Enséñame
Enfrentando la Realidad del Ciberacoso

Detrás de los sonidos divertidos de los mensajes de texto, Tweets y actualizaciones de Facebook, se encuentra el mundo oscuro de la realidad virtual, en donde muchos niños se pueden ver inmersos. Según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Pew (Pew Research Center) en 2015 (texto en inglés), 92 por ciento de adolescentes reportan usar Internet a diario, incluyendo un 24 por ciento que afirma estar en línea “casi constantemente”.

Cada vez surgen más oportunidades para que los niños y los adolescentes sean objeto del acoso en línea debido a la creciente facilidad para comunicarse.

Español.StopBullying.gov (en español) proporciona los siguientes ejemplos de ciberacoso:

  • Mensajes de texto crueles
  • Rumores enviados por correo electrónico o publicados en las redes sociales
  • Fotografías, videos o sitios de Internet que causen vergüenza 
  • Perfiles falsos

Aunque, por lo general, el ciberacoso no pase de ser disruptivo, también puede conducir a un final trágico como en el caso de Sydney Sellers de 14 años, quien se colgó luego de ser acosada en línea y en la escuela.

Con la creciente presencia de niños y adolescentes en línea, el Dr. Goshawn Chawla, psiquiatra de niños y adultos en el hospital de salud conductual Banner Behavioral Health Hospital (texto en inglés) de Scottsdale, Arizona, dijo: “Creo que las familias deben involucrarse más en las vidas de los jóvenes sin ser intrusivos y estar más al pendiente de cambios drásticos en las emociones, las conductas y las reacciones que manifiestan”.

Enumeró las señales de alerta comunes que los padres deben buscar:

  • Posible uso prolongado de los medios o Internet, teléfonos o aplicaciones
  • Mostrarse retraído o aislado
  • Surgimiento de conductas nuevas de autolesión
  • Conductas nuevas de desafío a los padres

El temor es otra de las principales señales de que un niño puede estar experimentando ciberacoso.

Según un artículo publicado el 15 de mayo de 2015 en U.S. News and World Report, en donde se analizan datos obtenidos del Departamento de Educación de los Estados Unidos, el temor era ligeramente más frecuente entre las víctimas del ciberacoso que entre las del acoso escolar tradicional: alrededor de 1 en 8 estudiantes que habían sido ciberacosados dijeron que temían ser objeto de un ataque o daño en la escuela (texto en inglés).

El artículo afirma también que el ciberacoso afecta la conducta de los estudiantes en mayor medida que el acoso tradicional. Los alumnos víctimas de ciberacoso tienen mayor propensión

  • Ausentarse de la escuela
  • Evitar las actividades escolares
  • Evitar ciertos lugares dentro de la escuela
  • Llevar un arma a la escuela

Un blog anterior de Health eConnect escrito por Jason Webb incluye otras señales de acoso.

Cómo abordar el ciberacoso con tu hijo o hija

“No todos los niños serán abiertos sobre sus sentimientos y lo que está sucediendo en sus vidas personales”, advirtió el Dr. Chawla.

Hizo énfasis en la importancia de que los padres y los maestros construyan una alianza terapéutica con los niños, ya que pasan más tiempo con ellos que cualquier profesional de la salud.

No todos los muchachos reaccionan de la misma forma al ciberacoso.

“Algunos niños lo ignoran por completo o toman represalias y el ciberacoso podría detenerse” dijo el Dr. Chawla. “Otros niños son más afectados y sólo piensan en eso a todas horas”.

Si el ciberacoso empieza a impactar la vida académica o familiar de tus hijos, podría requerirse de la intervención de un psiquiatra o un psicoterapeuta para que proporcione mayor apoyo.

Cómo ayudar a detener el ciberacoso

Si bien los padres pueden vigilar el uso del Internet y teléfono celular por parte de sus hijos para ayudarlos a garantizar su seguridad en línea mediante las aplicaciones de control parental (texto en inglés), también deben tener en cuenta la existencia de redes sociales no tradicionales, como las aplicaciones anónimas que impiden el monitoreo de los padres y que también pueden llevar al ciberacoso.

Aunque los padres pueden monitorear y restringir el tiempo o el acceso de sus hijos al Internet, los estudiantes también deben estar tan informados como sus padres para identificar y detener el acoso escolar y el ciberacoso. Los alumnos pueden cuidarse entre sí con aplicaciones como STOPit que les permiten reportar incidentes de acoso cibernético de manera anónima.

Obtén más información acerca del ciberacoso y cómo prevenirlo y reportarlo en: stopbullying.gov/cyberbullying.

 
Salud mental Salud del niño Paternidad
Mostrar su apoyo