Aconséjame

7 problemas comunes de la lactancia materna y cómo resolverlos

Ha pasado el último día trayendo un ser humano a este mundo.’ ¡Enhorabuena! Está llena de alegría, emoción y lo más probable—completamente agotada. Ahora, justo después de dar a luz—que ya es una verdadera proeza—es hora de alimentar a su bebé por primera vez.’ 

Pero esto no significa que alimentar a otro humano con su cuerpo vaya a ser pan comido.’ Para algunas madres primerizas, la lactancia puede ser un gran desafío (y sí, ¡incluso doloroso!). Las madres primerizas pueden incluso castigarse pensando que de alguna manera es su culpa no poder hacerlo cuando para otras madres y mamíferas es tan natural.’’

Estamos aquí para ayudarle. La consultora de lactancia de Banner Health, Shelbie Radom, maestra en ciencias de la enfermería, enfermera diplomada en obstetricia, experta en lactancia materna en el McKee Medical Center responde a algunas de las problemas más comunes de la lactancia materna a los que se enfrentan las madres primerizas y cómo controlar cada uno de ellos.

1. ¡Ayuda! Mi bebé no se agarra o me duele cuando se agarra. ¿Qué puedo hacer?

¡Tranquila! Es normal si usted y su bebe no lo consiguen a la primera cuando empieza con la lactancia.’’ Poco después de que el bebé nazca, un consultor de lactancia (IBCLC) de Banner Health les visitará. Son gratuitos a través de muchos otros hospitales también y pueden proporcionar desde consejos y trucos para lactancia hasta sacar y almacenar su oro líquido, es decir, la leche materna. 

“Puede haber muchas razones por las que el bebé no se agarre o cuando lo hace. que sea doloroso” dice Radom.’’ “Un consultor en lactancia puede dar consejos de posición y evaluar el agarre del bebé”.’

La Leche League International dice que sabrá si su bebé está agarrado correctamente si su pezón y al menos la mitad de su aureola está completamente succionada en la boca del bebé.’ Un agarre incompleto implica que es probable que sienta un pellizco (¡ay!) y podría acabar con una herida o pezones agrietados.

Si todavía no se siente cómoda después de 60 segundos de lactancia, presione con su dedo su mama con cuidado cerca de la boca del bebé para romper el cierre e inténtelo de nuevo, asegurándose de que su boca está bien abierta.’

2. Mi bebé está teniendo problemas para agarrarse, ¿podría tener el frenillo corto? 

Solo un pediatra o un consultor en lactancia puede diagnosticar si su bebé tiene el frenillo corto, pero puede causar problemas de lactancia, pezones doloridos y un bebé enfadado. Cuando un bebé tiene el frenillo corto, quiere decir que el tejido que se conecta a la base de la boca es muy corto o llega demasiado a la parte delantera de la lengua. Radom dice que las madres y los padres no deben aplazarlo e inmediatamente deben hablar con su pediatra o consultor en lactancia lo antes posibles si están teniendo problemas. 

3. ¡Ayuda, tengo poca leche! ¡Estoy estresada! ¿Qué puedo hacer para ayudar a aumentar la producción de leche?  

Indudablemente el estrés puede reducir el flujo, pero si continúa amamantando al bebé, no debería parar la producción de leche.’ Además, un estudio ha encontrado que la lactancia puede ayudar a reducir el ánimo negativo y el estrés. Si está preocupada y su bebé no parece sacar leche suficiente, busque ayuda.’ 

“Trabajar con un consultor de lactancia es muy importante si está preocupada por la producción de leche,” dice Radom. “Tenemos que controlar muy de cerca el aumento de peso de su bebé. Podemos hacer un plan de extracción para complementar la lactancia. También podemos evaluar la producción que tiene”. 

4. ¡Ayuda, estoy hinchada! ¿Qué puedo hacer para que mi bebé no beba de una manguera? 

Radom sugiere aplicar una compresa caliente y húmeda en su mama seguido de un masaje en su mama antes de cada alimentación al menos cada 2 o 3 horas. Debe aplicar hielo después de cada alimentación hasta 20 minutos para reducir la inflamación y para comodidad. Sin embargo, también advierte no aplicar calor húmedo o hielo a los pezones.

5. ¡Mi bebé no deja de comer! ¿Volveré a dormir algún día?

Parece que no va a pasar nunca, pero algún día dormirá otra vez. Solo recuerda que todos los bebés son diferentes, pero las mamas se tienen que estimular cada pocas horas para mantener la producción de leche.

“Los lactantes tienen que aumentar entre 18,9 g y 28 g al día durante los primeros meses, así que darles de mamar frecuentemente es la manera de que crezcan y se desarrollen,” dice Radom.

6. ¿Qué es la mastitis? ¿Puedo seguir amamantando? 

Mastitis es una inflamación de la glándula mamaria en la mama que se produce normalmente por una infección bacteriana de un pezón dañado. Su mama se puede poner repentinamente dura, roja, hinchada o dolerle. Pero, estrías rojas, fiebre o síntomas parecidos a la gripe son indicios tardíos. Radom dice que sigue pudiendo lactar, pero es importante que vea a un doctor y le recete un antibiótico oral. “La lactancia puede acabar con la infección normalmente y eliminar el conducto obstruido,” dice ella.

7. ¿Echará la extracción a perder mi producción o el deseo de mi bebé de lactar de mi y no del biberón? 

Al contrario de lo que piensa, la extracción no echará a perder su producción. Sin embargo, Radom recomienda que para las primeras semanas, es beneficioso centrarse en lactar siempre que su bebé esté medicamente estable y ganando peso. Entonces puede empezar a extraer para guardar leche o para darle un biberón a su bebé.

“Normalmente recomendamos que se den biberones entre las 3 y 6 semanas, una vez que la lactancia esté buen establecida y para asegurar que su bebé tomará un beber cuando lo necesite,” dice Radom.

8. ¿Puede afectar lo que como y bebo a mi leche? 

“Normalmente le decimos a las madres que pueden comer y beber lo que quieran siempre que coman con una dieta sana y equilibrada,” dice Radom. “Pero como regla debe limitar la cafeína y evitar el alcohol.”

Hay muchos mitos por ahí sobre comidas a evitar. Sin embargo, si por alguna razón cree que algo está molestando a su bebé, hable con su pediatra. 

“Lo mejor que puede hacer si tiene algún problema es llamar al consultor de lactancia certificado (IBCLC) de su hospital y programar una visita,” dice Radom.’ “No espere.’ Cuánto antes le vea, mejor.”

Si tiene alguna pregunta o preocupación más, Banner Health tiene un número para grupos de apoyo a la lactancia y clases en su zona. También puede llamar a nuestra Línea de lactancia al 970-820-2324.

Salud de la mujer Embarazo Paternidad

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *