Mejórame

Acabas de recibir un diagnóstico de presión arterial alta, ¿y ahora qué?

Probablemente te han medido la presión arterial (en inglés) en muchísimas ocasiones. Forma parte de los cuidados de salud de rutina. Incluso tu dentista podría revisar tu presión arterial. Es posible que siempre hayas tenido lecturas normales de la presión. Hasta que un día, ya no es así. 

Una sola lectura de presión arterial elevada podría ser un evento aislado. Pero deben volvértela a medir. Si está alta más de tres veces durante una semana, debes hablar con tu doctor de cómo manejarla. 

Aunque tener presión arterial alta (hipertensión) podría ser una condición inesperada para ti, es bastante común. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), afecta a casi la mitad de los adultos en los Estados Unidos. Esto es lo que debes saber sobre la presión arterial alta. 

¿Qué es la presión arterial alta? 

“Tu presión arterial es la fuerza que ejerce tu sangre al empujar contra las paredes de tus arterias”, dijo el doctor Philip Gideon (en inglés), un cardiólogo de Banner - University Medical Center Phoenix (en inglés). Se mide con dos cifras: la primera o superior es la sistólica y la segunda o inferior es la diastólica. La cifra sistólica representa la presión cuando late el corazón. La diastólica representa la presión del corazón mientras reposa entre un latido y otro. 

A continuación, se encuentra la definición de la presión arterial alta o hipertensión según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés): 

  • Por debajo de 120 (sistólica) y por debajo de 80 (diastólica) mmHg: normal 
  • De 120 a 129 y por debajo de 80: presión arterial elevada 
  • De 130 a 139 y 80 a 89: hipertensión en etapa 1 
  • De 140 o más y 90 o más: hipertensión en etapa 2 
  • 180 o más y 120 o más: es una emergencia. Debes acudir a una sala de emergencias 

Podrías suponer que sentirías algo distinto si tuvieras la presión arterial alta. Pero, por lo general, la gente con presión alta no observa ningún síntoma. De ahí la gran importancia de realizarte las mediciones. 

¿Cuáles son los riesgos para la salud de la presión arterial alta? 

Según el doctor Gideon, la presión arterial alta te pone en riesgo de una amplia gama de trastornos a la salud que representan peligro a largo plazo. Estos incluyen: 

  • Derrame cerebral 
  • Ataque cardíaco 
  • Insuficiencia cardíaca 
  • Insuficiencia renal 
  • Pérdida de la vista 
  • Pérdida de la memoria o demencia 
  • Síndrome metabólico 

¿Cómo bajo mi presión arterial? 

Querrás que tu presión arterial regrese al rango normal si es que la tienes alta. Dependiendo de qué tan alta esté tu presión, los cambios de estilo de vida, los medicamentos o una combinación de ambos pueden ayudar a modificar las cifras en la dirección correcta. 

Para comenzar, deberás medir tu presión arterial con regularidad para que conozcas cuál es tu lectura promedio. “Medir tu presión arterial en casa (en inglés) puede confirmar tu diagnóstico y ayudar a guiar tus cambios de estilo de vida”, indicó el doctor Gideon. Si tu doctor te receta medicamentos, medir tu presión arterial también puede ayudar a evaluar qué tan bien están funcionando. 

Los cambios de estilo de vida pueden ayudarte a reducir tu presión arterial 

¿Qué ayuda a reducir la presión arterial? Te compartimos algunos cambios de estilo de vida que puedes probar: 

  • Modifica tu dieta para enfocarte en la nutrición y un peso saludable. Intenta perder peso si es que lo requieres, ya que la pérdida de peso puede ayudar a mejorar tu presión arterial. 
  • Considera la dieta de abordaje alimenticio para detener la hipertensión (DASH) para ayudarte a controlar tu presión arterial. Este plan de alimentación pone el énfasis en el consumo de verduras, frutas y granos enteros. También incluye lácteos libres o bajos en grasa, pescado, aves, leguminosas, nueces, aceite vegetal y otros alimentos en cantidades limitadas. 
  • Evita los alimentos procesados y las comidas rápidas que, típicamente, son altos en sodio. La ingesta de demasiado sodio puede elevar la presión arterial. 
  • Reduce tu consumo de café. 
  • Trata de realizar al menos dos horas y media de actividad física a la semana. (Habla con tu doctor antes de iniciar con cualquier régimen de ejercicio.) 
  • Aléjate del consumo del tabaco, el alcohol y las drogas ilícitas. 
  • Maneja tu estrés. 
  • Asegúrate de obtener suficientes horas de sueño. 

“El factor más importante al hacer los cambios de estilo de vida es la consistencia”, señaló el doctor Gideon. 

Hay medicamentos que pueden ayudar a reducir la presión arterial 

Tu doctor podría recomendarte algún medicamento además de los cambios de estilo de vida para ayudar en el tratamiento de la presión arterial elevada. Hay diferentes tipos de medicamentos para la presión arterial alta. Podrías requerir de probar con distintos medicamentos o utilizar una combinación de dos o más, especialmente si tienes efectos secundarios. Y la edad para comenzar con medicamentos para la presión arterial alta varía. Tu doctor te podría sugerir medicamentos, incluso si tienes 60 o más años de edad. 

Estas son las diferentes clases de medicamentos para la presión arterial según la Asociación Estadounidense del Corazón (en inglés): 

  • Diuréticos: ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de sodio y de líquidos. 
  • Beta bloqueadores: ayudan a reducir el ritmo cardíaco, la carga sobre el corazón y la salida de la sangre. 
  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA o ACE, por sus siglas en inglés): ayudan a relajar y a abrir los vasos sanguíneos. 
  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II: ayudan a mantener tus vasos sanguíneos abiertos. 
  • Bloqueadores de los canales de calcio: impiden que el calcio ingrese a las células del músculo liso del corazón y de las arterias para evitar que tu corazón se contraiga con un exceso de fuerza. 
  • Alfa bloqueadores: reducen la resistencia de tus arterias y relajan el tono muscular de las paredes vasculares. 
  • Antagonistas de los receptores alfa 2: disminuyen la actividad del sistema nervioso simpático y presentan menos factores de riesgo para las mujeres embarazadas. 
  • Bloqueadores duales alfa y beta: son suministrados por vía intravenosa a personas que se encuentran en crisis hipertensiva o en riesgo de insuficiencia cardíaca. 
  • Agentes de acción central: ayudan a prevenir que los vasos sanguíneos se tensen o contraigan. 
  • Inhibidores adrenérgicos periféricos: ayudan a bloquear a los neurotransmisores del cerebro de enviar el mensaje a los músculos lisos de contraerse. Típicamente, se utilizan sólo cuando otros medicamentos no están ayudando. 
  • Vasodilatadores: ayudan a un mejor flujo de la sangre haciendo que las paredes de los vasos sanguíneos se relajen y que, por consiguiente, se ensanchen. 

En conclusión 

Ver una lectura de presión arterial alta por primera vez te podría asustar, pero hablar con tu doctor podría ayudarte a prevenir complicaciones de salud serias. Comunícate con Banner Health para contactar a un profesional de salud

Otros artículos útiles:

Salud del corazón Hipertensión Salud de la mujer Salud del hombre Salud de la tercera edad

Mostrar su apoyo
Comments 1
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *