AconsΓ©jame
Cómo usar tu monitor de actividad física para mantener tu salud cardiaca

A todos nos ha sucedido – compramos un monitor de actividad física con la expectativa de que nos motivará a hacer más ejercicio. Resulta que acabamos usándolo como reloj o para recibir  mensajes de texto o llamadas telefónicas. No te preocupes. Ahora es el mejor momento para realizar un cambio.

Te ofrecemos cinco sugerencias de los especialistas en salud cardiaca de Banner Health para que obtengas el mayor provecho de tu monitor de actividad física y optimices tu salud. ¡Tú puedes hacerlo!


1. Utiliza el contador de pasos de tu monitor de actividad física para motivarte

1-older-couple-walking-in-desert

Puede ser que no puedas controlar tu edad o factores genéticos , pero sí puedes controlar qué tan activo te mantienes día con día.

Utiliza el contador de pasos diarios de tu monitor para retarte a incrementar tus movimientos. A pesar de que la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) recomienda 10,000 pasos al día, empieza con una meta que sea alcanzable para ti. Si es la primera vez que realizas este tipo de rutina, consulta a tu médico para que te ayude a crear un plan de 10,000 (o más) pasos.

Un consejo extra: 

 
Ponte como reto aumentar la cantidad de pasos que das, aunque solamente sean 100 más cada día.


2. Observa la intensidad de ejercicio que realizas

2-women-in-dance-class

La salud cardiaca no sólo depende de qué tan frecuentemente hagas ejercicio – sino también de la intensidad de tu actividad física. La Asociación Americana del Corazón sugiere un mínimo de 150 minutos de ejercicio moderado por semana, 75 minutos semanales de ejercicio vigoroso o una combinación de ambos. Pero, ¿cómo distingues la intensidad del ejercicio que estás realizando? Tu monitor de actividad te puede ayudar.

Elije un monitor de actividad física que te muestre cuando te encuentras en alguna de las diversas zonas de frecuencia cardiaca. Tu monitor incluirá instrucciones para obtener los mayores beneficios de esta función. Así como  todo lo relacionado al acondicionamiento físico, establece metas personales y alcanzables para la intensidad del ejercicio que realizarás.

Un consejo extra: 

 
¿No estás obteniendo los resultados deseados de la intensidad en tu entrenamiento? Es posible que hayas alcanzado un punto de estancamiento en tu rutina. Haz la prueba con una nueva actividad como kickboxing o levantamiento de pesas.


3. Observa tu frecuencia cardiaca en reposo

3-athletic-male-checking-fitness-tracker

Los monitores de actividad física que registran la frecuencia cardiaca en reposo también pueden brindarte información importante acerca de tu salud cardiaca, incluso cuando no estás en movimiento. Normalmente, cuando mantienes un estilo de vida activo, la condición general de tu músculo cardiaco es mejor, lo cual implica que éste no necesita latir con tanta fuerza o rapidez por minuto cuando tu cuerpo está en reposo. ¿Conclusión? Una menor frecuencia cardiaca en reposo puede indicar una buena salud cardiaca.

Un consejo extra: 

 
 A medida que aumentas tu actividad física, observa como ésta impacta en tu frecuencia cardíaca en reposo a lo largo del tiempo. Te sorprenderá ver cómo cambia  de un mes al siguiente.


4. Comprende la variabilidad de tu frecuencia cardíaca

4-mountain-biker-on-desert-terrain

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV, por sus siglas en inglés) se refiere a la variación de los intervalos de tiempo entre latido y latido. Se trata de las pequeñas fluctuaciones en las pulsaciones que pueden resultar de diversos factores incluyendo tu edad y qué tanto ejercicio estás haciendo.

Por lo general, un HRV más elevado es indicador de buena salud, en tanto que un HRV menor se correlaciona con la fatiga y una recuperación lenta. Si tu monitor de actividad física indica un HRV elevado, es posible que puedas intensificar tus ejercicios. Por otra parte, si observas una tendencia a la baja en tu HRV, podría ser momento de reducir la intensidad de tu actividad para que tu cuerpo descanse.

Un consejo extra: 

 
Si observas un HRV bajo de manera consistente, visita a tu médico para que te realice una evaluación general de salud y pueda descartar cualquier problema.


5. Conviértete en un profesional del manejo del estrés

5-elderly-practicing-yoga-in-class

El estrés es una realidad de la vida, pero también puede afectar tu salud si no estás manejándolo adecuadamente. A pesar de que todavía se requiere de más investigación para conocer el papel que juega el estrés en las enfermedades cardíacas, sabemos que ciertas conductas, tales como consumir alimentos chatarra, fumar cigarros o beber en exceso para tolerar el estrés, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Diversos monitores de actividad no sólo se enfocan en el acondicionamiento físico, sino en hacerte consciente de lo que detona tus niveles de estrés para ayudarte a romper con los malos hábitos que tienes para sobrellevarlo. Una vez que tienes los datos para comprender cuándo y por qué entras en un estado de estrés, puedes anticiparlo y encausarlo de maneras saludables para tu corazón, como lo son el ejercicio, la meditación y mantener una actitud positiva. Al final del día, tu corazón (y tus seres queridos) te lo agradecerán.

Las sugerencias anteriores son excelentes para tu salud cardíaca, pero te alegrará saber que también podrían contribuir a tu salud en general. Combinar el movimiento con una dieta saludable puede ayudarte a controlar la diabetes, tener un mejor manejo de tu peso y potencialmente, tener una actitud  más positiva hacia la vida.

Salud del corazón Actividad física
Mostrar su apoyo