Enséñame

5 situaciones que pueden arruinar sus festividades y cómo solucionarlas | Banner

Las festividades son un momento ideal para viajar. Tal vez tenga planes de viajar a visitar a su familia o amigos o de visitar destinos emocionantes. Aunque tal vez no piense en ello, estas aventuras también acarrean oportunidades para que las cosas salgan mal en el camino y en casa, por lo cual hay que tener en cuenta ciertas cuestiones al momento de prepararse para disfrutar de la temporada de fiestas.

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono, o CO, es un gas inodoro e incoloro que resulta de la combustión incompleta de combustibles, como el gas natural o cualquiera que tenga carbono. La exposición prolongada al CO puede tener efectos desastrosos debido a la intoxicación por CO. Entre los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono, se incluyen los siguientes:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Debilidad
  • Confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Daño cerebral 
  • Muerte

Cada año, más de 20 000 estadounidenses llegan a las salas de emergencia debido a una intoxicación por exposición al CO, de los cuales 4000 son hospitalizados y 400 mueren. Además, un 36 % de las muertes declaradas ocurren durante los meses de diciembre, enero y febrero.

Consejo: Si viaja, lleve consigo al menos un detector de CO que funcione a batería. Se mantendrá protegido en caso de que su destino no cuente con uno. ¿Se queda en casa? Asegúrese de tener un detector de CO que funcione cerca de las áreas donde se duerme. Siga las instrucciones del fabricante para probarlo.

No se olvide: Nunca se siente en un auto en marcha con las ventanillas cerradas, especialmente si algo puede bloquear el caño de escape. ¡Puede ser fatal!

Enchufes

Según las estadísticas, existen cerca de 30 000 lesiones por descargas eléctricas y el 20 % de estas afectan a niños. Además, se registran 1000 muertes por año. La estadística que puede ser aún más sorprendente es que cerca de un tercio de los padres de niños pequeños no cuentan con enchufes seguros para niños.

Consejo: Viajar con niños pequeños durante la temporada de festividades puede provocar que los padres se dispersen un poco. Tal vez no piense en ello, pero algo que debe tener en cuenta es la seguridad eléctrica en el lugar de destino. ¿Visita a la familia? Consulte si tienen o están dispuestos a conseguir enchufes seguros para niños. ¿Se hospeda en un hotel? Lleve algunos protectores de enchufes plásticos. Con toda la emoción de las fiestas, lo último que quiere es preocuparse por que su niño descubra el daño que puede ocasionarle una descarga eléctrica.

Detectores de humo

Nunca es demasiado enfatizar lo suficiente la importancia de los detectores de humo. Simplemente basta con decir: "los detectores de humo salvan vidas". Lea estos datos sorprendentes de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (National Fire Protection Association, NFPA):

  • La NFPA informa que, entre 2009 y 2013, sonaron alarmas de incendio en el 53 % de los incendios domésticos informados a los departamentos de bomberos de EE. UU.
  • De los incendios que resultaron en muerte, cerca del 60 % ocurrieron en hogares que no tenían o en los que no funcionaban los detectores de humo.
  • En el 38 % de los incendios domésticos que registraron una muerte, los hogares no estaban equipados con detectores de humo.
  • De los incendios domésticos en los que el detector de humo no funcionaba, el 46 % no tenía batería o estaba desconectado.

Consejo: ¡Este problema es el más fácil de solucionar! La NFPA aconseja probar los detectores de humo al menos una vez al mes. Simplemente, siga las instrucciones del fabricante para probarlo. Si no funcionan, tal vez necesite cambiar la batería o hacerlos revisar. 

No se olvide: Debe remplazar todos los detectores de humo de su hogar cada 10 años. De esta forma se asegurará de que todos funcionen con el máximo rendimiento. 

Medicamentos

Es una realidad que algunas personas necesitan tomar medicamentos. Si ese es su caso, seguramente no querrá preocuparse por llevar el frasco entero. Si vista a alguien que también tome medicamentos, tal vez los guarde en envases de fácil apertura.

A veces, estas situaciones llevan a que los medicamentos se pierdan, se caigan o terminen en manos de un niño que los confunden con un caramelo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi 60 000 niños menores de 5 años llegan a las salas de emergencia cada año debido a que comieron o tomaron medicamentos sin supervisión. De esas consultas, casi el 70 % son niños de 1 o 2 años.

Consejo: Los CDC tienen varias recomendaciones para prevenir que sus hijos tomen medicamentos por accidente:

  • Mantenga los medicamentos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños. 
  • Luego de tomar el medicamento, no lo deje afuera. Guárdelo en un lugar seguro.
  • Nunca deje a un niño solo con medicamentos. Si algo pasa y usted debe hacer algo antes de tomar el medicamento, ya sea abrir la puerta o atender el teléfono, llévelo con usted.
  • Pídale a las visitas que mantengan fuera del alcance de los niños cualquier cosa que pueda contener medicamentos, por ejemplo, carteras, abrigos, mochilas, etc.

Recuerde que nunca debe decirles a los niños que un medicamento es un caramelo para convencerlos de tomarlo. Esto da un mensaje erróneo y puede hacer que los niños intenten tomarlo a escondidas sin que usted lo note.

Alcohol

Demás está decirlo, pero nunca tome y maneje. No solo pone su vida en riesgo, sino la vida de todos en el camino. Con las opciones de viaje compartido, taxis y transporte público, no hay necesidad de manejar luego de haber bebido.

Aparte de este consejo, hay algo más que debe saber para asegurarse de que la temporada festiva sea segura y de que todos la disfruten. Quizás no piense en ello, pero también debe prestar atención a los niños cerca del alcohol.

De acuerdo con el servicio de toxicología, el alcohol en los niños causa que el azúcar en sangre baje, lo cual causa convulsiones, coma e incluso la muerte. Las bebidas alcohólicas sin supervisión pueden ser tentadoras para los niños de todas las edades. Tal vez no noten la diferencia entre una bebida cola con ron y una común hasta después de haberlas probado.

Consejo: Recoja las bebidas alcohólicas luego de una fiesta, para que los niños no las encuentren al día siguiente. Trate de designar a alguien para que vigile a los niños durante las fiestas, para asegurarse de que no se metan donde no deben. Además, lo mejor es guardar el alcohol en armarios cerrados para evitar que los niños más grandes roben sigilosamente las bebidas cuando sus padres no estén o se encuentren desprevenidos.

Seguridad Fiestas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *