Aconséjame

Aceptar no estar de acuerdo y otros consejos para sobrevivir a las reuniones familiares

Este es un posible escenario.

Está sentado a una gran mesa, repleta de platos deliciosos y no puede esperar a servirse una presa de pavo, aderezos y, por supuesto, el puré de papas que pasó toda la mañana preparando. Lo entusiasma estar rodeado de sus familiares, a muchos de los cuales no ha visto desde las fiestas del año pasado.

Comienza a comer cuando, de repente, se da cuenta de que está ocurriendo, la familia comenzó a discutir acaloradamente sobre política de nuevo. La disputa y la tensión continúan a lo largo del postre y el día divertido en familia que tanto esperaba se vuelve cada vez menos divertido.

Si esto suena como algo que le haya pasado en la última cena de Acción de Gracias, continúe leyendo este artículo y obtenga algunos consejos para distender la situación que ofrece la Dra. Yazhini Srivathsal, psiquiatra en Banner Behavioral Health Hospital.

Plantee sus expectativas de antemano. Si este año usted es el anfitrión en la celebración por el Día de Acción de Gracias, puede plantear expectativas claras desde la invitación. Enfatice desde un principio que esta reunión es para que la gente se una, no para que se distancie.

Descanse antes del gran día. Nunca subestime la importancia de una buena noche de descanso. Estar descansado le permitirá ser su mejor versión para el día del evento.

Sea creativo y estratégico con la disposición de los asientos. Si el tío Alberto y la prima Sara suelen involucrarse en discusiones acaloradas, es probable que lo mejor sea que no se sienten uno en frente del otro en la mesa. Puede alternar los miembros de la familia y asignar los asientos con marcadores de sitio en la mesa. Esta también puede ser una buena manera de fomentar más conversaciones entre los familiares que no se ven muy seguido.

Las discusiones son de a dos. Si nota que está por comenzar un debate, no permita quedar en medio de esa discusión. Después de todo, es difícil que una persona tenga una discusión si todos los demás se mantienen tranquilos. Muestre interés y escuche las opiniones de los demás y trate de comprender sus puntos de vista. Considere que la percepción de una persona sobre la verdad, puede ser diferente a la de otra. Además, tenga en cuenta que como reza el dicho, si no tiene nada lindo para decir, no diga nada.

Acepte no estar de acuerdo. Antes de que las cosas se pongan feas, acepte la opinión de los demás y trate de cambiar la conversación. Contar un chiste puede ser una muy buena manera de distender la tensión en la sala. Aunque resulte difícil, si alguien dice algo para herirlo, trate de terminar el ciclo allí, en lugar de contestarle. Comprenda que puede no estar de acuerdo con alguien y aun así respetarlo y amarlo.

¡Diviértase un poco! Tenga en mente algunos temas alegres para recordar eventos del año anterior, recuerdos graciosos y, por supuesto, listas de compras para el Black Friday. Tómese el tiempo para ponerse al día sobre la vida de los demás y mantenga conversaciones genuinas. También es bueno tener algunas actividades divertidas planeadas, como juegos de mesa, para las horas de inactividad.

Piense en el panorama general. Recuerde que las relaciones van más allá de las situaciones políticas, son más fuertes que cualquier discusión y más importantes que ganar un debate. Disfrute del tiempo con sus seres queridos. ¡Feliz día de Acción de Gracias!

 
Salud mental Fiestas

Mostrar su apoyo
Comments 2
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *