Aconséjame

Enciende la Parrilla, Pero No te Olvides de Estas Sugerencias de Seguridad

Cuando sube la temperatura, se encienden las parrillas. Los asados, parrilladas o BBQs en el jardín trasero dan testimonio de nuestras preferencias culinarias del verano, pero pueden ser peligrosos también si no tiene cuidado.

“Se estima que hay alrededor de 10,600 incendios estructurales y al aire libre involucrando parrillas cada año, los cuales – en su mayoría – ocurren durante los meses más cálidos”, dijo el doctor Bellal Joseph (en inglés), miembro del Colegio Americano de Cirujanos (FACS, por sus siglas en inglés) y cirujano de trauma y general del centro médico Banner - University Medical Center Tucson (en inglés). “Los principales factores se relacionan con una parrilla que no se ha limpiado adecuadamente, fugas o roturas, dejar la parrillera desatendida y colocarla demasiado cerca de algo que se puede incendiar”, especificó.

Diez sugerencias de seguridad para la parrilla

Antes de poner las salchichas, hamburguesas y verduras en la parrilla, te compartimos algunas sugerencias de seguridad para que tu próximo BBQ no acabe en una visita a la sala de emergencias.

1. Usa tu parrilla al aire libre y alejada de tu casa o cualquier otra estructura

El uso de una parrillera siempre debe ocurrir al exterior y nunca dentro de tu casa.

“Las parrillas de gas propano y de carbón fueron diseñados estrictamente para usarse al aire libre, donde hay suficiente ventilación”, dijo el doctor Joseph. “Debes colocar tu parrilla a no menos de tres metros (10 pies) de distancia de cualquier muro de la casa, revestimientos exteriores, barandillas de las terrazas, hojas o ramas que cuelguen”, señaló.

2. Coloca la parrilla en una superficie plana y uniforme

Asegúrate de que la parrilla esté colocada sobre una superficie estable, como en una plancha de concreto, para que se mantenga nivelada a la hora de cocinar. Las parrillas que se colocan en pendientes o superficies que no son planas y uniformes se pueden voltear con facilidad y provocar un incendio.

3. Inspecciona las mangueras de conexión y los tanques de una parrilla de gas

Revisa la parrilla, las mangueras y los tanques de gas, para cerciorarte de su buen funcionamiento.

Sigue estos pasos para hacerlo:

  • Revisa los principales puntos de conexión entre la manguera del tanque de gas propano o butano y el regulador y cilindro donde la manguera se conecta a los quemadores. Apretar si está floja alguna conexión.
  • Verifica que no haya potenciales fugas en la manguera del tanque de gas propano o butano. Para hacerlo, aplica una solución ligera de agua con jabón (jabonadura) utilizando una brocha o un atomizador. Enciende el tanque con la tapa de la parrilla abierta. Si hay alguna fuga, el gas formará burbujas (suficientemente grandes para que las veas) alrededor de la manguera.
4. Enciende la parrilla con la tapa abierta

Si no enciende de inmediato, mantén la tapa abierta y espera unos minutos antes de volverlo a intentar. Utiliza sólo líquido para encender carbón si estás usando una parrilla de carbón. Nunca uses gasolina o keroseno para encender un asador.

“Estas sustancias son altamente volátiles y pueden explotar”, advirtió el doctor Joseph. “Alternativamente al líquido para encender carbón, puedes usar un encendedor (también conocido como chimenea) eléctrico, sólido, de metal u otros iniciadores de fuego específicos para briquetas de carbón vegetal o trozos de madera”, agregó.

5. Nunca dejes una parrilla desatendida

El tamaño de un fuego puede duplicarse a cada minuto, así es que siempre vigila tu parrilla. Planifica con anticipación para que no tengas que volver a entrar a la casa por algo o pídele a alguien más que vaya por lo que te haga falta.

6. Mantén a los niños y a las mascotas alejados de la parrilla

Asegúrate de que los niños y los animales de compañía se mantengan a una distancia de al menos un metro (poco más de tres pies) de la parrilla, incluso cuando ya hayas terminado de cocinar. La parrilla seguirá caliente durante un mínimo de una hora luego de su uso.

7. Toma precauciones para apagar el fuego en caso de ser necesario

El fuego se propaga rápidamente, de manera que es importante tener siempre un extintor de incendios a la mano. También es útil tener bicarbonato de sodio, arena o sal kosher (sal de cocina gruesa o en escamas, sin aditivos comunes como el yodo) a la mano, pero nunca uses agua para tratar de apagar un incendio por grasa o una llamarada.

“Para apagar el fuego, retira los alimentos y sofoca las llamas con bicarbonato de sodio, arena, sal kosher o usando el extintor”, indicó el doctor Joseph. “También puedes cerrar la tapa de la parrilla, ya que la falta de oxígeno ayudará a disminuir y frenar al fuego”, añadió.

8. Limpia tu parrilla con regularidad

Limpia tu parrilla de gas o carbón después de cada uso con un cepillo para asador y vacía la bandeja para grasa cuando se comience a llenar.

“El uso frecuente de la parrilla hace que la grasa se acumule en las parrillas y en la bandeja para grasa”, dijo el doctor Joseph. “Si no se limpia, esta acumulación de residuos de grasa puede actuar como un combustible y prenderse al estar usando la parrilla”, describió.

Para limpiar tu parrilla, cierra el gas primero y luego apaga la perilla de encendido de la parrilla. Cuando las parrillas ya no estén calientes, sino tibias, toma un cepillo para parrilla y retira los restos de alimentos que se haya adherido a las parrillas. También es útil precalentar el asador durante 15 minutos y volver a cepillar las parrillas.

9. Usa ropa adecuada

Usa ropa que se ajuste a tu cuerpo y guantes hechos de materiales retardantes del fuego o parrilleros. La vestimenta de mangas largas o sueltas puede prenderse fácilmente al estar demasiado cerca del fuego.

10. Guarda las fuentes de gas adecuadamente después de su uso

El tanque de gas propano o butano debe guardarse al exterior, parado y en un área bien ventilada y con sombra. Almacenar estos tanques en espacios cerrados crea un riesgo de incendio.

Busca atención médica de inmediato

Podrías requerir de cuidados especializados si has sufrido una quemadura resultante del uso de una parrilla. Visita bannerhealth.com (en inglés) para apender más acerca de los servicios de atención para las quemaduras que ofrece Banner Health.

En conclusión

Hacer parrilla es divertido y la comida es aún mejor. Habiendo dicho lo anterior, las lesiones pueden ocurrir con mayor frecuencia de lo que te imaginas, a pesar de que creas que no te sucederán a ti. Enfócate en prevenir los incendios relacionados con las parrillas antes de que comiencen para que no arruinen la diversión.

Para más artículos relacionados con estar al aire libre, consulta:

Seguridad Tratamiento de heridas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *