EnseΓ±ame

¿Cuáles son los Efectos a Largo Plazo que la COVID-19 Podría Tener en tus Pulmones?

Los descubrimientos no cesan para los profesionales de la salud que están luchando contra la COVID-19. Esto puede ser difícil de reconocer cuando estamos viviendo en el aquí y ahora. Pero es la verdad. Con menos de un año de casos y datos recopilados, nuestra comprensión de la pandemia está creciendo y cambiando a diario. Nuevos tratamientos y complicaciones surgen con cada caso, agregando a nuestro conocimiento a nivel mundial y abriendo oportunidades para una mayor innovación.

Nuestro planeta está enfocado en el corto plazo: aplanar la curva, atender a nuestros enfermos y descubrir una vacuna. Pero este virus va más allá del corto plazo. Hablamos con el doctor Christian Bime, director médico de la Unidad de Cuidados Intensivos del centro médico Banner – University Medical Center Tucson para entender más acerca de los efectos a largo plazo del virus. “Estamos aprendiendo algo nuevo todos los días”, dijo el doctor Bime. “Nuestro conocimiento acerca de los efectos a largo plazo de la COVID-19 dependerán en gran medida de estudios que continuarán durante las próximas décadas”, agregó.

En tanto que todavía no sabemos cuáles serán sus efectos a largo plazo, podemos hacer algunas inferencias informadas acerca de cómo las características específicas de la COVID-19 podrían afectar la salud pulmonar. Empecemos con lo que sabemos acerca de sus efectos agudos a corto plazo.

Efectos a Corto Plazo de la COVID-19

“Los síntomas tempranos de la COVID-19 no son drásticamente distintos de los que se podrían observar en muchas otras infecciones respiratorias comunes. Por lo general, los pacientes presentan fiebre, se sienten cansados y tosen con frecuencia”, indicó el doctor Bime. Según la Organización Mundial de la Salud (WHO y OMS, por sus siglas en inglés y español) (archivo PDF en inglés), alrededor de 80% de la infecciones son leves o asintomáticas, 15% conducen a síntomas de moderados a severos (que requieren de oxígeno) y alrededor de 5% son infecciones críticas que requieren de ventiladores mecánicos (también conocidos como respiradores artificiales). El cuerpo presenta diversas reacciones durante un cuadro severo o crítico de COVID-19:

  • El tejido de los pulmones se inflama con líquido, haciendo que los pulmones pierdan elasticidad.
  • El sistema inmunológico funciona de forma exagerada; en ocasiones, a expensas de otros órganos.
  • A medida en que el cuerpo lucha contra una infección, se vuelve más susceptible a contraer infecciones adicionales.
  • El doctor Bime agregó que él ha observado una tendencia a que los coágulos sanguíneos sean más comunes entre los pacientes con COVID-19. Todavía no se tiene certeza acerca de lo que los ocasiona.

El doctor Bime señaló que a medida en que la infección se agrava, la COVID-19 tiene atributos particulares que aparecen en la imagenología y la distinguen de otras infecciones respiratorias. “Las tomografías computarizadas (CT scan) de los pulmones de los pacientes muestran zonas de inflamación y líquido en el tejido pulmonar. Ese líquido es menos denso que en otras infecciones, produciendo en una apariencia de ‘vidrio molido’ que, según hemos observado, es una clara señal de la COVID-19”, comentó. Se ha reconocido un patrón común entre los pacientes; no obstante, las imágenes de “vidrio molido” no son requisito para el diagnóstico de COVID-19.

La inflamación del tejido pulmonar hace que las bolsas de aire se llenen de líquido provocando que los pulmones se vuelvan rígidos y menos elásticos. El doctor Bime describió la capacidad respiratoria de los pulmones como si fueran una esponja. Cuando el tejido se llena de líquido, se inhibe la capacidad de los pulmones para expandirse y contraerse. Se disminuye su capacidad en volúmenes de aire y muchos pacientes se tienen que esforzar más para respirar. Los casos severos pueden requerir de oxigeno e incluso de ventiladores mecánicos para que los pulmones sigan funcionando.

Efectos a Largo Plazo de la COVID-19

Con menos de un año de casuística, identificar los efectos a largo plazo de la COVID-19 puede parecerse a predecir el futuro. Sin embargo, el doctor Bime enfatizó que este coronavirus provoca un síndrome bien conocido que se llama Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda (ARDS y SDRA, por sus siglas en inglés y español) (en inglés). En el SDRA, los líquidos se acumulan en las estructuras minúsculas con forma de bolsas de aire del pulmón, llamadas alveolos, limitando la capacidad de intercambiar el dióxido de carbono por oxígeno. El doctor Bime explicó que las personas que se han recuperado del SDRA podrían enfrentarse a:

  • Una capacidad pulmonar limitada en comparación con sus pares.
  • Problemas psiquiátricos tales como el Trastorno de Estrés Postraumático (PTSD y TEPT, por sus siglas en inglés y español) (en inglés), depresión, deterioro cognitivo y ansiedad debidos al trauma ocasionado por la enfermedad y su tratamiento.
  • Complicaciones renales que podrían conducir a la necesidad de diálisis (en inglés) a largo plazo.
  • Malas condiciones de salud debido a una función pulmonar y/o de otros órganos limitada.

Las áreas de “vidrio molido” que aparecen en las tomografías computarizadas de los pacientes con COVID-19 muestran dónde se podría estar acumulando el daño. El daño del tejido pulmonar suele llevar a la cicatrización, que puede limitar la elasticidad de los pulmones y disminuir su función, incluso luego de haber superado el daño inicial. “El cuerpo tiene formas fascinantes de sanar y cada paciente es único”, afirmó el doctor Bime. “En algunos casos, la cicatrización puede sanar parcialmente, logrando recuperar la función pulmonar”, agregó.

En tanto que la COVID-19 asociada al SDRA comparte muchas características con el SDRA “tradicional”, estamos vigilando los efectos a largo plazo en las víctimas de la pandemia. El doctor Bime nos brindó la tranquilidad que: “a pesar de ser posible, no hay evidencia de que al recuperarte de COVID-19 quedes más susceptible al cáncer de pulmón ni a otros trastornos graves”.

Cada Momento Cuenta

El doctor Bime expuso: “El virus se replica dentro de las células infectadas, multiplicándose rápidamente hasta que las células estallan. El virus no tarda en extenderse. Cada momento cuenta. El diagnóstico temprano podría ser clave en reducir tu riesgo y potencial para el daño pulmonar a largo plazo”. Si crees que podrías estar experimentando síntomas relacionados con la COVID-19, por favor, llama a Banner Health para realizarte una prueba.

COVID-19 Diagnóstico por imágenes Enfermedades infecciosas Neumología y asma
Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *