Enséñame

Vapear vs. Fumar: Por Qué uno No es Mejor que el Otro

Si estás tratando de dejar de fumar, podría ser que hayas considerado vapear, es decir, usar cigarrillos electrónicos, con el objeto de facilitar la transición para dejar los cigarrillos de tabaco.

Hace más de una década, vapear obtuvo una popularidad enorme como una alternativa más “saludable” a los productos de tabaco regulares, pero la investigación actual está despejando esta nube de humo y vapor.

Analizamos los cuatro riesgos principales de vapear y las razones por las que debes evitarlo, con la ayuda del doctor Michel Corban (en inglés), un cardiólogo intervencionista de Banner Health en Tucson, Arizona.

Riesgo número uno: Los cigarrillos electrónicos no hacen que sea más fácil dejar de fumar

Puedes haber notado que las marcas de cigarrillos electrónicos comercializan sus productos como herramientas para dejar de fumar, pero estas declaraciones no son reconocidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Como tales, los cigarrillos electrónicos no están aprobados como auxiliares para la cesación del tabaquismo.

Adicionalmente, la investigación actual (en inglés), está demostrando que, en realidad, los cigarrillos electrónicos podrían estar promoviendo la adicción al vapeo, animándote a reemplazar un vicio con el otro o a usar ambos productos.

“En tanto que un estudio (en inglés) reciente encontró que los cigarrillos electrónicos con nicotina eran más efectivos que las terapias de reemplazo de nicotina y el apoyo conductual para ayudar a los fumadores de tabaco a dejar de fumar, muchos fumadores que emplearon el vapeo como auxiliar para la cesación del tabaquismo, acabaron usando los dos”, dijo el doctor Corban.

Riesgo número dos: Los cigarrillos electrónicos contienen sustancias químicas nocivas que son tóxicas

A pesar de que los cigarrillos electrónicos no emiten humo como el tabaco que se combustiona en los cigarrillos, los cigarrillos electrónicos contienen miles de las mismas sustancias químicas tóxicas. “La mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen nicotina o sales de nicotina, algunos contienen acetato de vitamina E, y muchos producen un vapor que contiene gran cantidad de sustancias químicas nocivas, incluyendo: diacetilo, formaldehído, acroleína, benceno y otras sustancias tóxicas, carcinógenos y metales pesados”, señaló el doctor Corban.

Una sustancia química en particular que está llamando la atención es el acetato de vitamina E, un agente espesante que, con frecuencia, se utiliza en los productos de THC para vapear. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han identificado a la vitamina E como una sustancia química de preocupación luego de un brote de lesiones pulmonares y muertes asociadas con vapear.

En tanto que los cigarrillos electrónicos emiten una aroma más dulce y agradable, sólo están enmascarando sustancias químicas nocivas.

Riesgo número tres: Los cigarrillos electrónicos tienen un efecto negativo en tu corazón y tus pulmones

Hace tiempo atrás sabemos que el tabaquismo contribuye a los problemas cardíacos y pulmonares. La investigación reciente ha establecido que los cigarrillos electrónicos también lo hacen.

Un amplio estudio de observación (en inglés) encontró que, comparados con personas que no fumaban, los usuarios de cigarrillos electrónicos tenían un 34% de mayores probabilidades de sufrir un ataque cardíaco (en inglés), un 25% de mayores probabilidades de desarrollar arteriopatía coronaria, y un 55% de mayores probabilidades de padecer de depresión o ansiedad (en inglés).

“Tanto la nicotina como las otras toxinas no nicotínicas que se encuentran en los cigarrillos de tabaco y los cigarrillos electrónicos son dañinos para el sistema cardiovascular”, dijo el doctor Corban. “La nicotina aumenta tu frecuencia cardíaca y tu presión arterial. También puede restringir a los vasos sanguíneos que transportan la sangre a los órganos de todo el cuerpo, conduciendo a un aumento en el riesgo de infartos, embolias y ritmos cardíacos anormales que, en ocasiones, pueden ser letales, como la fibrilación auricular y la fibrilación ventricular”, afirmó.

Además, las toxinas no nicotínicas contenidas en el vapor de los cigarrillos electrónicos pueden dañar al endotelio, una membrana delgada que recubre todos los vasos sanguíneos. “Cuando esto ocurre, puede aumentar tu riesgo de desarrollar arteriosclerosis, a la que nos referimos en ocasiones como el endurecimiento de las arterias, y de sufrir un ataque cardíaco”, dijo el doctor Corban.

Y cuando se trata de tus pulmones, se ha demostrado recientemente que el uso de los cigarrillos electrónicos, así como de fumar cigarrillos de tabaco, aumenta tu riesgo de asma y de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (en inglés).

Riesgo número cuatro: Un número creciente de nuestros jóvenes se están enganchando

Los cigarrillos electrónicos son tan populares que, tristemente, incluso los adultos jóvenes también están vapeando.

“Un número creciente de adolescentes y adultos jóvenes, quienes nunca habían fumado, han comenzado a vapear”, dijo del doctor Corban. “De hecho, 30% de los estudiantes del último año de bachillerato (en inglés) reportaron que habían vapeado en los últimos 30 días”, agregó.

No está claro por qué los cigarrillos electrónicos se han vuelto tan populares entre los adultos jóvenes, pero ha generado preocupación acerca de los riesgos a largo plazo asociados con los cigarrillos electrónicos y su potencial para funcionar como una puerta de acceso a los cigarrillos de tabaco.

“El hecho de que casi una cuarta parte de los usuarios de los cigarrillos electrónicos no fumaban con anterioridad, indica que otros factores, ajenos a la adicción a la nicotina, pueden estar jugando un papel en el aumento de su uso entre la juventud”, indicó el doctor Corban. “Estos factores podrían incluir la creencia falsa y muy extendida de que vapear es menos dañino que fumar tabaco, misma que tendría el potencial de motivar su uso recreativo entre los adolescentes y adultos jóvenes”, reflexionó.

En verdad, ¿quieres de dejar de fumar?

Si estás considerando la idea de usar cigarrillos electrónicos como un medio para dejar de fumar, busca ayuda profesional en su lugar. Si ya empezaste a vapear, trabaja con tu proveedor de salud para encontrar el tratamiento de cesación del tabaquismo (en inglés) que funcione para ti.

“Dejar todas las formas de tabaquismo es de la mayor importancia para frenar y/o revertir los efectos perjudiciales en la salud y para reducir el riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores incluyendo el infarto agudo al miocardio, los problemas serios de pulmones, la depresión y la ansiedad, no sólo en nuestros pacientes adultos sino en nuestra juventud”, concluyó el doctor Corban.

Recursos Adicionales:

Neumología y asma Bienestar Salud del corazón

Mostrar su apoyo
Comments 4
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *