Enséñame

Brrr, ¡Hace Frío! Seis Sugerencias para Vestir a Tus Hijos para el Clima

Las temperaturas frescas son las favoritas para algunos de nosotros. La sola idea de sacar las chaquetas de invierno, las botas y las bufandas es motivo de gran alegría. Pero este podría no ser el caso para tus hijos.

¿El gorrito de invierno? Botado en un rincón. ¿Esa chaqueta abultada? No me la quiero poner. ¿Los guantes para el frío? ¡Ni se te ocurra! Pareciera que parte del desafío de mantener a tus hijos calientes durante el invierno es convencerlos de que no se quiten la ropa. Vestir a tu bebé puede ser fácil, pero hacerlo con los más grandecitos (en inglés) puede ser una verdadera lucha.

Mientras que no quieres mandar a tus hijos afuera pareciendo Randy de “Una historia de Navidad” (¿te acuerdas: “¡No puedo bajar los brazos!”?), tampoco quieres que se congelen como Anna en “Frozen”.

Hablamos con el doctor Daniel Bates, jefe médico de Banner Urgent Care, para que nos diera seis sugerencias y tú tengas la tranquilidad de que tus hijos se mantendrán calientitos y seguros durante este invierno.

#1: Recuerda la regla “tú más una”

La recomendación preferida del doctor Bates para vestir a los pequeños para el clima frío es la regla “tú más una”. Esto significa que le agregues una capa más a tus hijos de lo que a ti te haga sentir cómodo a cierta temperatura.

“Perdemos la temperatura corporal a través de la superficie de nuestros cuerpos”, dijo el doctor Bates. “Los niños presentan una proporción mayor de superficie corporal relativa a la masa corporal que los adultos, lo cual significa una mayor pérdida de temperatura hacia el ambiente en un día frío. También significa que requieren de más protección”, explicó.

Por ejemplo: si tú traes una camisa de manga larga y una chaqueta de invierno, tu pequeño en su carriola también debe traer manga larga, un abrigo Y una cobijita de peso medio que puede ser de vellón o capitonada.

#2 Aprende a ser un profesional de las capas

Las capas permiten la presencia de bolsas de aire entre cada una, mismas que ayudan a atrapar el calor para que los niños se mantengan calientes. Vestirlos en capas también les permite quitarse la chaqueta o el suéter cuando les dé demasiado calor para impedir el sudor.

De manera similar a la Sugerencia #1, querrás asegurarte que tus hijos lleven una capa más que tú, pero también deberás armar las capas apropiadamente. Vestirlos para esquiar en un día con viento puede ser muy distinto a lo que les pondrías para escalar y andar en trineo (en inglés) durante un día soleado de invierno. Una guía para la indumentaria adecuada para el frío consiste en pensar en tres capas:

Primera capa (la más cercana a su piel): Empieza con un material confortable, de peso ligero que sea transpirable, como la ropa interior térmica. Es suficientemente ceñida, pero no restringe el movimiento. Evita el algodón, ya que retiene la humedad resultante del sudor, lo cual hará que tus pequeños se sientan fríos y sudados.

Segunda capa: La capa intermedia tiene una función aislante (para mantener el calor), así es que puedes usar una chaqueta de polar de peso medio, un suéter de lana o un buzo.

Tercera capa: La capa final es la de mayor importancia ya que protegerá a tus hijos del viento, la lluvia y la nieve. Busca una chaqueta impermeable más pesada y pantalones con peto para nieve.

#3 No olvides el gorro, los guantes, los calcetines y las botas

Cuando hace frío afuera, la cabeza, las orejas, las manos y los pies de tus hijos tienen la mayor propensión a ser expuestos al frío. El clima extremadamente frío puede provocar dos condiciones con un potencial de gravedad: la hipotermia y la congelación. Para garantizar que tus pequeños se mantengan calientitos, asegúrate de tener calcetines gruesos, botas impermeables, guantes a prueba de agua, bufandas, gorros y/o orejeras a la mano, dependiendo de las fluctuaciones en la temperatura.

“Los bebés de menos de un año de edad siempre deben llevar un gorrito en el clima frío”, dijo el doctor Bates. “Los recién nacidos requieren del gorrito y un mameluco de manga larga, incluso cuando estén en interiores si el clima es excesivamente frío, ya que pierden gran cantidad de calor por sus cabezas”, indicó.

Los niños de uno a tres años de edad y mayores deberán usar gorros y guantes cuando la temperatura se encuentra por debajo de los 4.4 °C o 40 °F. Si tú, como persona adulta, sientes frío en las manos, pies y orejas, tus hijos definitivamente necesitan traer gorros y guantes. Debes buscar guantes a prueba de agua en lugar de los de polar o algodón, que pueden mojarse y con ello, ya no retienen el calor.

#4 Planea con anticipación … Yendo al baño

En algún momento, tus pequeños tendrán que ir al baño o necesitarán un cambio de pañales. Y si los estás entrenando para usar el inodoro, ¡sabes que los segundos cuentan! Ya sea que tus hijos tengan 2 meses o 10 años de edad, asegúrate de elegir ropa que se quite y se ponga con facilidad. Eso significa olvidarte de los botones y los cierres. Las cinturillas elásticas son preferibles.

Si tu hijo es todavía un bebe, toma en cuenta que probablemente le tengas que quitar parte de la ropa para cambiar su pañal. Querrás elegir ropa que te permita mantenerlo lo más cubierto posible si necesitas cambiarle el pañal en un lugar frío.

“Ponerle unos pantaloncitos y un suéter separados es una mejor elección, ya que le podrás cambiar el pañal sin exponer su torso” dijo el doctor Bates. “Mantén esto en mente si estás entrenando a alguno de tus hijos a ir al baño, ya que se puede dificultar remover varias capas rápidamente y, por lo general, no tendrás mucho tiempo entre que te avise y que ya necesite usar el inodoro”, agregó.

#5 Quítales la tercera capa si van a estar en el automóvil

Los niños nunca deben traer puesta una chaqueta gruesa o abrigo pesado al sentarlos en su asiento de seguridad para el automóvil. Lo más pesado que debe traer un niño mientras se encuentra en su asiento es una chaqueta de polar de peso medio.

“Las chaquetas gruesas o capitonadas crearán demasiado espacio entre los tirantes del asiento y el cuerpo del niño, por lo cual podrías no tener una sujeción y seguridad adecuadas en caso de un accidente”, señaló el doctor Bates. “Quítales cualquier abrigo de invierno pesado cuando los subas al automóvil, asegura al niño en su asiento y luego, colócale el abrigo o chaqueta por encima para mantenerlo caliente”, dijo.

[Consulta Pautas importantes en asientos de coche para proteger a tu bebé para obtener otros lineamientos útiles para el uso de los asientos de seguridad.]

#6 Usa cubiertas de tela para la cara

Durante la COVID-19, asegúrate de que tus hijos usen cubiertas de tela para la cara si tienen más de 2 años de edad. La investigación ha demostrado que las bufandas o pañoletas y las polainas de cuello son menos efectivas que las mascarillas de tela para prevenir la propagación de la COVID-19. De hecho, hay un estudio que demostró que usar polainas de cuello aumenta el riesgo de quienes se las ponen (en inglés).

“Esto posiblemente se deba a que no se puede mantener la limpieza en la parte interior de la polaina de cuello”, dijo el doctor Bates. “En el momento en que la prenda se pasa hacia el cuello, la tela se pliega y la superficie interna que estaba limpia se contamina con las gotículas que pueden haberse acumulado en la parte externa”, apuntó.

Las mascarillas son filtros, y siempre debes pensar que el exterior de tu mascarilla tiene el potencial de estar contaminado. Esa es la razón por la cual siempre debes asear tus manos con gel antibacterial o lavándotelas con agua y jabón cada vez que toques la parte externa de tu mascarilla.

¡Sugerencias adicionales!

Aquí tienes unas sugerencias de último minuto para que tanto tú como tus hijos se mantengan felices durante los meses de clima frío:

  1. Consulta el pronóstico del tiempo con anticipación para que estés preparado para el siguiente día.
  2. Empaca ropa adicional, incluyendo pantalones, guantes, gorros, bufandas y calcetines, en caso de que alguno de tus hijos se moje o le dé frío.
  3. No olvides el protector solar. El que haga frío afuera no quiere decir que no podrías sufrir de una quemadura de sol.
  4. Abastécete de chocolate caliente. ¿A quién no le encanta una humeante taza de chocolate después de caminar en la nieve?

Consulta los siguientes artículos para obtener más sugerencias para padres de familia:

Paternidad Salud del niño

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *