Enséñame

Derribando 7 mitos sobre el cáncer de pulmón

A pesar de que el cáncer de pulmón (en inglés) es el segundo cáncer más común y la principal causa de muerte por cáncer a nivel mundial, sigue habiendo muchos mitos sobre esta enfermedad.

El cáncer de pulmón se forma en el tejido de los pulmones, con la mayor frecuencia en las células que recubren los conductos respiratorios. Se desarrolla cuando estas células empiezan a crecer y a multiplicarse sin control. Este crecimiento descontrolado daña el tejido de los pulmones y podría impedir que los pulmones funcionen de manera adecuada.

Desafortunadamente, los síntomas del cáncer de pulmón ocurren en etapas avanzadas y sólo el 15% de los casos se diagnostican en las etapas iniciales. Por eso es tan importante comprender los hechos del cáncer de pulmón.

Analicemos siete mitos comunes sobre el cáncer de pulmón y conozcamos las realidades que hay detrás de ellos.

Mito #1: El cáncer de pulmón es una enfermedad de fumadores
Realidad: Existe el estigma de que el cáncer de pulmón sólo ocurre entre los fumadores, pero del 10 al 20% de los cánceres de pulmón se presentan en no fumadores (personas que nunca han fumado ni usado productos de tabaco). Y esta cifra ha ido en aumento en años recientes, especialmente entre las mujeres.

“A menudo, estos cánceres son ocasionados por exposición a radón, humo de segunda mano, contaminación del aire, exposición a carcinógenos como el asbesto en el lugar de trabajo y exposición a otras toxinas medioambientales”, dijo el doctor Elbert Kuo (en inglés), un cirujano torácico de Banner MD Anderson Cancer Center (en inglés).

La exposición al humo de segunda mano puede aumentar tu riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en un 20 a un 30%. “El humo de segunda mano puede dañar tus pulmones y frecuentemente contiene más toxinas que las que experimenta el fumador, ya que éstas son bloqueadas por los filtros que tienen los cigarrillos”, expresó el doctor Kuo.

[Lee “Secondhand Smoke and Your Risk for Lung Cancer” (en inglés) para obtener más detalles.]

Mito #2: No tiene ningún caso dejar de fumar si soy fumador
Realidad: Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar y ya no usar productos de tabaco. Cuanto antes dejes de fumar, podrás reducir más tus probabilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades. De hecho, luego de 10 años de haber dejado de fumar, puedes reducir tu riesgo de cáncer de pulmón aproximadamente a la mitad al de una persona que sigue fumando.

Abandonar este mal hábito también te puede ayudar inmensamente en el caso de que recibieras un diagnóstico de cáncer de pulmón. Si dejas el consumo del tabaco, puedes incrementar tus probabilidades de supervivencia en un 30 aun 40% y disminuir los efectos secundarios asociados (en inglés) con la quimioterapia y la radioterapia, además de aumentar su efectividad.

Mito #3: El cáncer de pulmón ocurre mayormente entre los hombres
Realidad: A pesar de que el cáncer de pulmón sí afecta a más hombres que mujeres (un riesgo de 1 en 15 versus un riesgo de 1 en 17), un mayor porcentaje de mujeres que desarrollan cáncer de pulmón nunca han fumado.

“Recién estamos comenzando a aprender qué papel juegan las diferencias genéticas y hormonales entre los hombres y las mujeres en el desarrollo del cáncer de pulmón”, dijo el doctor Kuo.

Mito #4: Sólo me puede dar cáncer de pulmón cuando sea mayor (más de 60 años de edad)
Realidad: Si bien es cierto que la edad promedio para el diagnóstico es de 73 años, las personas jóvenes, incluyendo las que nunca han fumado, también lo pueden desarrollar. El adenocarcinoma, un tipo de cáncer de pulmón no microcítico (o de células pequeñas), ocurre con frecuencia entre los no fumadores, las mujeres y a una edad temprana.

Mito #5: Las pruebas de detección para el cáncer de pulmón provocan cáncer de pulmón
Realidad: Es verdad que las pruebas de tomografía computarizada (TC, TAC o CT, por sus siglas en inglés) de pulmón exponen a la gente a la radiación, pero la exposición es de aproximadamente una cuarta parte que un escaneo TC regular. La persona promedio está expuesta de forma natural a alrededor de 3 miliSieverts (mSv) de radiación en el transcurso de un año, en tanto que la tomografía computarizada de baja dosis (LDCT, por sus siglas en inglés), requiere de la mitad (1.5 mSv) de esa cantidad.

“Siempre es deseable limitar nuestra exposición a la radiación, pero el beneficio proveniente de detectar un cáncer de pulmón a través del cribado con una tomografía computarizada de baja dosis es claramente de salvar vidas”, señaló el doctor Kuo. “La tecnología más nueva y la observación de los escaneos por parte de expertos en el campo del cáncer de pulmón han mejorado los índices de diagnóstico y tratamiento tempranos”, agregó.

El grupo de trabajo para los servicios de prevención de los Estados Unidos, U.S. Preventive Services Task Force (en inglés), recomienda la realización anual de pruebas de detección de cáncer de pulmón mediante TC de baja dosis para las personas de 50 a 80 años que tienen un historial de fumar 20 cajetillas-año y fuman actualmente o que han dejado de fumar dentro del transcurso de los últimos 15 años.

Mito #6: Todos los cánceres de pulmón son iguales
Realidad: No hay un solo tipo de cáncer de pulmón. Hay dos tipos principales de cáncer de pulmón: el cáncer de pulmón no microcítico [(NSCLC, por sus siglas en inglés) (en inglés)] y el cáncer de pulmón microcítico (SCLC, por sus siglas en inglés). Además de estos dos tipos principales, pueden ocurrir otros tumores en los pulmones.

El NSCLC es el cáncer de pulmón más común, representando de un 80 a un 85% de los casos y por lo general, se propaga más lentamente que el SCLC. Usualmente, causa pocos o ningún síntoma sino hasta que se encuentra en etapa avanzada.

El SCLC es ocasionado típicamente por el tabaquismo y es la forma más agresiva de cáncer de pulmón.

Mito #7: Todo el mundo recibe los mismos tratamientos para el cáncer de pulmón
Realidad: Así como dos cánceres de pulmón no se parecen entre sí, tampoco se asemejan los tratamientos para combatirlos (en inglés). Hay diversos tratamientos efectivos para el cáncer de pulmón que van desde la quimioterapia y la inmunoterapia (que emplea las defensas naturales de tu propio cuerpo) hasta la radioterapia y la resección quirúrgica.

“El diagnóstico y tratamiento del cáncer de pulmón requieren de un plan personalizado para cada paciente y el cáncer que padece”, planteó el doctor Kuo. “Habitualmente, el tratamiento consiste en una combinación de métodos terapéuticos – un equipo multidisciplinario (en inglés) – que coordina la atención médica para que los pacientes reciban los mejores tratamientos a la medida de sus necesidades individuales”, explicó.

En la actualidad, hasta un 60 a un 90% de los pacientes con cáncer de pulmón en sus primeras etapas pueden curarse solamente con cirugía. Incluso hasta un 20% de los pacientes con cánceres de pulmón localizados en etapas avanzadas – en etapa 3 que no son candidatos a cirugía – pueden curarse con quimioterapia o radioterapia.

En conclusión

Mientras que hay algunos mitos que rodean al cáncer de pulmón, comprender tu riesgo es dar un paso importante en favor de tu salud, así como lo es conocer los hechos. Si tienes alguna otra pregunta o inquietud, habla con tu proveedor o localiza a un especialista de Banner Health cerca de ti en bannerhealth.com.

Lecturas adicionales:

Cáncer Cáncer de pulmón

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *