscina unos 20 minutos.

Signos del calor excesivo y qué hacer

Si nota que ha dejado de sudar aunque tenga calor o se siente ligeramente mareada o con dolor de cabeza, son síntomas del calor excesivo.

Asegúrese de bajar su temperatura tan pronto como sea posible:

  • Ir a un sitio cubierto
  • Colocar un paño húmedo sobre la piel
  • Beber agua

“Los síntomas del calor excesivo suceden muy rápido”, afirmó el Dr. Grayson. “Es posible que no experimente síntomas y, de repente, muestre todos de golpe, así que es mejor evitar situaciones en las que pueda sentir calor extremo”.

Obtenga más consejos para un embarazo saludable en nuestro sitio web.

Esta entrada se ha actualizado. Originalmente se publicó el 5 de junio de 2017.

Embarazo Salud de la mujer
Mostrar su apoyo