Aconséjame

Hablando con Tus Hijos Acerca de las Vacunas

Como padre de familia, has sido el primer maestro de tus hijos. Les ensañaste a hablar y puede ser que, incluso, ya hayas tenido “la conversación” (en inglés) con ellos. Otro componente de ser el primer maestro de tus hijos es enseñarles cómo mantenerse saludables y seguros. Y una manera de mantenerlos saludables es asegurándote que estén al día con su vacunación (en inglés).

Como la mayoría de los niños, probablemente tendrán muchas preguntas acerca de sus vacunas, especialmente si ya han oído algo sobre la inclusión de las vacunas contra la COVID-19. Así como sucede con “la conversación acerca del sexo”, algunas de estas preguntas no siempre son sencillas de responder.

“Hablar de la inmunización con los niños puede representar un desafío debido a su nivel de comprensión y a toda la información a la que tienen acceso, ya sea cierta o errónea, y tiene el potencial para resultar confuso”, dijo el doctor Srinivas Dannaram, un psiquiatra del centro médico Banner Thunderbird Medical Center (en inglés) de Glendale, Arizona. “Por esa razón, es muy importante que los padres de familia inicien este tipo de conversaciones de manera temprana, para que los niños entiendan que lo que haces por ellos es para mantenerlos saludables y seguros”, explicó.

Una disminución en la vacunación

A partir de la pandemia, los doctores a lo largo y ancho del país han observado una disminución del número de niños que reciben vacunación (en inglés). Esto es particularmente alarmante para médicos como el doctor Ruben Espinoza (en inglés), un pediatra de la clínica Banner Health Clinic de Mesa, Arizona.

“Cuando no se vacuna a los niños, su riesgo de contraer enfermedades como el sarampión, la polio y la hepatitis A y B, que pueden provocar discapacidades de por vida y la muerte, aumenta significativamente”, afirmó. “El descenso en las tasas de inmunización puede ocasionar nuevos brotes de estas peligrosas enfermedades. Y eso es lo último que necesitamos además de la COVID-19”, señaló.

Hablando con tus hijos acerca de la vacunación

Los doctores Dannaram y Espinoza proporcionaron algunas sugerencias de cómo abordar y explicar el tema de la vacunación a los niños y los adolescentes.

Asegúrate de estar al día con sus vacunas

Asegúrate de estar al día con sus propias vacunas antes de hablar con tus hijos sobre la importancia de la inmunización. Revisa esta útil tabla (en inglés) para saber cuáles son las que deben recibir según su edad.

Edúcate para tener conocimiento sobre del tema

Te ayudará hacer tu tarea y prepararte antes de que te acerques a tus hijos para hablar sobre las vacunas. Educarte puede reducir los temores y preocupaciones que pudieras tener, y así, también podrás mitigar los temores que tienen tus hijos.

Es recomendable buscar información en sitios web acreditados, tales como los sitios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) (en inglés), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) (en inglés), la academia de pediatría American Academy of Pediatrics y el sitio web de Banner Health, para que estos te guíen hacia recursos confiables.

Comienza con preguntas abiertas y proporciona respuestas adecuadas

Realizar preguntas abiertas, como qué saben sobre de las vacunas y qué entienden acerca de ellas, te puede ayudar a medir su nivel de comprensión y conocimiento para que puedas establecer una base sobre la cual partir de manera adecuada para la edad de cada uno de ellos. También deberás mantenerte atento a su nivel de ansiedad e incomodidad con el tema. Tú conoces a tus hijos mejor que nadie. Ellos te darán la pauta a seguir.

Mantén la conversación en un tono informal y brinda la opción a retomar el tema

Las vacunas juegan un papel importante en mantenernos saludables, pero pueden no ser fáciles de comprender en un principio. No es bueno proporcionar a tus hijos un exceso de información en un primer momento. Mantén la conversación en un tono informal y ofrece la opción a volver a hablar sobre el tema. Esto crea un espacio para que tus hijos reflexionen acerca de la información y la digieran. También les da la oportunidad de compartir cualquier preocupación que tengan o hacer preguntas cuando retomen el tema.

Sé honesto acerca de lo que pueden esperar al ser vacunados

Siempre debes decirles la verdad. Acepta que podrían sentir cierta molestia (un piquetito), pero que esto es mucho mejor que enfermarse y tener que recibir tratamiento en un hospital o a que se sientan mal por mucho tiempo. También puedes reiterarles que son valientes y que lo que están haciendo no sólo les ayuda a ellos, sino a todos los que les rodean. Tú no permitirías que un doctor les administrara algo que no piensas que los beneficie. Revisa el sitio web de los CDC para obtener orientación acerca de lo que pueden esperar antes, durante y después de la aplicación de sus vacunas (en inglés).

Revisa esta útil publicación con sugerencias para reducir la ansiedad (en inglés) si alguno de tus pequeños sigue sintiendo miedo de las agujas.

Preguntas que los niños suelen hacer acerca de las vacunas

¡No adivines si no puedes contestar a las preguntas que te hacen tus hijos! Los doctores Dannaram y Espinoza responden a algunas de las preguntas más comunes que les han hecho sus pacientes y los papás de sus pacientes. Siéntete con la libertad de ajustar el lenguaje según la edad y nivel de comprensión de tus hijos.

1. ¿Qué es una vacuna?

Nuestros cuerpos se mantienen en una lucha constante contra los microbios dañinos. Nuestros cuerpos tienen varias capas de defensas para protegernos. A esto se le llama sistema inmunológico. Este sistema funciona de manera rápida en un segundo plano para proporcionarnos protección. Por lo general, nuestros cuerpos pueden combatir microbios nuevos y conocidos, pero en ocasiones, no lo pueden hacer. A veces necesitamos enseñarle a nuestro cuerpo para que aprenda cómo defenderse de los microbios. A este proceso de entrenamiento se le llama vacunación.

Una vacuna es un medicamento especial que impide que te enfermes. Las vacunas le enseñan a tu cuerpo a defenderse contra los microbios que podrían ser nuevos para que podamos vencerlos rápidamente.

2. ¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas les enseñan a nuestros cuerpos a luchar contra las enfermedades. Lo hacen ya sea poniendo un poquitito o una forma debilitada o destruida del virus o la bacteria en nuestros cuerpos. Cuando se aplica una vacuna, el sistema inmunológico de nuestro cuerpo detecta al microorganismo y lucha contra él, como lo haría con cualquier infección. Cuando nuestros cuerpos hacen eso, creamos anticuerpos, que luchan contra los malos y nos defienden de los virus y las bacterias. Estos anticuerpos permanecen en nuestro cuerpo y responden si llegara a ocurrir una infección real.

3. ¿Por qué necesito que me vacunen?

Necesitamos las vacunas para que nos ayuden a luchar en contra de las infecciones que nos pueden poner muy, muy enfermos, al grado en que podríamos llegar a requerir atención en un hospital. Nos ayudan a que podamos hacer las cosas que nos gustan, como ir a la escuela o participar en nuestros deportes favoritos.

También necesitamos las vacunas para ayudar a los demás. Las vacunas impiden que les transmitamos los microbios a otras personas que no están vacunadas, como a los bebitos que todavía no las pueden recibir o a alguien que no tiene el sistema inmunológico tan fuerte como lo tienes tú.

4. ¿Son seguras las vacunas?

¡Sí! Las vacunas son muy seguras y salvan millones de vidas al año, ésas son muchas personas. A veces, te puede doler un poco el brazo o te puede dar un poco de calentura, pero ésas son señales de que tu cuerpo está luchando contra los malos y le va a ganar a los microbios. Tu sistema inmunológico está construyendo las defensas que te protegerán de los virus y las bacterias en el futuro.

5. Pero tengo miedo. ¿Me la tienen que poner?

Es normal que te sientas un poco nervioso o asustado en algunas ocasiones. Pero la inyección es muy rápida, incluso mucho más rápida que un superhéroe, y luego, ya pasó. Ahora tu cuerpo es más fuerte y puede luchar mejor contra los microbios.

Podemos practicar aquí en casa lo que va a suceder durante tu cita y, si quieres, puedes escoger algo para llevar contigo para que te ayude a sentirte mejor. Y siempre recuerda que yo voy a estar ahí, a tu lado, en todo momento.

Mantenerse al día con todo el esquema de vacunación es igualmente importante para los niños como para los adultos. Para aprender más acerca de las vacunas recomendadas (en inglés) para ti o para tus hijos, visita bannerhealth.com o al proveedor de salud de Banner Health más cercano.

Revisa además las siguientes publicaciones acerca del tema de la inmunización:

Salud del niño Paternidad Vacunas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *