Enséñame

¿Qué es la Inmunidad de Rebaño?

El mundo es un lugar grande. Lo que hace que enfermedades generalizadas como la gripe, el sarampión y el coronavirus actual sean tan difíciles de comprender. Es raro ver que los mismos desafíos que enfrentamos en nuestra ciudad natal ocurran en comunidades a cientos, si no miles, de kilómetros de distancia. Si bien la enfermedad es un tema complicado y matizado, existe un objetivo común en la desintegración de todas estas enfermedades: la inmunidad colectiva . La pregunta es, ¿cómo llegamos allí?

Le pedimos a Brian Mochon, PhD, microbiólogo clínico y director médico de sistemas de Sonora Quest Laboratories/Laboratory Sciences of Arizona para pruebas de enfermedades infecciosas , que nos brindara su opinión sobre este tema importante y tan debatido.

¿Qué es la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva (o inmunidad comunitaria) se produce cuando una población se vuelve inmune a una enfermedad. Ya sea mediante una vacuna o mediante exposición, a medida que aumenta el porcentaje de personas inmunes, disminuye la probabilidad de que una persona contagiosa se encuentre e infecte a una persona no inmune. En cierto punto, la probabilidad de que la infección se propague es tan baja que la población se considera "inmune colectiva". Esta infografía explica la idea visualmente:

Infografía sobre inmunidad colectiva

¿Qué hemos aprendido sobre la inmunidad colectiva en nuestra historia mundial?

El mundo ha visto más de unas pocas pandemias y epidemias. La peste negra, ocurrida a mediados del siglo XIV, devastó a la población europea y cambió su historia para siempre. A finales del siglo XIX, la pandemia de influenza devastó el mundo a escala global y mató a más de un millón de personas en tan solo unos meses. Más recientemente, la influenza porcina, el ébola y el zika pusieron al mundo en una carrera para encontrar una vacuna. Se puede aprender algo de cada enfermedades infecciosas que ha encontrado la raza humana.

Jonas Salk desarrolló la famosa vacuna contra la polio en 1955. Antes de la vacuna, la enfermedad paralizaba a más de 35.000 personas cada año. No todos los individuos recibieron la vacuna, pero al alcanzar el umbral necesario, Estados Unidos logró la inmunidad colectiva. En 1979, los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) no informan ningún caso en los Estados Unidos.

La erradicación de la viruela ha sido ampliamente considerada como el mayor logro de salud pública hasta la fecha. La viruela era un virus extremadamente peligroso y conllevaba una tasa de mortalidad de al menos el 30%. En 1959, la Organización Mundial de la Salud centró sus esfuerzos en erradicar la viruela en todo el mundo, pero se encontró con desafíos en materia de financiación, personal y compromiso por parte de los países. Finalmente, en 1980, el mundo fue declarado oficialmente libre de viruela.

En ambos casos, el Dr. Mochon citó el comportamiento humano como un elemento clave en el éxito de las vacunas. La distribución y aceptación de esta solución es necesaria para lograr la inmunidad colectiva. Asimismo, señaló, puede ocurrir lo contrario. La inmunidad colectiva puede revertirse si no se apoya en todo el mundo la adopción de vacunas y otras prácticas seguras. El Dr. Mochon destacó especialmente el sarampión , un virus peligroso que, en los últimos años, ha experimentado un aumento en los casos. Este es un ejemplo de lo importante que es la aceptación y el apoyo a las vacunas, incluso después de que se haya logrado la inmunidad colectiva.

¿Qué tan difícil es lograr la inmunidad colectiva?

En una pandemia global, esta es una pregunta muy difícil de responder. Los expertos utilizan una medida llamada número reproductivo básico , también conocido como R0 (pronunciado R cero), para estimar la rapidez con la que se propaga un contagio. Este número estima qué tan contagiosa es la enfermedad dentro de una población. En otras palabras, si te enfermo, el número reproductivo básico te indica cuántas personas probablemente infectarás.

Pero me enfermo y seguiré adelante, ¿verdad? ¡No! Algunas enfermedades son más contagiosas que otras y seguirán propagándose sin un final claro a la vista. El Dr. Mochon dio un ejemplo de cómo la tasa reproductiva básica puede afectar drásticamente el nivel de inmunización necesario para crear inmunidad colectiva. Explicó que “en enfermedades menos contagiosas, el 50% de la población necesitará tener inmunidad protectora para lograr la inmunidad colectiva, mientras que en enfermedades mucho más contagiosas, la inmunidad protectora deberá alcanzar o superar el 80%”.

¿Qué riesgos se asocian hoy con la inmunidad colectiva?

Una vez que se desarrolla, prueba y se demuestra que una vacuna es eficaz, la única barrera que queda es la distribución de la vacuna. Sin embargo, el desarrollo de una vacuna puede llevar varios años y la historia ha demostrado que su distribución también es difícil. Incluso con una vacuna, todavía quedan muchos factores por considerar.

Sin vacuna, sólo hay una forma posible de lograr la inmunidad colectiva: la infección masiva. Si bien muchos podrían recuperarse de la enfermedad, permitir que el virus se propague libremente tendrá el costo de muchas, muchas vidas e incluso más consecuencias no deseadas. El Dr. Mochon hizo referencia a las acciones recientes de Suecia en respuesta al COVID-19, resistiéndose a las medidas de bloqueo más estrictas de los países escandinavos vecinos. "Los datos de la Universidad Johns Hopkins muestran que Suecia tiene 39,57 muertes por 100.000 habitantes, mientras que Noruega y Finlandia tienen 4,42 por 100.000 y 5,58 por 100.000, respectivamente". Para Suecia, su compromiso con la inmunidad colectiva sin una vacuna ha resultado en altas tasas de infección y también ha creado una mayor probabilidad de muerte.

Los suecos decidieron adoptar este enfoque basándose en muchos factores, incluida la distribución geográfica de su comunidad de ancianos, la densidad de su población y la salud general de su gente. Se encuentran entre los países menos obesos del mundo, siendo Estados Unidos uno de los más obesos. Estos factores muestran el riesgo asociado con la aplicación de enfoques suecos en Estados Unidos. El hecho es que los estadounidenses están en peores condiciones para hacer frente a un brote generalizado y tenemos una población mucho mayor que perder.

Es difícil tener paciencia en medio de una pandemia global. Mientras los científicos trabajan día y noche para encontrar una solución para el COVID-19, las pautas de los CDC sobre distanciamiento social, lavado de manos , uso de máscaras y otras prácticas recomendadas siguen siendo nuestra mejor apuesta para frenar la propagación. No estás solo. Si cree que puede estar experimentando síntomas relacionados con COVID-19, llame a Banner Health para hacerse la prueba.

Vacunas Enfermedades infecciosas Neumología y asma COVID-19