Enséñame

Calabazas y Otros 6 Alimentos Otoñales Nutritivos para Probar

Ya está disponible el café late especiado de calabaza, lo cual significa que llegó el otoño. Pero irónicamente, gran parte – si no es que a todas – esas bebidas endulzadas con jarabes, les falta el ingrediente principal: calabazas verdaderas.

“El contenido de azúcares de un late especiado de calabaza de 16 onzas es de 12 cucharaditas, más que la cantidad recomendada para un día, que es de seis cucharaditas para las mujeres y nueve para los hombres”, dijo Nicole Hahn, una nutricionista certificada de Banner Health. “Aunque puedas disfrazarlos para que parezcan un poco más saludables, no hay nada como beber lo natural”, señaló.

Así es que, en vez tomarte ese late, ¿por qué no le das más sabor a tu otoño con alimentos naturales? Las calabazas son sólo una de las tantas frutas y verduras (en inglés) de temporada que puedas agregar a tu carrito para las compras y servir en este otoño.

¿Por qué modificar tu dieta según el clima? Puedes recibir varios beneficios al elegir frutas y verduras de temporada, especialmente cuando la producción es local:

  • Sabor: Se cosechan en su temporada pico para que estén maduras, así es que están llenas de sabor. Y al ser transportadas a una menor distancia, las puedes disfrutar de inmediato.
  • Costo: Consumir frutas y verduras de temporada representa ahorros en tu lista de la compra.
  • Nutrientes: Cuando las frutas y verduras se cosechan antes de que maduren, sus nutrientes no se llegan a desarrollar dentro de la pulpa. Por lo general, las frutas y verduras de temporada se cosechan en su pico así es que retienen todos sus nutrientes y vitaminas.

Calabazas y 6 Otros Alimentos Otoñales que Probar

Muy bien, suficiente sobre sus ventajas. Ahora ponte tu bufanda y tus botas, y toma la bolsa para el mandado. Aquí tienes algunas frutas y verduras que te harán entrar en ambiente otoñal.

Calabazas

En tanto que puedes hacer modificaciones a ese café late especiado de calabaza para que sea un poco más saludable, no hay nada como lo verdadero. Las calabazas son mucho más que una decoración para Halloween.

“Las calabazas son muy versátiles y pueden usarse para preparar postres dulces, pero también se pueden disfrutar como guarnición o en platillos principales salados”, Hahn. “Incluso puedes tostar las semillas. Agrégales comino, ajo, cúrcuma, curry o limón – ¡atrévete a experimentar con los sabores!”, sugirió.

Al igual que los tomates (o jitomates), las calabazas se clasifican científicamente como frutas, pero desde el punto de vista de la nutrición, se asemejan más a las verduras. Este tipo de calabaza anaranjada es rica en fibra (contiene ¡7 gramos por taza!), es relativamente baja en calorías y provoca una sensación de saciedad. También podría ser benéfica para tus ojos y piel.

“Su color anaranjado viene del betacaroteno, un precursor de la vitamina A, que promueve la salud de tus ojos, piel y sistema inmunológico”, dijo Hahn. “Adicionalmente, los antioxidantes que contiene la calabaza podrían prevenir las cataratas y reducir el riesgo de cáncer”, apuntó.

Puedes conseguir las calabazas rebanadas o en lata, brindándote flexibilidad para tus recetas y su preparación. “Asegúrate de leer las etiquetas con detenimiento para verificar que no contengan sal agregada o busca presentaciones empacadas en jugo de fruta natural o agua para evitar un exceso de sal o de calarías”, recomendó Hahn. Las latas tienen una larga vitalidad y pueden resultar rentables si tu ingreso es limitado o fijo.

  • Qué contienen: Las semillas de la calabaza contienen vitaminas B, magnesio, fósforo, zinc, hierro y cobre, y son una buena fuente de fibra. Su pulpa contiene vitaminas A (betacaroteno) y C, potasio, cobre, hierro, es rica en fibra, y contiene pequeñas cantidades de magnesio, fósforo, zinc, y vitaminas B.

Calabacita (o zapallos)

Ya sean calabazas bellota, amarillas, espagueti, amargas o moscadas, no desprecies a las calabazas. Al igual que su prima, la calabaza, estas calabazas son bajas en calorías, altas en fibra y aportan una gran cantidad de vitaminas. Una vez que las hayas pelado, estas verduras son increíblemente fáciles de cocinar.

  • Qué contienen: Vitaminas A, C, E, B6, algunas vitaminas B, calcio, hierro, magnesio, cobre, potasio y antioxidantes, que ayudan a neutralizar a los radicales libres que pueden provocar daño celular e inflamación.

Betabeles (o remolacha)

Hagas lo que hagas, no evites a las remolachas. Son realmente insuperables. Esta verdura no sólo es versátil, sino que ofrece unos beneficios impresionantes para la salud, son bajas en calorías y son una excelente fuente de nutrientes.

“Los betabeles contienen nitratos, que reducen la presión arterial y hay investigación emergente que indica que podrían mejorar el desempeño atlético”, dijo Hahn. “Pero vigila su consumo en exceso si eres propenso a la presión baja o si tú y tu doctor están tomando medidas para controlarte la presión”, advirtió.

  • Qué contienen: Folatos, vitamina B6, magnesio, potasio, antioxidantes, fibra y nitratos.

Colecitas de Bruselas

A pesar de que reciben su nombre del lugar en donde se cultivaron originalmente, no necesitas viajar hasta Bélgica para disfrutar de esta hortaliza. Y aunque les podrían parecer detestables a algunas personas, las colecitas de Bruselas están repletas de antioxidantes y fibra, además de ser bajas en calorías.

Si las colecitas de Bruselas te producen arcadas, una manera deliciosa de disfrutarlas es asadas al horno.

  • Qué contienen: Vitaminas K (promueve la salud ósea y la coagulación de la sangre), C, A, algo de B6, folato, potasio, magnesio y fósforo, antioxidantes (particularmente kaempferol, que podría disminuir el crecimiento de las células cancerosas y reducir la inflamación), ácido alfa lipoico (que podría ser útil para controlar los niveles de azúcar en la sangre y la sensibilidad a la insulina), algo de Omega-3 y fibra.

Arándanos

Esta fruta es rica en historia. En un inicio, los pueblos originarios de América no sólo los utilizaban como alimento, sino por sus efectos medicinales y para teñir prendas de vestir, desde principios de los años 1500. En la actualidad, los estadounidenses consumen alrededor de 181.4 millones de kilos [(400 millones de libras) (en inglés)] de arándanos al año.

Hay quienes consideran a los arándanos como un superalimento por sus beneficios para la salud. Son una fruta versátil con la cual te puedes deleitar consumiéndola cruda, seca, horneada o en jugo.

  • Qué contienen: Vitaminas B y C, hierro, calcio, potasio y fibra.

Chirivías (o pastinaca)

Emparentadas de manera cercana con las zanahorias, las chirivías otorgan un sabor único a los platillos y también ofrecen algunos beneficios para la salud. Son una excelente fuente de fibra soluble e insoluble, son altas en antioxidantes y fáciles de agregar a tu dieta. Puedes disfrutarlas en puré, asadas, salteadas, hervidas, horneadas, estofadas… ¡las opciones son infinitas!

  • Qué contienen: Vitaminas C, K, folato, magnesio, zinc, antioxidantes y fibra.

Peras

¿Sabías que hay más de 3,000 variedades conocidas de peras cultivadas en el mundo? ¡Parece increíble! Y su versatilidad hace que las peras sean todavía más atractivas. Esta fruta dulce, de sabor suave, se puede disfrutar sola, horneada o como ingrediente en una ensalada. No sólo es deliciosa, sino que también es rica en antioxidantes y fibra.

  • Qué contienen: Vitaminas C y E, fibra, pectina, antioxidantes, cobre y folato.

¿Tienes preguntas acerca de tu dieta? Programa una cita con un nutricionista certificado (en inglés). Visita bannerhealth.com para encontrar a un especialista cerca de ti.

También Pueden Interesarte

Nutrición Bienestar

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *