Enséñame

Desmontemos los mitos sobre la píldora

La anticoncepción es un asunto muy personal. Todas las mujeres que la utilizan pueden tener dudas y objetivos diferentes a la hora de tomar la píldora. Por ello, existen muchos mitos acerca de los anticonceptivos orales y sus efectos secundarios. El Dr. Ronald Stewart, obstetra y ginecólogo de Banner Health Clinic en Colorado, aporta su opinión acerca de estos mitos sobre la píldora.

N.º 1: la píldora hace que se gane peso.

Falso. No se ha demostrado que los anticonceptivos orales provoquen un aumento de peso. En un resumen de varios estudios, las mujeres ganaban y perdía peso. Cada cuerpo es diferente; por tanto, cada uno reacciona de manera diferente.

Se sabe que algunas mujeres ganan peso el primer o segundo mes tras empezar a tomar la píldora, pero este siempre vuelve a los valores habituales.

El Dr. Stewart afirma: “Desafortunadamente, el aumento de peso mientras se toma la píldora debe atribuirse a cuestiones relacionadas con el estilo de vida”. Con dieta y ejercicio adecuados, puede dar por sentado que su peso, por lo general, se mantendrá igual mientras toma anticonceptivos orales.

N.º 2: empezar a tomar la píldora demasiado temprano daña los órganos reproductores o provoca infertilidad.

Falso. Hasta ahora, no existen indicios que respalden esta afirmación.

Nunca se ha demostrado en mujeres jóvenes que se acercan a la pubertad y que empiezan a tomar anticonceptivos orales que ello provoque problemas con el desarrollo de las características sexuales, la función sexual o la fertilidad.

N.º 3: la píldora puede provocar defectos de nacimiento en bebés.

Falso. Desafortunadamente, tomar anticonceptivos orales no siempre evita el embarazo. En los casos excepcionales en que se produce el embarazo mientras se toma la píldora, no existen indicios de efectos adversos en el feto.

En el pasado, existían dudas de si la composición química de la píldora con progesterona podría afectar al feto. El Dr. Stewart afirma que nunca se ha demostrado que esto sea cierto.

Aunque no se deben tomar anticonceptivos durante el embarazo puesto que no es necesario, el bebé no padecerá daños si se ignora que se está embarazada durante un tiempo.

N.º 4: todos los anticonceptivos orales son iguales.

Falso. Existen dos tipos de anticonceptivos orales.

Combinación de estrógeno y progesterona:

este es el tipo más frecuente de píldora. Contiene una combinación de ambos componentes. Por lo general, la cantidad de estrógeno es la misma, aunque la de la progesterona puede variar.

Esta variación es lo que puede provocar distintas reacciones en las mujeres. También es lo que puede provocar distintos efectos secundarios, por lo que es posible que el doctor tenga que ajustar las dosis. Estas son respuestas individuales, pero el principio general de estos tipos de píldoras es el mismo.

Además, en los últimos años se han modificado los envases para que no todas las tabletas cuenten con 21 píldoras hormonales y siete placebos. Algunas cuentan con intervalos de placebo más cortos y otras, periodos mucho más largos de uso hormonal que permiten que se tengan menos menstruaciones durante un periodo determinado de tiempo.

Solo progesterona:

A menudo se hace referencia a este tipo de píldora como la minipíldora y cualquier mujer puede utilizarla. Sin embargo, este tipo es el que utilizan con mayor frecuencia las mujeres que se encuentran en periodo de lactancia tras tener un hijo.

Puede tratarse también de una preferencia personal, pero es importante analizar las opciones con su doctor acerca de cuál podrá adecuarse mejor a su situación.

N.º 5: la píldora no tiene el mismo efecto si se tiene sobrepeso.

Falso. Se ha observado que los anticonceptivos orales de dosis muy bajas son menos eficaces en mujeres de mayor peso; pero, por lo general, esta nunca sería la prescripción correcta.

No se ha demostrado que las píldoras de dosis estándar sean menos eficaces en función del peso de la mujer.

N.º 6: la píldora solo sirve para la anticoncepción.

Los anticonceptivos orales obviamente se desarrollaron en principio para la anticoncepción. Sin embargo, existen muchas otras ventajas para utilizar la píldora.

El Dr. Stewart enumera otros usos:

  • Para regular la menstruación en mujeres con periodos irregulares.
  • Para reducir el dolor menstrual: esto puede ser especialmente útil en mujeres más jóvenes o mujeres que sufren de endometriosis.
  • Para suprimir el crecimiento de vello en mujeres con exceso de vello.
  • Para reducir la cantidad de circulación sanguínea en mujeres con periodos abundantes.
  • Para tratar el síndrome premenstrual.
  • Para tratar el acné.

N.º 7: la píldora puede provocar cáncer.

Es cierto que el uso a largo plazo de anticonceptivos orales combinados antes del primer embarazo se ha asociado a un leve aumento del riesgo de cáncer de mama. También existen muchos otros factores que influyen en el riesgo de padecer cáncer de mama.

Sin embargo, también es cierto que el uso de anticonceptivos orales reduce el riesgo de cáncer de ovarios y de útero.

Si tiene interés en empezar a tomar un anticonceptivo o conocer qué tipo es mejor para usted, visite a su doctor de atención primaria o ginecólogo. Para encontrar un doctor cerca de usted, vaya a bannerhealth.com/physician-directory.

Ginecología Salud de la mujer

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *