Enséñame

¿Gripe estomacal o intoxicación alimentaria? Cómo reconocer la diferencia

Mientras que el baño puede ser un lugar seguro y silencioso donde muchos de nosotros tenemos privacidad – especialmente para los padres que necesitan un espacio para apartarse de sus pequeños – en definitiva, no quieres pasar demasiado tiempo usando el inodoro.

Sin embargo, si los vómitos, la diarrea o ambos te pegaron con fuerza, probablemente prefieras mantenerte muy cerca de ahí.

¿Fue el pollo que comiste anoche y no sabía del todo bien? ¿O alguien te lo contagió? Sea cual sea la razón, claramente, te dio una intoxicación alimentaria o la temida gripe estomacal. Pero, ¿sabes cómo diferenciarlas? Puede ser difícil saberlo en un principio porque los síntomas son tan similares.

“Hay mucho en común entre los síntomas de la gastroenteritis viral (o “gripe estomacal”) y la intoxicación por alimentos ”, dijo Matthew Cook (en inglés), doctor en medicina osteopática (DO, por sus siglas en inglés), quien es médico familiar de la clínica Banner Health Clinic (en inglés), de San Tan Valley, Arizona. “Ambas enfermedades comparten muchos de los mismos síntomas”, agregó.

Si te encuentras frente a la taza del baño, te decimos cómo diferenciarlas y obtener el alivio tan necesario de cualquiera de las dos.

La Gripe Estomacal

La palabra gripe es parte del nombre, pero la gripe estomacal no es influenza. Es un término no específico para la gastroenteritis viral y técnicamente no es una “gripe” en absoluto. En esencia, la gastroenteritis viral se refiere a cualquier virus que causa síntomas gastrointestinales, tales como: náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y/o fiebre.

La gripe estomacal puede ser ocasionada por:

  • Contacto con alguien que tiene el virus
  • Comer alimentos contaminados o beber agua contaminada
  • No lavarse las manos luego de usar el baño o entrar en contacto con materia fecal (por ejemplo: cambiarle el pañal a un bebé)

La Intoxicación Alimentaria

A diferencia de la gastroenteritis viral, la intoxicación por alimentos se basa estrictamente en lo que comes. Puede ser provocada por bacterias, parásitos y virus. Y al igual que la gripe estomacal, podrías experimentar los mismos síntomas: náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y fiebre.

La intoxicación alimentaria puede ser ocasionada por:

  • Comer carne sin la cocción adecuada
  • Manejar alimentos sin lavarte las manos
  • Comer algo que fue lavado con agua contaminada o que fue cultivado o pescado en agua contaminada
  • Comer carnes frías contaminadas
  • Beber lácteos y comer quesos que no fueron pasteurizados

La Principal Diferencia entre las Dos

En tanto que las dos enfermedades te hacen sentir fatal, si quieres distinguirlas, el doctor Cook señaló que se distinguen principalmente por la comida misma y qué tanto tiempo transcurre para que se presenten los síntomas.

Lo más seguro es que sea una intoxicación alimentaria si desarrollas los síntomas a las pocas horas de haber comido. “¿Puedes identificar el alimento que provocó tus síntomas? ¿Carne que no estaba bien cocida, algún alimento que estuvo a la intemperie, comida callejera o comida que olía mal?”, preguntó. “¿Hay otras personas que comieron lo mismo y también se sienten enfermas? Si la comida fue adquirida en una tienda o consumida en un restaurante, es importarte alertar a tu doctor o al departamento de salud pública local para prevenir que otros se enfermen y frenar un posible brote”, indicó.

Cuál es el Tratamiento para las Dos

Si estás experimentando diarrea, vómitos o ambos, en definitiva, perderás líquidos. Esto significa que te puedes deshidratar rápidamente. Querrás combatir la deshidratación al primer indicio de la enfermedad.

“El tratamiento básico tanto para la intoxicación por alimentos como la gastroenteritis viral es la hidratación”, afirmó el doctor Cook. “Querrás recuperar los líquidos que has perdido”, dijo.

Toma sorbos de agua lentamente, pero con frecuencia, para mantenerte hidratado. Si tu estómago tolera más, podrás beber más frecuentemente. También puedes probar con soluciones de rehidratación oral, como Pedialyte o DripDrop, para ayudarte a recuperar los nutrientes y electrolitos perdidos, pero evita las bebidas azucaradas. Lee “5 Sugerencias para Prevenir la Deshidratación Cuando Tienes Diarrea o Vómitos” para obtener más sugerencias para la hidratación.

También es importante que guardes suficiente reposo mientras se resuelven los síntomas de cualquiera de las dos enfermedades. Pero si no notas mejoría, comunícate con tu doctor.

“Los pacientes que presenten síntomas serios, tales como la presencia de sangre en las heces (materia fecal), una incapacidad de retener líquidos o síntomas que persisten durante más de una semana, deberán recibir atención médica”, advirtió el doctor Cook. “Estos síntomas podrían requerir de análisis de las heces, antibióticos o incluso de hospitalización y no se deben ignorar”, concluyó.

Acude al centro de urgencias o al departamento de emergencias más cercano si estás experimentando síntomas de gravedad y no puedes localizar a tu médico de atención primaria. Visita bannerhealth.com (en inglés), para encontrar la ubicación más cercana de Banner Urgent Care.

Lee también:

Bienestar Enfermedades infecciosas

Mostrar su apoyo
Comments 0
Dejar una respuesta Cancelar respuesta
¿Qué cree?*
No se publicará su dirección de correo electrónico. Mensaje de campos obligatorios *